top of page

Cuando un amigo se va


Tenía un amigo que admiraba mucho a Batman porque se parecía en dos cosas al superhéroe: Vivían solos y era millonarios. El pasado sábado en la noche, mientras revisaba las redes sociales leí un tuit demoledor de TMZ que, estoy seguro entristeció al mundo: Este amigo había muerto.


Con mi amigo no hablaba mucho, de hecho, nunca hablé con él, pero él me habló por más de

una década. Este tipo me acompañó en los momentos más felices, pero también en los más

tristes. Tenía el gran talento de hacer reír. Bastaba con verle la cara tratando de sonreír para

una foto y te estallabas de la risa.


Seguro se estarán preguntando ¿Cómo puedes ser amigo de alguien con el que nunca hablaste? Bueno, es que Chandler fue, o, mejor dicho, es el amigo de todos. La magia que el

actor Matthew Perry le imprimió a su personaje en la serie Friends fue tan maravillosa, que

trascendió generaciones.


Ahora entienden por qué escribí unas líneas antes, que la noticia de su muerte había

entristecido al mundo ¿cierto? Apenas leí el tuit y se confirmó la noticia el sábado 28/10,

toqué la puerta de la habitación de mi hija (quien tiene 14 años) y le dije con voz entrecortada:

“Murió Chandler” y ambos nos pusimos muy triste, porque para nosotros había muerto un

amigo.


El domingo en la mañana nos levantamos, desayunamos y encendimos la Tele para ver

Friends. En el episodio que vimos Chandler lidiaba con la soledad, tenía miedo de morir sólo,

pero afortunadamente el personaje de Perry encontró el amor algunas temporadas después y

se casó con Mónica. Pero Matthew Perry, no corrió con la misma suerte porque lo

encontraron ahogado en su Jacuzzi y estaba solo.


La muerte de Matthew me recordó la partida de otro grande que nos hacía reír: Robín

Williams. Tanto Williams como Perry lidiaron con las adicciones. En el caso del protagonista de Friends fue adicto al vicodin desde los 24 años, y luego consumió opioides y alcohol entre otras drogas (Estuvo en rehabilitación más de 15 veces). Incluso en una entrevista Matthew confesó que no veía Friends, pues esa fue la época más oscura de su vida, y no le gustaba verse. Incluso, contó que hay cosas de la serie que no recordaba.


Pero ya rehabilitado, hace un año lanzó su biografía titulada “Amigos, amantes y aquello tan

terrible” donde relató su lucha no sólo con las drogas sino con el éxito y la fama. La introducción de su libro es reveladora: "Hola, me llamo Matthew, aunque puede que me conozcas por otro nombre. Mis amigos me llaman Matty. Y debería estar muerto."


Es paradójico que Matty en el momento más oscuro de su vida, llevó alegría a millones de

personas. Esto me hizo recordar el poema “Reír llorando” de Juan de Dios Peza:


Viendo a Garrick -actor de la Inglaterra-

el pueblo al aplaudirlo le decía:

“Eres el más gracioso de la tierra,

y el más feliz…” y el cómico reía.


Una vez, ante un médico famoso,

llegóse un hombre de mirar sombrío:

sufro -le dijo-, un mal tan espantoso

como esta palidez del rostro mío.


Nada me causa encanto ni atractivo;

no me importan mi nombre ni mi suerte;

en un eterno spleen muriendo vivo,

y es mi única pasión la de la muerte.


-¿Pobre seréis quizá? -Tengo riquezas.

-¿De lisonjas gustáis? -¡Tantas escucho!

-¿Qué tenéis de familia? -Mis tristezas.


-¿Vais a los cementerios? -Mucho… mucho.

Me deja perplejo (agregó el médico)

vuestro mal, y no debe acobardaros;

tomad hoy por receta este consejo

“Sólo viendo a Garrick podréis curaros”.


-¿A Garrik? -Sí, a Garrick… La más remisa

y austera sociedad le busca ansiosa;

todo aquel que lo ve muere de risa;

¡Tiene una gracia artística asombrosa!


-¿Y a mí me hará reír? -¡Ah! sí, os lo juro;

Él sí; nada más él; más… ¿qué os inquieta?


-Así -dijo el enfermo-, no me curo:

¡Yo soy Garrick!… Cambiadme la receta.



Descansa en paz Matthew ahora estás tranquilo. Gracias por Chandler.


0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Commentaires


bottom of page