Tampoco en EEUU se pueden predecir las elecciones

Actualizado: 23 ago

4 September 2012

Como en Venezuela, es muy difícil asegurar quién puede ganar las elecciones presidenciales. Capriles puede triunfar como Chávez también. En los Estados Unidos, al día de hoy, Barack Obama tiene el 47 % del electorado y Mitt Romney el 46%. Virtual empate técnico. Sin embargo, Obama mantiene unas ventajas estratégicas que podrían darle -al final- el triunfo.

Los Republicanos cuando han gobernado han recibido un mínimo del 40% de apoyo de los hispanos, así como del 35 % de los afroamericanos. En esta ocasión, más del 85 % de los afroamericanos votarán por Obama de acuerdo a las encuestas, y en el caso de los latinoamericanos el 67 %. Romney, por su posición anti inmigración ilegal, se ha ganado el descontento del mundo hispano y los afroamericanos siguen fieles al primer presidente representante de esta minoría.

El otro problema que presenta la candidatura de Romney es su concentrado y radical ataque a Obama. En los carteles públicos, destaca la campaña que mostramos en la foto, donde se señala que Obama está de acuerdo con el aborto y con los matrimonios gay en forma acusatoria, como si fuera un delito o algo prohibido. Obviamente, buscando el voto más conservador de los Estados Unidos y de los cristianos más tradicionales, pero no toma en cuenta que en los últimos surveys en Estados Unidos, solo el 15 % de los entrevistados consideran que el aborto debería ser ilegal. La mayoría (88%) está de acuerdo que si la madre está en peligro el aborto sea legal. Incluso, entre los republicanos se da el caso que el 76 % considera que el aborto procede en caso de violaciones. En general, más de la mitad de los estadounidenses está de acuerdo con la legalidad del aborto. Las mujeres apoyan más el aborto que los hombres. Quizás, esta es una de las razones que explica por qué las mujeres prefieren a Obama que a Romney. Ellas superan el 54 % a favor de Obama contra un 45 % a favor de Romney.

En el caso de los gay, se estima en un 5 % la población completamente homosexual y hasta un 30 % la bisexual. Obviamente, si algún gay estimaba votar por Romney al ver la campaña en contra de Obama y de los gay, dejó de hacerlo.

Otro factor que está afectando a Mitt Romney es su negativa a hacer pública su declaración de impuestos. Lo cual ha sembrado dudas ante la pregunta de los demócratas: ¿Qué es lo que oculta Romney en su declaración impositiva?

La religión igualmente influirá en esta elección. El hecho de que Romney sea mormón confeso y practicante, frena de alguna manera el apoyo militante de las mayorías cristianas.

La única ventaja que le asignamos a Romney es el sostén de los blancos estadounidenses, en donde Obama ha perdido terreno. En el 2008, Obama contaba con el 44 %, hoy lo apoyan el 38 %, seis puntos menos. Si Obama pierde 2 puntos más en este segmento poblacional, puede perder las elecciones.

Por último, Obama aventaja en los estados donde le tocarán mayor número de delegados al congreso presidencial. Recordamos que en los EEUU, la elección presidencial es de segunda instancia. Los estadounidenses votan por delegados a un colegio electoral que a su vez elige al presidente. Con los votos que se reflejan en las encuestas en el presente, Obama ganaría por más del 15 % de los delegados, a pesar de que el voto popular únicamente le da una ventaja del 1%.

Todo dependerá, el día de las elecciones, de quien logre movilizar mayor número de votantes afectos, y de quienes se abstengan de votar, mujeres, hombres, demócratas, republicanos, gays, afroamericanos, hispanos, blancos, católicos, protestantes, jóvenes, adultos, mayores… Hoy, sinceramente, ni Obama ni Romney sabe quien va a ganar.









Vladimir Gessen


Entradas relacionadas

Ver todo