top of page

Inteligencia artificial: ¿impulsa o agrava la brecha educativa?


La IA en la educación se encuentra en pleno centro de debate de fortalezas y debilidades. Foto: Pixabay

La transformación en el sector educativo, impulsada por la inteligencia artificial generativa, está redefiniendo el futuro de la educación y generando cambios significativos especialmente en los últimos dos años, según expertos en este campo.


“Está generando oportunidades que permiten a las instituciones educativas, a los distritos escolares y a las aulas realizar prácticas de enseñanza y aprendizaje más eficientes y eficaces", dijo Melissa Loble, directora de Instructure, empresa de tecnología educativa conocida por su plataforma Canvas.


Entre los avances más significativos, agregó la directora, está el aprendizaje adaptativo.

“Puede hacerte avanzar más rápido. Puede detectar si has entendido bien un tema y pasar al siguiente. También puede retrasarte en algunos puntos o guiarte hacia otros recursos”, explicó Loble.


Sin embargo, surge la pregunta: ¿podría la inteligencia artificial generativa reducir o ampliar la brecha educativa?


“Puede ofrecer más contenidos y más oportunidades de aprendizaje a estudiantes que nunca tendrían acceso a ellos. Es posible que sus escuelas base no puedan construir o tener los educadores disponibles para hacer ese trabajo”, indicó la directora.


No obstante, entidades como la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) han advertido que la combinación de la IA y la desigualdad en el acceso a Internet representa un problema serio.


De acuerdo con el informe titulado ‘Tecnología en la educación: ¿Una herramienta en qué términos?’ publicado en 2023, existe un riesgo significativo de que la brecha educativa se agrave si los estudiantes en áreas desfavorecidas no tienen acceso a los recursos.


De acuerdo con la UNESCO, “3.200 millones de personas no utilizan servicios de Internet móvil, a pesar de contar con cobertura de red de banda ancha móvil. En todo el mundo, el 40 % de las escuelas primarias, el 50 % de las de primer ciclo de secundaria y el 65 % de las de segundo ciclo disponen de conexión a Internet”, reveló el organismo de la ONU.


Félix Herrera, consultor educativo y anterior propietario de una escuela en El Salvador, piensa que para abordar este reto, el gobierno requiere de la colaboración de compañías como Microsoft y Starlink. Esta última es una iniciativa de satélites del empresario tecnológico Elon Musk, para brindar cobertura de Internet a nivel mundial, incluyendo áreas remotas y de difícil acceso.


“Una de las soluciones que viene a corto plazo es Starlink, que ha impulsado el dueño de Tesla. Sé que en algunos sectores en El Salvador ya están utilizando Starlink y muchas personas tienen acceso especialmente dentro del contexto de Bitcoin en El Salvador, y ha permitido que gente afuera en áreas remotas tengan acceso a la tecnología”, explicó Herrera.


Asimismo, Herrera destaca la necesidad de preparar a los estudiantes para un mundo donde la inteligencia artificial es habitual, una responsabilidad que, según él, recae principalmente en el sistema escolar.


Melissa Loble, directora de Instructure “Las escuelas tienen que ver como lo integran en una forma armoniosa para así continuar expandiendo lo que va a ser algo común en unos cinco o diez años. De no hacerlo verdaderamente están condenando a sus estudiantes a vivir en un mundo retrasado. Así como en la década de 1980 y 1990, el no saber leer y escribir era una condena a un mundo de pobreza, de analfabetos. Lo mismo va a pasar ahorita con personas que no sepan interactuar con la inteligencia artificial”, agregó Herrera.


Por otra parte, la organización junto a la UNICEF, están colaborando en una iniciativa mundial para que el aprendizaje digital se convierta en un bien público accesible a todos.

En su página web, la organización hace un llamado a la acción global, enfatizando la importancia de la era digital en la educación e instigando a la comunidad internacional a considerar la tecnología digital y los entornos virtuales como elementos esenciales de la empresa educativa.


“Hemos visto, con parte del trabajo que hemos realizado, mejoras en la experiencia de los estudiantes. Pero creo que aún queda mucho por hacer. Estamos al principio de esta especie de revolución”, concluyó Loble. Con información de Lavozdeamerica.com

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Commentaires


bottom of page