top of page

Venezolanos por el Mundo: Con comida venezolana buscan conquistar a Guyana


mrtequenos2020 comenzó oficialmente con sus actividades comerciales en 2020. Foto: Cortesía OIM

Alis y Rosemarys se levantan por la mañana para preparar comida venezolana y cumplir con pedidos. Antes de abrir su negocio e iniciar el día de trabajo, llevan a la escuela a su hija de siete años Sofía. “Hay muchas comidas sabrosas de Venezuela con el potencial de conquistar los paladares de Guyana”, explica Alis, graduado en administración y gestión y originario de Puerto Ordaz, el corazón comercial de la zona oriental de Venezuela, que ahora vive con su familia en Georgetown, capital de Guyana. Sr. Tequeños (mrtequenos) comenzó oficialmente con sus actividades comerciales en 2020, en parte gracias al apoyo de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Guyana. Después de que Alis perdiera su puesto de trabajo en un restaurante en Georgetown, él y su esposa Rosemarys, decidieron poner la vista en la industria alimentaria y comenzaron con un pequeño negocio dedicado a la venta de tequeños – un palito de queso frito típicamente venezolano – que repartían a domicilio. “Sr. Tequeños nos ha brindado un medio de subsistencia digno, nos ha permitido pagar nuestra renta, cubrir nuestras necesidades y apoyar a nuestras familias en Venezuela”, explica Rosemarys, que anteriormente trabajaba como abogada y como técnica sénior en metalurgia y que ha tenido que reinventarse y aprender a cocinar. Alis había participado en un programa de apoyo a medios de subsistencia coordinado por la Organización Internacional para las Migraciones y dirigido a migrantes de Venezuela. Este programa capacitó a los migrantes seleccionados en finanzas y emprendimientos, tutorías y capital semilla para dar inicio o expandir sus pequeños negocios. El programa estimuló la cultura de los emprendimientos, empoderó a los migrantes para que se conviertan en agentes del cambio y facilitó su integración social y económica exitosa a Guyana.


El Tapón del Darién sigue siendo un desafío para los firmantes de la Declaración de Los Ángeles



El peligro del Diarén se convierte en una oferta de turismo VIP. Foto: Presidenciave

Al cumplirse el primer aniversario de la Declaración de Los Ángeles, los gobiernos implicados, encabezados por Estados Unidos, han dejado en claro que la peligrosa ruta de inmigrantes para llegar al norte a través del Tapón del Darién entre Colombia y Panamá sigue siendo un desafío. El señalamiento la Voz de América, apoyando la afirmación con datos precisos: “Los primeros datos para 2023 destacan que entre en

ero y marzo, aproximadamente 7.390 personas hicieron la caminata más peligrosa en la travesía a través del Tapón de Darién en su camino a Estados Unidos”, dijo el canciller de Belize, Eamon Courtenay, en la apertura de la reunión ministerial el pasado viernes 23 de junio en Washington. Mienttas transcurría esta reunión, una empresa alemana convertía los peligros del Diarén, en una oferta de turismo VIP según reseña de elnacional.com. Se trata de Wandermut, la cual ofrece experiencias por el Darién por 3.643 euros (casi 4.000 dólares de hoy). Su "aventura" se hace en esa extensa jungla. Sin cruzar fronteras y por el lado del Pacífico, a unos 90 kilómetros de donde pasan diariamente los migrantes.


Detienen en noroeste de México a choferes que entregaban migrantes a criminales organizados


Autoridades mexicanas detuvieron el pasado sábado 24 de junio a dos choferes de una línea de autobuses de turismo, sospechosos de ser quienes entregaban a migrantes indocumentados de Centroamérica, Asia y África, a la delincuencia organizada en la frontera entre Sonora, noroeste de México, y Arizona, en los Estados Unidos. Los detenidos son dos choferes de la línea comercial Elite, quienes fueron arrestados por oficiales de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal en Hermosillo, capital de Sonora al noroeste de México.

La Fiscalía estatal informó que los detenidos presuntamente se dedicaban a transportar y entregar a estas personas a sus cómplices, donde tomaban fotografías de los migrantes que abordaban el autobús en la Ciudad de México, para posteriormente entregarlos a sus captores al llegar al municipio de Sonoyta, Sonora. Ahí, abundó, los privaban de la libertad y exigían dinero a sus familiares para liberarlos, golpeados y filmados “para presionar a quienes debían pagar el rescate desde Estados Unidos de América”.


Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page