Los Ninis


Durante el fin de semana tuve el gusto de participar de un encuentro humorístico con el guionista Pedro Saborido y el caricaturista Miguel Rep en Palermo. Durante hora y media Saborido explicó y Rep dibujó, fenómenos muy argentinos como: Maradona, el peronismo y el conurbano, que son ciudades satélites que circunda a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es decir, una especie de “Gran Caracas” pero en Argentina.


Un detalle no menor, fue que Pedro y REP hablaron de estos tres temas vinculados a movimientos populares, desde El Bebop Club, ubicado en Palermo que es uno de los barrios más chetos (sifrinos) de Buenos Aires.


Pero no solo eso, sino que en el acto no había solo Peronistas, sino también personas de otros signos políticos y ¿Saben que fue lo más sorprendente? Nadie se enfadó con nadie, todos nos reímos y coincidimos en muchas de las cosas expuestas en el Bebop Club. Esto demuestra que el humor es un punto de coincidencia que puede ayudar a acercar puntos de vistas distintos. ¨


Ahora me pregunto ¿Acaso está mal que Los Peronistas vayan a Palermo? O ¿Un opositor no pueda ir al conurbano? Pues no, no tiene nada de malo, pero es lo que los políticos quieren que creamos. Igual no se adelanten, hacia el final de la columna hablo de esto. Igual no haga trampa, y lea toda la columna.


Entiendo que mucha gente se preguntará ¿Qué hacía yo en ese lugar? ¿Acaso soy Peronista? ¿Soy Macrista? ¿Soy Chavista? ¿Soy Adeco o Copeyano? ¿De Boca o River? ¿De Caracas o Magallanes? ¿Cuánto costará el dólar mañana? De todas esas preguntas solo sé la respuesta de una sola: El dólar estará más caro mañana.


----ESPACIO DE 1 MINUTO PARA PUTEAR A JUANETTE----


No tengo por qué decir con qué partido me identifico, pero lo haré básicamente para no quedarme sin familiares y amigos: Políticamente yo me identifico con un movimiento acuñado en mi país y que se denomina “Los ninis”, es decir, no soy ni de izquierda ni de derecha sino todo lo contrario.


Esto obviamente es algo mal visto, porque uno termina teniendo detractores (nótese que no usé la palabra enemigos) en ambos lados. Incluso siempre nos dicen “tibios” como un insulto, pero la verdad que ser tibio no es malo, por el contrario, para muchos esa es la temperatura ideal.


A continuación, les contaré de dónde viene el movimiento al que pertenezco.


¿Cómo nació el Ninismo?


Se dice que durante el Paleolítico Medio (por eso los Ninis siempre están en “el medio”), tiempo donde habitaban los Homos-Neanderthalensis. Tres cazadores se disponían a planificar la caza del día, cuenta la leyenda que el primero de ellos trató de imponerse a los otros dos:


--Yo insisto que hoy tenemos que cazar algo chico, que podamos dominar. Porque mientras más chica es la especie, mayor cantidad de ellos podemos dominar y cazar. Es más, si los cazamos a todos, creamos un faltante en el mercado y podemos aumentar el precio.


A lo que el otro cazador contestó:


-Discrepo de usted compañero, yo pienso que debemos cazar al más grande, es decir, a un T-REX, porque quiere apoderarse del mundo, oprimiendo a los más chicos y obligándolos a pagar derecho de piso (esto con el tiempo se llamaría “Impuestos”). Por lo que propongo hablar con los dinosaurios más chicos, sindicalizarlos y sumarlos a nuestra misión de “Derrotar a los más grandes”


Tras la exposición de puntos de vista de ambos cazadores vino la discusión, por lo que el tercer Homo-Neanderthalensis, en este caso el Nini, dijo:


-Yo propongo que suspendamos la caza por hoy y conformemos una mesa de trabajo para buscar el equilibrio entre ambas propuestas. Eso sí, no nos levantaremos de la mesa hasta llegar a un acuerdo.


Cuenta la leyenda que, millones de años después, encontraron a los tres fosilizados, lo que demuestra dos cosas: La imposibilidad de acerca dos puntos de vista extremos, y la coherencia que tenemos los Ninis, pues, aunque nunca se pusieron de acuerdo, tampoco se pararon de la mesa.


Los ninis en la conquista


Más adelante en la historia tenemos a nuestro Nini más celebre, el señor Rodrigo de Triana. De acuerdo a lo relatado por mi colega el cronista Fray Bartolomé de Las Casas. En el día de la fecha que se descubrió América, había dos facciones en las calaveras comandadas por Cristóbal Colón.


Estaba el grupo de “Los conquistadores” quienes se caracterizaban por su empeño en encontrar nuevas tierras para despojar a sus habitantes de todo, y en contraposición estaban los “Devolvistas” cuyo lema era ¡Vamos a devolvernos coño! Y en el medio estaba un solo Nini: Rodrigo de Triana.


De acuerdo a lo relatado por Fray Bartolomé de las Casas, en la madrugada del 12 de octubre, mientras ambas facciones se peleaban por el timón del barco, Rodrigo subió al carajo o puesto de vigía (que era el drone de aquella época), para tener una vista más amplia de la situación.


Continuando con el relato se dice que Rodrigo pensó:


--Como Nini, debo tratar de evitar o retrasar la pelea a todo costa… eso es ¡Costa! Si grito tierra eso los va a entretener, al menos por un rato. El resto de la historia ya la conocemos.

Esto demuestra otros dos aspectos históricos del Ninismo: Que cualquier técnica distractora es válida para evitar o retrasar un conflicto, y que la suerte a veces nos acompaña.


¿Por qué los políticos odian a los Ninis?


La principal razón que lleva a la mayoría de los políticos a odiar a los Ninis es que los conocemos muy bien. En mi caso participé de la política en mis tiempos de estudiante, y coincidí con muchos líderes políticos, tanto del chavismo como de la oposición, que dicho sea de paso hoy día son ministros y diputados de los dos gobiernos de Venezuela.


Aclaro que cuando digo ambos gobiernos, me refiero al Madurista y al Guaidoista. Adicionalmente, como periodista, (prometo no volver a escribir otra palabra terminada en “ista”, al menos en este párrafo), fui testigo del Backstage, por lo que les puedo decir que el sketch de “Los Diputado” que protagonizaban Emilio Lovera y Nené Quintana en Radio Rochela es la pura verdad.


Para quienes no conocen el sketch o simplemente no se acuerdan, la cosa era así: En Pantalla aparecían dos diputados ofendiéndose y acusándose el uno al otro mientras se transmitía una sesión del congreso. Pero cuando salían del aire, se abrazaban, se pedían disculpas y hasta eran compadres. Y ustedes se preguntarán ¿Por qué no blanquean su amistad los políticos?


Porque perderían los votos y el apoyo de los fanáticos. Y es que, a los partidos políticos, de derecha, de izquierda, de primera, segunda y hasta de “home”; les conviene no solo fanatizarnos, sino que nos enfrentemos porque mientras todos no peleemos, la mayoría de ellos pueden hacer sus negocios y arreglos bajo la mesa.


Salga de las sombras


Quiero terminar mi columna de la semana con un llamado: No se guarde sus opiniones por quedar bien con unos y otros, defienda su punto de vista porque en la vida no todo es Blanco o Negro, de hecho, la mayoría de las veces, es una infinita tonalidad de grises.


¡Atrévase a vivir su Ninidad!


Juan E. Fernández, Juanette

Entradas relacionadas

Ver todo