top of page

Porfiados, eso somos


Mi porfiado, con su centro de gravedad en las bases, nunca abandonará la ruta electoral. Foto: tatjana3012, Pixabay

De los juguetes de mi lejana infancia recuerdo con particular afecto un porfiado, un muñeco de plástico liviano, con base pesada, que nunca se caía. Al intentar derribarlo, el porfiado –fiel a su nombre– volvía a levantarse, sin importar la fuerza con que uno lo golpeara. Cuento esto porque en momentos en que el régimen pretende hacernos caer en la desesperanza y la rendición, debemos actuar como mi porfiado: reaccionar rápidamente, enderezarnos, levantar la cabeza y con firmeza, retomar el rumbo fijado desde que el 22 de octubre de 2023 decidimos quién sería la líder de la oposición unitaria.


María Corina Machado (MCM), ganadora indiscutible del día, ha sido ahora ratificada de inhabilitación por 15 años en una espuria, inconstitucional, injusta y antidemocrática sentencia del tribunal supremo de justicia, a objeto de impedir su presentación como candidata presidencial por la oposición.


No tengo credenciales para elaborar esos argumentos; ya destacados juristas se están ocupando de eso. A nosotros nos toca redirigir la rabia que nos produce esta decisión arbitraria y para nada sorpresiva del régimen para convertirla en motor contra la injusticia y el abuso de poder.


Sabemos que esta decisión política, no ajustada a derecho, tiene como objetivo fomentar la desesperación, la desmovilización, la división y la abstención en la oposición. Sabemos que ir a elecciones en regímenes dictatoriales o autoritarios nunca será un paseo por campo florido. Sabemos que nunca serán elecciones limpias y equitativas; baste ver algunas de las elecciones recientes en países diversos para comprobarlo. De allí que el momento nos llama para actuar con realismo político. Eso significa, entre otros requisitos, luchar por las mejores condiciones posibles, con observación internacional imparcial, creación de una maquinaria electoral que nos garantice testigos en todas las mesas, bajo el liderazgo de MCM.


Dos caminos se abren, complementarios y no excluyentes: (a) luchar por conseguir la restitución de la habilitación política de MCM a los fines de tenerla como nuestra candidata de la oposición en la elección presidencial de este año. Ahora bien, de no darse este escenario la oposición no puede quedar acéfala, a riesgo de conducirnos al camino tantas veces transitado y estéril de la abstención electoral.


Por lo tanto y aunque desagrade a algunos, (b) se impone pensar y preparar desde ya una opción alterna, en el caso muy probable de que el régimen, a sabiendas de que MCM será una candidata imbatible contra sus ansias de perpetuación, impida su inscripción como candidata, en abierto desafío a la normativa legal y a los derechos humanos de los ciudadanos.


De no prepararnos, estaremos cometiendo un suicidio político imperdonable en un momento como éste, el más auspicioso de triunfo en los 25 años de este peregrinar por el desierto. "Es la hora de la responsabilidad, de eso se trata el liderazgo", R. G. Aveledo dixit.


Mi porfiado, con su centro de gravedad en las bases, nunca abandonará la ruta electoral y espantará el fantasma de la abstención; siempre estará dispuesto a la lucha por la defensa de sus derechos electorales y de cualquier tipo. No podrán con nuestra voluntad de ser libres.


En sereno análisis, el politólogo y comunicador social Ricardo Sucre Heredia ha propuesto cuatro pasos a seguir en estas circunstancias, a saber: (1) que la candidata abra un proceso de conversación con los más diversos sectores del país; (2) con su equipo cercano, analizar el escenario de la sustitución, para construirlo políticamente; (3) mejorar la capacidad de construcción política, de sus operadores políticos, que conduzca a una relación más poderosa con los demás partidos de la plataforma, a fin de que dicha relación fluya; (4) mejorar la capacidad de comunicar, a los fines de dar sentido a los mensajes para que el público tenga una hoja de ruta para activarse, con mensajes ágiles, de alta capacidad de respuesta.


Todo eso supone un enorme ejercicio de desprendimiento y articulación política, pocas veces visto en el pasado reciente, para empujar una gran alianza por el cambio. "Cabeza fría, corazón caliente y acción certera. Unidad para no perder de vista el objetivo".


En su discurso del 23 de enero MCM aludió a Moisés, el personaje bíblico elegido por Yahvé para liberar a su pueblo de la esclavitud en Egipto y llevarlo a la tierra de leche y miel que esperaba por ellos, a donde finalmente llegarán tras cuarenta años de vagar por el desierto. Sin embargo y como castigo divino por las rebeliones de un pueblo cansado de errar, Yavhé al final le niega a Moisés el privilegio de conducir el último trecho al destino final, la tierra prometida. Será Josué quien cruce el Jordán y derribe los muros de Jericó al sonar de trompetas y cuernos de carnero, marcando así el inicio de una nueva era para el pueblo elegido.


Entradas relacionadas

Ver todo
bottom of page