Estrategia y comunicaciones

Actualizado: 23 ago

2 July 2012

Ha sido una década de defensa de la libertad de expresión. Tiempos muy duros y complejos hemos vivido los medios de comunicación en Venezuela. Persecución a periodistas. Cierres de canales de televisión y de emisoras de radio, estrangulamiento y quiebre económico en medios impresos. No obstante, los censuradores no han logrado –ni podrán hacerlo- impedir que los ciudadanos se informen. Si, han cerrado medios, pero se han abierto otros y la tecnología ofrece nuevos canales y redes de intercambio informativo. Sin embargo, el gobierno ha conseguido autocensurar su propia información. Ningún funcionario se atreve a declarar o a dar alguna noticia, ni siquiera sobre su propia obra o labor… todos tienen miedo de decir algo inconveniente, de hacerse sentir mucho, o de robarle cámara al supremo. Llegando al colmo de que los electores no pueden saber si el candidato-presidente podrá cumplir sus promesas de campaña para el próximo período, porque nadie conoce realmente si el mandatario vivirá lo suficiente, dado el secreto como se maneja la información de su crítica enfermedad.

Por ello fue muy importante la estrategia seguida por la mayoría de los medios de comunicación no gubernamentales para evitar los cierres y clausuras que el oficialismo aspiraba. Algunos medios –muy lamentablemente- no tuvieron la oportunidad de analizar y establecer una estrategia adecuada para impedir que el gobierno lograra su objetivo de cancelarlos. No obstante la mayoría sí. Imaginemos que en Venezuela no existieran Venevisión, Televen, Globovisión, Unión Radio, El Nacional, El Universal, la Cadena Capriles, El Bloque De armas, entre otros medios, además de todos los destacados medios regionales. Supongan que no existieran los nuevos medios digitales como Informe 21, Noticias 24, El Diario de Caracas o 6to Poder, entre otros, cómo podríamos saber del candidato de la Unidad. Donde habríamos visto el debate de las primarias si Venevisión estuviera cerrada. En donde veríamos los mensajes del candidato Capriles si estos medios no existieran. Algunos han reprochado a Globovisión por sacar tanto la pantalla de VTV y dar tantas informaciones del gobierno. Otros, criticaron en un principio a Televen y a Venevisión por no acompañar la posición que asumió RCTV. Ahora, comprenden que si lo hubieran hecho, los tres canales no estarían y, al menos en televisión, el gobierno habría conquistado la verdadera supremacía.

La buena noticia es que en estos últimos 25 años, la libertad y la democracia han crecido a tal punto, en nuestra Latinoamérica, que es un requisito indispensable en los organismos multilaterales de integración. Los presidentes autocráticos, para mantenerse, han tenido que aceptar a regañadientes que no pueden atacar la libertad de expresión –al menos en apariencia- porque serían sancionados por Naciones Unidas, la OEA, Mercosur, e incluso por Unasur. Es absolutamente improbable que el oficialismo en Venezuela estuviera dispuesto a estatizar todos los medios porque si se quita la careta democrática cometería en el acto un suicidio político, y en corto plazo, institucional. Cerrar un solo medio –en el presente- provocaría la pérdida de las elecciones. Esto ocurriría si le ponen el candado a Globovisión









Vladimir Gessen

Entradas relacionadas

Ver todo