top of page

Venezolanos por el Mundos: Hija de concejala zuliana regresó del Darién donde estuvo en peligro


Limyuth sufrió lesiones en sus extremidades, no pudo continuar y estuvo varada varios días dentro de la selva del Darién. Foto: @Presidenciave_

Limyuth Salazar Vílchez, hija de la concejala de Maracaibo Milagros Vílchez, regresó a Venezuela y llegó a Maracaibo la madrugada de este miércoles 23 de agosto. Limyuth, de 32 años, emprendió la travesía junto a un amigo por la selva del Darién, el pasado 29 de julio.

Según se informó, durante el trayecto Limyuth sufrió lesiones en sus extremidades, no pudo continuar y estuvo varada por varios días dentro de la imponente selva ubicada entre Colombia y Panamá. Su madre, pidió ayuda a través de las redes sociales para que socorrieran a la joven y la ayudaran a regresar a su tierra natal, lo que ocurrió este miércoles 23 de agosto desde Panamá al Aeropuerto Internacional La Chinita en el Zulia, donde la recibieron sus seres queridos y el director regional de Protección Civil, Benito Mendoza. “Ella no está descompensada, le drenaron de las piernas y de los brazos, no está muy bien de salud, pero le estamos brindando todo el apoyo necesario por orden de la Gobernación del Zulia”, notificó Mendoza. La concejal Milagros Vílchez notificó que el retorno de su hija fue posible gracias al apoyo del Gobierno de Panamá, de Venezuela, de Colombia, así como de la Gobernación del Zulia.


Juicio en Texas examina programa de parole migratorio


El programa de parole humanitario de inmigración del presidente Joe Biden comenzó a ser debatido este jueves 24 de agosto en un tribunal federal de Texas por una demanda presentada por 21 estados de tendencia republicana. La Voz de América recuerda que el programa, que es parte clave de la política de inmigración de Biden, permite que hasta 30.000 personas de Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela puedan entrar mensualmente a Estados Unidos por motivos humanitarios. Texas lidera la demanda de los estados de tendencia republicana para detener el programa, argumentando que la administración Biden se ha extralimitado en su autoridad. Otros programas que la administración ha implementado para reducir la inmigración ilegal también han enfrentado desafíos legales. Pero durante más de 70 años la ley de inmigración ha otorgado a los presidentes la autoridad para otorgar dicha libertad condicional, dijo un abogado del Centro de Leyes y Políticas de Inmigración de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) durante las declaraciones iniciales del juicio.


Colombiana retornada que le da una mano a los caminantes que llegan de Venezuela


La asistencia que presta Patricia a través de su fundación es temporal. Foto: migravenezuela.com

Veintitrés años vivió en Venezuela Patricia Salguero, colombiana, quien migró hacia el vecino país huyendo de la violencia producto del conflicto armado interno. En 2015 decidió regresar al país, cuando el régimen de Nicolás Maduro deportó a cientos de colombianos vinculándolos con grupos paramilitares. Patricia llegó a Cúcuta algo desorientada en cuanto a la vida en Colombia y por interés propio comenzó a informarse para que sus nietos obtuvieran la nacionalidad, pudieran insertarse al sistema educativo y hacer vida como cualquier ciudadano, al igual que sus tres hijos, adolescentes para esa época. Hizo su propia hoja de ruta, se documentó y se integró a la sociedad del país de sus raíces, pero todo ese periplo por instituciones del Estado y ONG y su deseo de ayudar y servir, la motivó a crear una fundación que prestara asistencia a colombianos retornados y migrantes venezolanos. Así nació en el año 2015 la Fundación colombo venezolana Nueva Ilusión, con el firme objetivo de orientar a los colombianos retornados en trámites como la nacionalización, la ruta a seguir para insertarse al sector educativo y laboral, entre otras gestiones que requieren sus connacionales. En el año 2018, Patricia Salguero abrió un albergue y un comedor humanitario para atender a todos aquellos migrantes que hacían su parada en Norte de Santander. Allí dio cobijo a 800 migrantes venezolanos, cifra que se duplicó cuando se dio el fenómeno de los migrantes caminantes. La asistencia que presta Patricia a través de su fundación es temporal, el comedor es por tres meses, tiempo en el que espera que quienes se quedan en Colombia o Norte de Santander ya comiencen a establecerse. Sin embargo, la ayuda humanitaria no termina allí, pues Patricia también gestiona con otras oenegés asistencia alimentaria para migrantes que con su núcleo familiar requieren por más tiempo ser alimentados.

Con información de migravenezuela.com


bottom of page