Vidas paralelas

Actualizado: 23 ago

3 July 2012

Este es un discurso típico de la personalidad: “A nuestro pueblo le ha tocado la desgracia del imperialismo capitalista. Lo he visto de cerca en sus miserias y crímenes. Se dice defensor de la justicia mientras extiende las garras de su rapiña sobre los bienes de todos los pueblos sometidos a su omnipotencia... Pero más abominables aún que los imperialistas son las oligarquías nacionales que se entregan vendiendo y a veces regalando por monedas o por sonrisas la felicidad de sus pueblos… En mi país lo que estaba por hacer era nada menos que una revolución… Yo sé que cuando ellos me critican a mí, lo que en el fondo les duele es la revolución… por eso tratan de destruirme… Yo lucho contra todo privilegio de poder o de dinero. Vale decir contra toda oligarquía… No se dan cuenta de que aquí, en nuestro país, decir oposición significa todavía decir oligarquía... Y eso vale como si dijésemos enemigos del pueblo… de los traidores de adentro y de afuera que en la oscuridad de la noche, quieren dejar el veneno de sus víboras en el alma y en el cuerpo de la Patria… nosotros no nos vamos a dejar aplastar más por la bota oligárquica y traidora de los vendepatrias… Nosotros somos el pueblo y yo sé que estando el Pueblo alerta somos invencibles porque somos la Patria misma… Somos hoy… un pueblo libre, justo y soberano, un pueblo que reordenó la economía, dignificó al hombre, rescató de la negación política a la mujer y creó la más perfecta democracia social de la historia contemporánea… es el camino seguro hacia la dignidad colectiva y la grandeza de la Patria… Quienes quieran oír que oigan… El amor es darse; y darse es dar la propia vida… del amor por mi pueblo cuyo dolor ha abierto para siempre las puertas de mi corazón… Estamos en una obra que nada ni nadie podrá detener…” Aunque parece un discurso en la Venezuela de hoy, en pleno siglo XXI, las palabras que leyó, amigo lector, pertenecen a Eva Duarte. Son extractos de discursos de Evita Perón.

Estando en el poder, ella, enviada por su marido Juan Domingo Perón, también visitó a dictadores como Francisco Franco, “Caudillo de España por la voluntad de Dios”. Estuvo a cargo durante el gobierno peronista de atender a la pobreza, la ayuda social y las situaciones sociales de desamparo desde la fundación Eva Perón, encabezada por ella. Eva Duarte nació en una zona rural. Hija de un político conservador, Juan Duarte y Juana Ibarguren. Vivió una infancia precaria. De adolescente surge su vocación artística. La declamación, recitar poesías, la actuación y su participación en espectáculos era notoria. Ya joven se fue a la capital y trabajó en el teatro de comedias. Eva Duarte conoce al coronel Perón en 1944 y se casan en 1945. Para esos momentos Evita transmitía tres programa de radio diario “Hacia un futuro mejor”, “Tempestad” y “Reina de Reyes”.

Su esposo, quien había sido agregado militar de Argentina en la Italia de Mussolini se refería del dictador muy favorablemente, así como también, de Adolfo Hitler. Es público y notorio que durante el mandato de Juan y Evita Perón, criminales de guerra como Adolf Eichmann y Josef Mengele, entraron a Argentina con la buena pro del matrimonio, mientras el gobierno declaraba “que los juicios de Núremberg eran una infamia” como describe Uki Goñi, autor de “La auténtica ODESSA, La fuga nazi a la Argentina de Perón”.

Como si hoy habláramos bien de Ahmadinejad, Saddam Hussein, Muamar Gaddafi, Alexander Lukashenko o de la penetración en Venezuela de fugitivos o terroristas de las FARC o de ETA.

Evita Perón cultivó igualmente el Culto a la personalidad y logró que el Congreso Nacional argentino le otorgara el título de "Jefa Espiritual de la Nación", el 7 de mayo de 1952, cuando ella cumplía 33 años. Una fervorosa fe cuasi religiosa popular la comparaba con la Virgen y se llegó al extremo de crear una “oración” que reza así: “Dios te salve María Eva, llena eres de gracia, todo el pueblo está contigo, bendita seas tu entre los niños, entre los hombres y las mujeres, y bendito el fruto de tu ingenio “La razón de mi vida” (Su libro), Santa María Eva, madre del justicialismo, ruega por nosotros trabajadores, ahora y más aun en la hora de nuestras reivindicaciones, Amen…

Eva Perón enferma de cáncer, y su primera manifestación del mal fue un desmayo el 9 de enero de 1950. Un año después -en 1951- vuelve a desfallecer y comienza a despachar desde la Casa y Palacio presidencial. Su enfermedad le obligaba a guardar descanso y a pesar de ello participaba en actos públicos y, cuando podía hacerlo dirigía, su Fundación. El 5 de noviembre de 1951, fue operada. El 18 de julio de 1952 entró en coma. Recibió radioterapia, una lobotomía para aliviar el dolor ante el avance del cáncer, y el 26 de julio de 1952, dos años y siete meses después de conocerse su dolencia, expira Eva Duarte, Evita Perón. En su último discurso, menciona nueve veces su propia muerte.

Antes de gobernar los Perón, Argentina era una potencia mundial económica, reconocida como el “Granero del Mundo”, y alimentaba a toda Europa, sus habitantes disfrutaban de un estándar único en Latinoamérica. Después de los Perón –y de su modelo populista- Argentina estaba en ruinas, sin que hasta el momento haya podido volver a ocupar ese lugar de desarrollo y riqueza que perdió. En Canadá, se le enseña a los estudiantes “el caso argentino” para crear conciencia y prevenir que a ese país le pueda ocurrir lo mismo.

Cualquier parecido de lo narrado con Venezuela no es coincidencia, es evidente que estamos transitando la misma historia. Parecieran vidas paralelas en distintos tiempos y circunstancias.









Vladimir Gessen

Entradas relacionadas

Ver todo