¿Qué significa el canje de prisioneros para Venezuela?


¿Qué significa el canje de prisioneros para Venezuela?
¿Qué significa el canje de prisioneros para Venezuela?. Foto: Twitter @NicolasMaduro

El gobierno venezolano resulta “fortalecido” y la oposición “debilitada” ante un eventual proceso de diálogo, dijeron expertos consultados, después de que se concretara un intercambio de prisioneros con EEUU que condujo a la liberación de siete ciudadanos estadounidenses “injustamente” encarcelados en Venezuela y de dos sobrinos de la esposa del presidente Nicolás Maduro, detenidos en EEUU por delitos de narcotráfico.


La medida ha alegrado a las familias y la oposición venezolana ha recibido con beneplácito que estén de vuelta a sus hogares, sin embargo algunos se han desmarcado de la decisión "soberana" de EEUU de pactar con Maduro. José Vicente Carrasquero, politólogo y consultor en Opinión Pública y Campañas Electorales en América Latina basado en Keiser University en Florida, dijo a la VOA que considera que se trata de una situación que genera controversia debido a que, por un lado, se encuentra la alegría de los sectores familiares y por el otro subyace un entramado “delicado”, donde queda en evidencia que “un Estado puede someter a otro” por la vía de “comportamientos indebidos”.


¿Qué podría ocurrir en adelante?


El politólogo y periodista con estudios en American University en Washington, José De Bastos, considera que la acción evidencia que la política de EEUU hacia Venezuela “está cambiando” y estima que, desde ahora, se podrían ver nuevas maneras de “lidiar” con el gobierno venezolano. “Lo que veremos, supongo yo, son más gestos en ese sentido. Obviamente si ambos lados siguen acordando, este cambio de política con relación a la de el expresidente Donald Trump ha tomado tiempo, ningún lado quiere ceder mucho”, afirma.


Aunque destaca que no se ha evidenciado un levantamiento masivo de sanciones por parte de EEUU y tampoco un cambio significativo por parte del gobierno de Maduro, De Bastos opina que detrás del acuerdo se han registrado diversas conversaciones y encuentros, algunos de conocimiento público. El politólogo considera que, en el marco de la nueva política de EEUU, podrían continuar negociaciones desde el punto de vista energético.


Pragmatismo exagerado


Para el analista político profesor en Caracas de la Universidad Monteávila, Víctor Maldonado, es claro que la política de EEUU es resguardar la integridad de sus ciudadanos, especialmente luego de la publicación del informe de la Misión Internacional de Determinación de los Hechos de Venezuela, que expone que el gobierno de Maduro usa métodos de “tortura”. “Queda absolutamente claro que para ellos fue materia de urgencia resguardar a sus ciudadanos de cualquier circunstancia que los violentara”, dijo. Sin embargo, Maldonado considera que el canje es una demostración de la “bancarrota moral” en la que está planteada la relación, pues a la luz de la comunidad internacional -dice el experto- se plantea una negociación directa “sin argumentar” las razones por las cuales se lleva a cabo el canje. A juicio de Maldonado la oposición venezolana es un “estorbo” para el objetivo de la liberación del país. Considera incluso que se comportan como “amanuenses” de los intereses del gobierno de Maduro.


Para el economista y presidente de la encuestadora Datanalisis, Luis Vicente León, la negociación que permitió el intercambio de presos es una “excelente noticia en términos de oportunidades para consolidar más acuerdos humanitarios, petroleros y políticos en los próximos meses”. “Considerando que más del 70 % de los venezolanos están de acuerdo con las negociaciones entre las partes en conflicto y que los temas privilegiados por la gente son los humanitarios y petroleros, el avance en este sentido fortalece la relación del sector político con la población”, escribió en Twitter.


Michael Penfold, experto en políticas públicas y planificación estratégica del Wilson Center, recalcó que desde marzo existe un canal directo entre Caracas y Washington que “pareciera estar funcionando”. “Lo que acaba de suceder es probablemente el inicio de un quid-pro-quo que debe seguir con los acuerdos humanitarios y energéticos y muy probablemente negociaciones en Ciudad de México”, sostiene Penfold.