Gessen: Evidente que existe un cartel de drogas en Venezuela

Actualizado: 23 ago

26 September 2013

“El cargamento, de más de una tonelada de cocaína, incautado en un avión de Air France procedente de Venezuela no se debe ver como un caso aislado. La magnitud del cargamento y las operaciones que se involucran para poder llevar a cabo este envío ilegal de drogas nos señalan que existe –al menos- un cartel de drogas en Venezuela”, afirma el psicólogo Vladimir Gessen. Estos carteles de drogas movilizan entre un mínimo de 3 mil a 15 mil millones de dólares anualmente. Esto es mucho más que el presupuesto nacional de varios países de Centro América o del Caribe. No existe ninguna empresa privada legal en Venezuela que mueva tanto dinero. Ni siquiera la más grande productora de bebidas y alimentos, indica Gessen.

Según registran los archivos de la Agencia Francesa de Prensa (AFP) en 1993, “Gessen recordó –en esa fecha- que el segundo cargamento más grande de cocaína decomisado en Estados Unidos de 15 toneladas provenía de Venezuela, mientras que la Guardia Nacional incautó 162 toneladas de cocaína en el país el año pasado (1992)”. Igualmente, la Agencia Francesa de Noticias, señalaba para la época (años noventa): “Según dijo Gessen, de acuerdo con las estimaciones el monto requisado de la droga equivale al 10 por ciento de la que realmente se transportó, los cálculos conservadores indican que no menos de 130 toneladas de cocaína pasan por Venezuela anualmente”. Además, el diputado venezolano, para la época Presidente de la Comisión antidrogas del Congreso, indicó a El Nacional –en ese entonces- que un informe del Comité Nacional de Información Estratégica sobre Drogas en Estados Unidos, advertía que, en los puertos venezolanos de Puerto Cabello el principal del país, Maracaibo la urbe petrolera, Maracay y Caracas, había importantes centros de almacenamiento de drogas.


Usted, también en 1993, señalaba a la prensa internacional que en Venezuela no sólo existía un cartel, sino que movía un mínimo de 1.200 millones de dólares anuales. ¿Qué piensa hoy al ver este contrabando de drogas hacia Francia?

– Es evidente que existe –al menos- un cartel de drogas en Venezuela. Recordemos que hace un año se capturó en las Islas Canarias un avión procedente del Aeropuerto Internacional Arturo Michelena de Valencia, con más de una tonelada de cocaína. Este avión despegó a las 2:30 de la madrugada generando con sus dos turbinas un gran ruido superior a los 100 decibelios y se movilizó sin plan de vuelo, con el aeropuerto cerrado y sin instrucciones de la torre de control, sin permiso de despegue y sin las luces de balizaje. Todo ello sin ser escuchado o percibido por los uniformados de guardia que estaban a menos de 40 metros de la pista. Ahora en lugar de 1.4 toneladas fueron 1.3 toneladas. Es decir en un año se capturan dos aviones que llevan drogas ilícitas por un total de 2.7 toneladas de clorhidrato de cocaína. Lo cual –usando los estándares internacionales- representa un 10 por ciento de lo traficado. Es decir, esta sola operación aérea, que debemos presumir operada por una de las redes del cartel, podría estar enviando entre 20 a 30 toneladas de cocaína a Europa. Es decir calculando un vuelo mensual.

¿Qué representa esta cantidad?

– Mucho, por dos razones. Primero, porque si una sola operación en ruta directa a Europa puede contrabandear 30 toneladas al año, si le sumamos los otros contrabandos de drogas por vía aérea y marítima hacia Europa vía Africa, además de las rutas de narcotráfico hacia los Estados Unidos nos hacen suponer que pueden ser creíbles las cifras que reporta William R. Brownfield, actual Secretario de Estado para el Bureau Internacional Antidrogas del Departamento de Estado de los EEUU, cuando asegura que la cantidad de droga que pasa por Venezuela llega entre 200 a 300 toneladas. En segundo lugar, la operación del cargamento confiscado en Francia involucra decenas de millones de dólares, y traficar 200 toneladas al año significa miles de millones. Es indiscutible que estas cantidades no lo disponen los detenidos por las autoridades.

¿Cuánta droga pasa por Venezuela de acuerdo al gobierno?

– Las actuales autoridades venezolanas han informado de capturas anuales de más de 15 toneladas. Si proyectamos que esto es el 10% de lo traficado en un año tendríamos que el cartel venezolano de la droga traficaría en el presente 150 toneladas de cocaína, en lugar de las 300 toneladas que informa el Departamento de Estado de los EEUU. Pero aun así, estas cifras representan que los carteles de drogas en Venezuela movilizan entre un mínimo de 3 mil a 15 mil millones de dólares anualmente. Esto es mucho más que el presupuesto nacional de varios países de Centro América o del Caribe. No existe ninguna empresa legal en Venezuela que mueva tanto dinero. Ni siquiera la más grande productora de bebidas y alimentos.

¿Quiénes piensa que conforman estos carteles? ¿Autoridades civiles? ¿Militares? ¿Policiales?

– Una vez más se hace evidente que tuvo que existir cooperación de autoridades para que estas enormes y facinerosas operaciones se ejecuten. Han surgido acusaciones graves que involucran a altos oficiales de distintas ramas castrenses y judiciales. Los carteles se habrían infiltrado en el seno de algunas de las fuerzas armadas. Se habla de dos carteles enfrentados y de que estas capturas se deben a delaciones de unos contra otros. Incluso, se ha especulado sobre asesinatos de diplomáticos y militares que tiene que ver con esta sorda conflagración. Asimismo, se ha denunciado que las FARC, el ELN y los paramilitares son quienes suministran o venden a los carteles que operan en Venezuela las drogas para traficarlas para Europa, Africa, Centroamérica y Norteamérica.

– El narcotráfico no solo es un problema de salud, es un problema de seguridad y defensa nacional. La presencia de carteles de drogas en Venezuela implica que se corrompen y destruyen las instituciones. Los carteles manejan tal potencia económica que compran autoridades militares, policiales, fiscales, judiciales, legislativas y políticas. Se involucran en las decisiones de la Nación, en los procesos electorales, acorde a sus turbios intereses. La violencia que esto genera la han vivido los colombianos y ahora lo sufren los mexicanos. ¿Tiene alguna prueba de ello en Venezuela? – ¿Le parece poco que un capo de uno de los carteles venezolanos haya sido el dueño de una línea aérea insignia de Venezuela, a la vez de manejar el segundo puerto del país, producir y distribuir substancias precursoras para producir drogas y que estuviera vinculado al poder municipal y regional de un importante estado encrucijada de Venezuela, y que además fuera protegido por algunas autoridades civiles, militares y judiciales que llegaron a alcanzar a un magistrado de la Corte Suprema de Justicia? ¿Qué se debe o más bien qué se puede hacer? – Es vital que el presidente de la República Nicolás Maduro se pronuncie al respecto. La magnitud de los carteles, el volumen del tráfico, y el poderío que están gestando, hacen imperativo una “misión antidrogas”, antes que se colombianicen o mexicanicen estas operaciones ilícitas en Venezuela. Yo le preguntaría a Maduro si ¿No le parece al gobierno que esta ilegal, criminal y “capitalista” operación económica es la primera que debería ser expropiada o intervenida o eliminada? Y por último, quiero asegurarle al presidente y al alto mando político y militar del país que este sí es un verdadero y real enemigo –no imaginario- de la Patria que puede atentar en contra de la seguridad y la defensa nacional.









Vladimir Gessen