top of page

Una venezolana se vacila los volcanes de Islandia


Caryna Bolívar es entrenadora de zumba y de yoga en Islandia. Foto: Instagram @meneliel

Caryna G. Bolívar es una caraqueña que emigró en octubre de 2001. Ese año llegó a Nueva York. Ya conocía la gran manzana y le fascinaba pero el papeleo de migración tardaba y los días pasaban implacables. Para ese momento tenía un hermano y un amigo en Islandia, quienes la invitaron a acompañarlos mientras se resolvía su situación en Estados Unidos. El paso lo dio en el 2002. La espera sería de tres meses, lapso que se ha transformado en años y hasta contrajo matrimonio con un ciudadano islandés… pero no nos adelantemos.


En Venezuela estudiaba computación y trabajaba en una organización que se encarga de intercambio de estudiantes, “extranjeros que llegan a Venezuela a estudiar y venezolanos que salen al extranjero a estudiar”.


El idioma islandés fue el primer reto: “Es un idioma nórdico, emparentado con el noruego, el danés y el sueco. Es un idioma difícil. Ya lo hablo”.


Visitando la cuenta de Caryna en Instagram se puede ver que es entrenadora de zumba y yoga. Es, además, profesora de castellano.


-Aquí me gradué en idiomas extranjeros y como entrenadora era un hobby que se fue transformando en algo formal y ahora soy hasta entrenadora personal.


Venezolanos solicitando asilo en Islandia


Caryna está legal en Islandia y, a través de su cuenta en X, informó en detalles sobre el retorno de venezolanos el pasado 17 de noviembre. Al ser consultada sobre el tema, afirma que “eso está bastante revuelto porque hay muchísimos venezolanos solicitando asilo.

Cuando digo muchísimos me baso en la cantidad de habitantes de Islandia que es 360 mil y si hay mil quinientas, dos mil personas de una misma nación, concentrados en la capital solicitando asilo es algo que se nota. Y los venezolanos no son los únicos que solicitan asilo en Islandia pero sí es el grupo más numeroso.”


Islandia pertenece al grupo de países del espacio Schengen y tiene entre sus atractivos la seguridad y la tranquilidad y los venezolanos no necesitan visa para una estadía de 90 días.

Caryna, como muchos venezolanos en el exterior, pasó siete años sin pasaporte venezolano por lo que estaba prácticamente presa. Ya eso no le angustia pero es la pesadilla de otros venezolanos que aunque no quieran regresar ven en el retorno acordado una solución. “Yo duré siete años sin ver a mi mamá por no tener un pasaporte venezolano”, acota Caryna.


Agrega que ya fue anunciado que en la segunda semana de enero saldrá el segundo vuelo con más de 100 venezolanos retornando voluntariamente. “La ventaja de un retorno voluntario es que puedes regresar luego de 90 días. Eso no se puede si hay deportación. Hay muchos que quieren retornar porque tienen años esperando respuesta a la solicitud de asilo y eso es desgastante porque en esa condición no se puede trabajar y todo está muy limitado”, explica Caryna.


En Islandia no hay embajada de Venezuela. La representación corresponde a la embajada en Noruega.


El volcán no le asusta


A mediados de diciembre los portales informativos publicaron fotos y videos de un volcán islandés en plena erupción. Quienes tienen familia en la isla se angustiaron por eso sorprende ver, en su cuenta en Instagram, a Caryna, acompañada de un grupo de jóvenes bailando con el volcán al fondo como una coreografía.


-Los días 19 y 20 de diciembre recibí muchos mensajes preguntándome si estaba bien y se referían al volcán. Y es que Islandia es una isla volcánica, donde además, hay varios volcanes. Pero Reikiavik, la capital, que es donde se asienta la mayoría de la población, está fuera de peligro. Sin embargo, los volcanes que están haciendo erupción están relativamente cerca. Es como vivir en Caracas y el volcán hace erupción en Guarenas. La otra ventaja es que no son erupciones explosivas por lo tanto no hay ceniza ni gases. Son erupciones tranquilas. Son grietas que se abren y comienza a salir lava. Pero están en zonas despobladas. Las llaman erupciones turísticas porque la gente puede ir a verlas cumpliendo con protocolos de seguridad.


En esta oportunidad hubo un pueblo de unos 4 mil habitantes que se vio afectado por las erupciones y temblores de tierra. Ese pueblo -dice Caryna- fue evacuado porque se abrieron grietas y comenzó a hundirse “pero el pasado jueves 21 se aprobó que los habitantes regresaran, no a vivir porque aún es considerada zona de peligro, sino a retirar lo necesario.”


Explica Caryna que los científicos buscan determinar cómo será la actividad volcánica en Islandia en el futuro próximo para tomar medidas preventivas.


-Dicen que es una zona volcánica que ha estado dormida durante 7 mil, 8 mil años y se reactivó por eso creen que puede haber erupciones constantes a lo largo de unos 100 años y no se sabe con qué frecuencia.


Mientras, Caryna está tranquila y sin nervios viendo la erupción volcánica como observadora privilegiada porque su esposo, por razones de trabajo, hace tomas en dron de lo que ocurre.

La pueden ver en su cuenta en Instagram.


bottom of page