top of page

La Argentina Hegeliana


Según Hegel, la política es pendular. ¿Le tocará a Argentina vivir un “Mileismo” parecido al Menemismo. Foto: geralt, Pixabay.

Por lo visto mis editores en Caracas, Madrid y Nueva York quieren que me deporten, porque

todos al unísono me han dicho: “Pero y entonces ¿No vas a escribir de la política argentina?”

Cuestión que, para ser un columnista obediente, decidí arrancar mi domingo escuchando

entrevistas de los 3 candidatos presidenciales que tienen más posibilidades de convertirse en mandatarios: Patricia Bullrich, Sergio Massa y Javier Milei.


Debo reconocer que estaba bastante oxidado, pues, me costó bastante escuchar entrevistas

de más de una hora. Y entonces noté que estoy viejo, pues, en mis tiempos como productor

fixer de la CNN en español, tenía el trabajo más sacrificado de todos: Escuchar cada domingo

las ocho horas del “Aló presidente”, el maratónico que condujo por años el ex presidente de

Venezuela Hugo Chávez. Dicho esto, doy por terminada la posibilidad de volver a una

redacción más de 8 horas por día. En fin, siento que me estoy yendo por las ramas con lo que

se me pidió, por lo que entraremos en materia.


Como opinólogo profesional siento que el momento actual que vive mi país Argentina, es el

mismo que vivió mi país Venezuela en el año 1998. El ambiente en la calle es muy similar, pues la gente se dice cansada, pero no sólo lo expresa a través del verbo, sino con la mirada, el cuerpo, los actos, con todo.


Muchos están decepcionados de un peronismo que prometió un país con igualdad, pero creo

que la gente por error, creyó que se referían a igualdad de condiciones sociales; cuando en

realidad los políticos lograron que fueran iguales de pobres.


Del otro lado de avenida, la coalición de Juntos por el Cambio, quienes se vendieron como

tecnócratas, expertos en economía, y quienes llevarían a La Argentina finalmente de regreso al primer mundo. Al final, gracias a las malas gestiones, y al desacierto en las decisiones

económicas (para decirlo de manera educada), nos hicieron retrocedes varias casillas más en el complicado juego del desarrollo.


Y en cuanto a este gobierno, la manera de explicarlo es haciendo una analogía: ¿Recuerdan el llamado "chiripero" de Rafael Caldera, previo al gobierno de Chávez? Bueno es exactamente eso: Un gobierno totalmente desdibujado, que no gobierna.


Y en todo ese caldo de cultivo aparece Javier Milei, un economista que se hizo conocido gracias a la vehemencia que imprimía en cada una de sus participaciones como columnistas en programas políticos de televisión.


Las ideas de Milei se fundamente en la doctrina del premio nobel de economía Milton

Friedman, que predica resolver los problemas de inflación limitando el crecimiento de la oferta monetaria a una tasa constante y moderada.


Hasta el pasado 13 de agosto, tras obtener en las PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias) más de 30% a nivel nacional, Javier Milei pasó de ser un “personaje pintoresco” que traía algo de color a la política argentina; y se convirtió en el candidato que hoy tiene más oportunidad de llegar a La Casa Rosada.


No cabe duda que la comunicación de Milei es la que hizo más click con un elector cansado de la política tradicional. El candidato dice lo que la gente quiere escuchar, y aunque es el único que tiene una propuesta clara, para algunos no son realizables.


Milei ya dijo que reducirá los 19 ministerios de la gestión actual a solo 8 ministerios. También

que cerrará el Banco Central, y que la educación y la salud se manejará a través de un sistema de vouchers, para que las personas decidan en qué lugar quieren estudiar o en cuál hospital se quieren atender.


Además, desde sectores como la economía y la cultura, se han publicado cartas repudiando los dichos del candidato y condenando su verbo ácido y para muchos violento. En fin, las cartas están echadas, sólo basta esperar al 22 de octubre, día de las elecciones (del cumpleaños de Milei) para tener más claro el panorama…


Desde que llegué a mi país Argentina, todo el mundo me ha dicho que la política es cíclica, que todo va y viene, tal y como me explicó mi profesor de Filosofía Virgilio García cuando nos

hablaba del “TAS de Hegel” y la historia.


Para Hegel la historia está definida por tres etapas que son cíclicas, la primera es una Tesis, la

segunda es una Antítesis y la tercera es la Síntesis.


Así que tengo claro lo que ocurrirá: Basándome en el TAS de Hegel, ahora se viene una

dolarización, viviremos un “Mileismo” parecido al Menemismo. Quien quita que vuelva el 1 a 1

(1 peso equivale a un dólar) y que yo termine comprándome un Ferrari y casándome con una

Miss Universo. Igual por las dudas, no guardaré la plata en el banco... por las dudas.


0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page