Unidad sin perder el norte


La unidad no es un pacto burocrático entre un pequeño grupo de partidos. Foto: Pixabay

Durante las jornadas que realizamos a diario a través de nuestro programa social Visión Solidaria, en la que entregamos comidas preparadas a personas en situación de calle, así como bolsas de víveres a los más vulnerables, como adultos mayores y personas con discapacidad, aportes con algunas medicinas puntuales, entre otras ayudas asistenciales, nos confirman que el país no ha mejorado.


En nuestros recorridos nos hemos percatado del abandono y la desidia en que se encuentran la mayoría de los sectores populares de nuestro municipio Sucre, del estado Bolivariano de Miranda: vías en mal estado, botes de agua blanca, falta del vital líquido en algunos sectores, otros en el que el agua que llega no es apta para el consumo humano, muchos a los que no les llega el gas periódicamente, entre otras problemáticas que no son distintas en el resto de la Región mirandina, de la Gran Caracas; y que se repiten a lo largo y ancho de todo el país.


Desde Unidad Visión Venezuela practicamos con hechos y no palabras lo que pregonamos, tenemos claro que la política es para servir, que la gente está primero y por ello trabajamos arduamente en la organización de abajo hacia arriba, desde esa Venezuela profunda a la que pocos llegan, escuchando a nuestro pueblo para entender cada vez mejor cómo vamos a lograr la recuperación del país.


La participación ciudadana es fundamental para la defensa de la democracia, para defender los derechos ciudadanos, promover el progreso y poder hacer de nuestra Venezuela un país próspero y de bienestar para que nuestro pueblo pueda ser el gestor del desarrollo del país.


Juntos todo es posible, como ejemplo tenemos a los trabajadores del sector universitario que nos demostraron recientemente que la unidad no es un pacto burocrático entre un pequeño grupo de partidos. La unidad se construye. Es la lucha por los derechos la que ha dado sus frutos y ha obligado al gobierno a rectificar.


La unidad es de acción, pero también de propósito, razón por la cual toca al Ejecutivo cumplirle de igual manera al resto de los trabajadores: salud, jubilados, pensionados y en general, a toda la administración pública.


Nosotros en Unidad Visión Venezuela seguiremos acompañando en la calle a los docentes y a cualquiera de los gremios en sus reclamos y justas demandas; y desde la Asamblea Nacional, defenderemos los derechos de la clase trabajadora que se han venido conquistando con muchos esfuerzos a lo largo de nuestra historia.


Continuaremos siendo la voz de los que no tienen voz, y no descansaremos hasta ver estructuradas las soluciones que necesita nuestro pueblo. Permaneceremos ayudando como podamos a la gente, usando todos los medios que sean posibles para apoyarlos y acompañarlos en sus denuncias como es el caos de los servicios públicos que siguen deteriorándose ante la inacción de los entes encargados de ofrecer un óptimo servicio.


La unidad tiene como finalidad la conquista del poder para servir a los venezolanos. Ya está bueno de líderes políticos que llegan al poder para disfrutar de privilegios y creerse dueños de los recursos de todo tipo, que tienen bajo su administración. Como político tengo claro cuál es mi rol. Soy un servidor público, como tal escucho y atendiendo dentro de mis posibilidades las demandas de los ciudadanos. Toca derrotar a esos gobernantes que quieren imponer políticas y medidas por la fuerza. La democracia clama por un verdadero papel protagónico de su gente.


Omar Ávila

Entradas relacionadas

Ver todo