top of page

Remake de La Candidata


Talento femenino, tenemos de sobra para ganar y conducir las riendas de Venezuela. Foto: styles66, Pixabay

El 17 de julio del 2022 publiqué un artículo que a continuación reproduzco. Para aquel entonces, el escrito no llamó mucho la atención, pienso que fue debido a que en el horizonte no se atisbaba el fenómeno electoral en que se ha convertido la candidata, María Corina Machado. Si bien es cierto que la decisión de participar en las elecciones primarias, en aquel momento ya había sido tomada, aún no se había hecho pública. Recuerdo, en aquella oportunidad haber ofrecido el envío de la novela, sobre la cual estaba basado el artículo. Solo dos precandidatos aceptaron el ofrecimiento, uno de ellos fue María Corina. A los pocos días, ella me confesó que, la novela le había resultado tan interesante que la había devorado en solo un fin de semana.


Estando a solo 21 días de la tan esperada y obstaculizada fecha de celebración de las elecciones primarias, creí oportuno reproducir aquel artículo debido a que una precandidata se perfila como la casi segura vencedora de esos comicios. Aprovecho para reiterar el ofrecimiento: Quién desee recibir la novela, solo debe manifestarlo e inmediatamente se la enviaré.


La escritora y periodista de nacionalidad española, Elena Moya, publicó en 2015 la novela, La candidata, en la cual reflexiona sobre la importancia de las damas en la política y sobre todo, el papel ejercido por ellas en las altas esferas del poder. Esta novela detalla los prejuicios y dificultades a los que se enfrentan las mujeres al ocupar, o pretender ocupar, mantener o conseguir un puesto de poder.


La novela profundiza sobre lo que supone para las mujeres el poder, qué las empuja a buscarlo, qué significa para ellas, para qué lo quieren y qué consecuencias tiene cuando lo consiguen. Isabel San Martín es una preciosa y encantadora dama, ministra de Economía y principal candidata por su partido en unas elecciones generales. Por el camino perderá y ganará muchas cosas, y personas. Dice la periodista que, en la soledad de su despacho, dos días antes de las elecciones generales, la candidata a la presidencia, ultima los preparativos para la contienda electoral. Su labor como ministra de Economía y algunas de las iniciativas que ha llevado a cabo durante el desempeño de su cargo le han dado credibilidad y se postula como favorita en las encuestas.


La candidata quiere ganar la jefatura de gobierno para ayudar a la ciudadanía, poniendo especial énfasis en el apoyo a las mujeres. Sin embargo, deberá hacer frente a múltiples problemas -entre ellos una misteriosa caída de la deuda pública que puede llevar a España a un rescate económico- cuarenta y ocho horas antes del recuento de votos.


En el calor de la campaña electoral, Isabel comprenderá que son muchos los intereses creados y que sus enemigos no se la van a poner fácil. Además, tendrá que lidiar con una crisis personal: su marido la ha dejado después de veinte años de matrimonio y se lo ha dicho por teléfono en el que será un fin de semana crucial para ella y para todo el país. Una pregunta importante a responder es: en situaciones de máxima tensión, ¿Qué es más importante: el poder, los principios, la familia o el amor?


¿Está España preparada para una candidata o posible jefa de gobierno?, es una pregunta que se hacen muchos críticos de la política ante el cansancio electoral de la población frente a los candidatos masculinos, responsables, en su mayoría, del desprecio de los electores por la democracia.


Aquel artículo lo concluí con la siguiente reflexión: “La misma pregunta podríamos hacérnosla nosotros ¿Está Venezuela preparada para tener una mujer como jefa de Estado y de Gobierno? Estoy convencido de que nuestro país está, política, social, económica e institucionalmente preparado para aceptar que una mujer alcance, la única rama del Poder Público Nacional que hasta ahora se les ha hecho esquiva. Talento femenino, tenemos de sobra para ganar y conducir las riendas del país, es más, me atrevo a pronosticar que, con la llegada de una dama a la primera magistratura nacional, lograremos la erradicación de todos los vicios gubernamentales, comenzando por el flagelo de la corrupción administrativa”. Hoy digo, para muestra allí tenemos todas las encuestas y el sentimiento popular que desborda las calles del país.


0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comentarios


bottom of page