top of page

Venezolanos por El Mundo: 135 mil niños migrantes estarían fuera del sistema escolar en Colombia


Un niño o una niña migrante pierde, en promedio, dos años de su proceso educativo. Foto: Cortesía Colprensa

Aunque se han logrado avances muy significativos en Colombia en temas de inclusión al sistema educativo de la población migrante venezolana, Luis Eduardo Ríos, oficial de protección de niñez de UNICEF Colombia, en entrevista con MigraVenezuela afirma que aún hay un camino largo por recorrer y para asegurar que todo niño, niña o adolescente refugiado y migrante en este país acceda efectivamente al sistema educativo, en el que, además, “llegue a la escuela, pero además permanezca en la escuela”. Camila Rivera pide cifras, a lo que Ríos precisa que "la matrícula para el 2018 era de 34.030 niños, niñas y adolescentes migrantes. Para abril de 2023 estamos hablando de 590.489 niñas, niños y adolescentes matriculados." Considera que lo anterior representa "el tremendo esfuerzo que está haciendo la institucionalidad del estado colombiano por ampliar coberturas, por derrumbar las barreras documentales que hubiesen impedido que toda esta cantidad de niños, niñas y adolescentes refugiados y migrantes accedieran al sistema educativo." Pero falta camino por recorrer. Ríos señala que a pesar de los números positivos, en la actualidad "encontramos que cerca de 135.000 niños, niñas y adolescentes migrantes estarían por fuera del sistema escolar. No es una cifra exacta, tampoco es la oficial del Ministerio de Educación, más bien es una estimación que nosotros hacemos utilizando los datos de la matrícula y otras fuentes de información." Consultado sobre cómo afecta la migración a los niños, niñas y adolescentes que viven un proceso migratorio, Ríos se refiere a estimaciones de UNICEF, según las cuales un niño o una niña migrante pierde, en promedio, dos años de su proceso educativo, "dos años que tiene que recuperar esos aprendizajes postergados porque si no entraría en unas lógicas de extraedad y eso dificultaría aún más su permanencia en el sistema educativo."


Panamá crea permiso temporal de protección para extranjeros con más de un año en el país


Las personas beneficiadas con este permiso podrán residir en Panamá durante dos años. Foto: mfuente, Pixabay

Panamá informó que ha creado un permiso temporal de protección que dará estatus migratorio por un período no prorrogable de dos años y al que podrán optar los extranjeros que tengan al menos un año en el país de forma irregular. "Este permiso temporal tiene el propósito de brindar protección a la población migrante irregular que se encuentra en condición de vulnerabilidad, sujeta a riesgos y peligros ante el tráfico ilícito de migrantes y las distintas modalidades de trata de personas", indicó el Servicio Nacional de Migración (SNM). A este permiso podrán optar todos los extranjeros, sin distinción de nacionalidad, que hayan permanecido en el país por un periodo no menor de un año. Las citas pueden ser solicitadas a través de la web del SNM. "Las personas beneficiadas con este permiso podrán residir en Panamá durante dos años cumpliendo con las obligaciones tributarias, de seguridad social, sanitarias y legales en general, que demanden su actividad», dijo el comunicado oficial, que no precisa el costo de esta visa."


Nueva York inició un programa de entregar bicicletas a migrantes recién llegados


Diversas organizaciones no gubernamentales y la Oficina del Alcalde para Asuntos de los Inmigrantes, pusieron en marcha un programa en la ciudad de Nueva York, consistente en la entrega de bicicletas a los migrantes y solicitantes de asilo recién llegados. Antes de recibir la bicicleta, los seleccionados fueron dotados con un casco, un candado y linternas para su seguridad y comodidad. Según el portal noticias-latinas.net, en los puntos Recycle-A-Bicycle, que brindan servicios de mantenimiento, los migrantes podrán contar con el servicio gratuito de reparación de su bicicleta en caso de presentar algún tipo de daño.


Una venezolana montó su "Centro de Estética" en Uruguay


Katherine Jiménez ha sido una guerrera. Se fue a Uruguay en el 2017 porque ya no podía pagar lo que costaban las materiales de Mecánica Dental que cursaba en la Universidad de las Fuerzas Armadas, UNEFA. Los primeros meses fueron difíciles porque su novio, con quien se fue, tenía empleo y ella no. A pesar de su malestar no dejaba de cuidar su rostro. Para eso, iba a una "Estética" que es el nombre que reciben lo que en Venezuela se conoce como Salón de Belleza. Aseí comenzó lo que sería su fuente de ingresos en Uruguay. Con apoyo moral de su novio y de quienes fueron sus empleadores, montó dos centros de Estética. Uno en Montevideo y otro en Punta del Este. Hasta este punto todo parece color de rosa. Pero la vida le tenía resetvada varias puebas de las que ha salido airosa. Lea los detalles haciendo click aquí.




Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page