Revelan detalles que habrían incidido en muerte de Raúl Isaías Baduel


Revelan detalles que habrían incidido en muerte de  Raúl Isaías Baduel
Revelan detalles que habrían incidido en muerte de Raúl Isaías Baduel. Foto: Wikipedia

Al cumplirse un año de la muerte, en custodia del Estado venezolano, de Raúl Isaías Baduel, un general y exministro de Defensa disidente del chavismo, que estaba detenido en una de las sedes de los organismos de inteligencia, se presentó un informe que expone información “verificada” que indica que fue sometido a un “aniquilamiento físico y emocional progresivo y creciente que lo condujo a la muerte”.


Al presentar la investigación titulada “La muerte lenta de Raúl Isaías Baduel, un caso emblemático de la violación de los derechos a la vida, la integridad personal y la justicia en Venezuela”, el investigador Edgar López, del Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos (Provea), subrayó que sus condiciones de reclusión tuvieron efectos en su salud física y mental.


“Los requerimientos de atención médica y psicológica de parte de sus familiares y abogados fueron desatendidos en todo momento”, precisó al destacar que el trabajo, busca hacer un “ejercicio a la construcción de memoria”.

Sometido a cirugía en contra de su voluntad


El informe revela información sobre una intervención quirúrgica, a la que fue sometido en contra de su voluntad y “en un quirófano improvisado” en la principal base militar de la capital venezolana, para atender una hernia inguinal el 23 de diciembre del 2020, 10 meses antes de su muerte el 12 de octubre del 2021 y que, según sus familiares, provocó que su salud empeorara progresivamente.


La operación se realizó en un quirófano instalado en una carpa, muy cerca de un basurero. De nada sirvió que Raúl pidiera explicaciones o se resistiera, él me contó que quien más lo maltrató fue la anestesióloga, discutieron sobre colocarle anestesia general o anestesia local y eso fue lo último que recuerda Raúl del procedimiento”, es el relato de Cruz María de Baduel, esposa de Baduel.


Según sus allegados, tras la intervención que duró unas 3 horas, Baduel fue trasladado a su celda en “La Tumba”, una de las sedes de los Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) en Caracas, sin ser sometido a observación durante un tiempo prudencial y sin importar “que tuviera mucho dolor”.


La esposa de Baduel se enteró de la cirugía cinco días después, cuando le permitieron visitarlo y, según su testimonio, tenía el cuerpo edematizado y permanecía un “bulto” en el estómago, a pesar de que supuestamente, le habían extraído unas “masas”.


La operación implicó una incisión en el abdomen de unos 20 centímetros, no le suministraron analgésicos o lo esencial para que él mismo se hiciera las curas. En su celda no había agua y tenía que esperar que atendieran su llamado para ir al baño y limpiarse la herida”, expone en el informe Andreina Baduel, una de las hijas del general Baduel.


De acuerdo a sus familiares y abogados, el procedimiento fue ejecutado por el urólogo Vicente Dieguez Salinas, quien, durante 19 años, fue jefe del Departamento del Hospital Domingo Luciani. El texto revela que el médico fue detenido en 2018 luego de que las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) incautara medicamentos e insumos que pertenecían al hospital público.


El informe señala que el médico estuvo detenido durante nueve meses y que en 2020 “reapareció” como coordinador de un programa de salud del Ministerio para el Servicio Penitenciario, que ahora reside en España y se negó a contestar interrogantes planteadas por escrito por Provea sobre la intervención quirúrgica a Baduel.


Además, resalta que Baduel fue “víctima recurrente” de desaparición forzada de persona, pues cada vez que era cambiado de sitio de reclusión, ni sus familiares ni abogados tenían información sobre su paradero.


Su esposa cuenta que, en dos años, solamente pudo verlo 6 veces, en un espacio controlado con cámaras y vidrios tipo espejo. Ellos, sus familiares, también fueron sometidos a diversas “vejaciones” durante casi 12 años.


Persecución familiar


El informe detalla los actos de persecución contra Baduel, que se extendieron a varios de sus familiares.


Raúl Emilio Baduel, el mayor de sus 12 hijos, fue detenido en el 2014 en el contexto de una protesta antigubernamental y acusado a 8 años de prisión; Josnar Adolfo Baduel fue detenido en 2020 por su presunta vinculación con la Operación Gedeón y Raúl Iván Baduel fue apresado en 2020 y posteriormente “torturado para obligar” a uno de sus hermanos a inculparse de los delitos por los que era acusado.


Gerardo Carrero, yerno de Baduel, quien lideraba protestas antigubernamentales en 2014 también fue detenido y, aunque el Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias de la ONU pidió su inmediata liberación, el Estado hizo caso omiso.


Según el Ministerio Público (MP), Baduel falleció de un paro “cardiorrespiratorio producto del COVID-19, mientras se le aplicaban los cuidados médicos correspondientes y recibido la primera dosis de la vacuna”, pero sus familiares dudan de la versión.


Sus familiares sostienen que una exhumación, “realizada de acuerdo a los estándares internacionales establecidos en el Protocolo de Minnesota, es lo que corresponde” ante las pocas posibilidades de que las autoridades “accedan” a aclarar las dudas sobre su muerte en prisión.


Mientras el sistema de administración de justicia venezolano permanezca cooptado por el oficialismo las dudas persistirán y su duelo seguirá inconcluso”, concluye el informe.


El militar rompió con el gobierno del Chávez, cuando en 2007 llamó a votar contra la reforma constitucional que buscaba la reelección presidencial indefinida, un episodio que según narraciones presentadas en el informe, Chávez no le perdonó. En el pasado, Baduel fue homenajeado por haber “rescatado” a Chávez tras el golpe de Estado de 2002.


Baduel fue detenido en el 2009 y sentenciado a más de 8 años de cárcel acusado de varios delitos entre ellos enriquecimiento ilícito. En 2015 salió de la cárcel a donde volvió en 2017 por presuntamente haber violado su libertad condicional y posteriormente se le imputaron nuevos delitos. Defensores de derechos fundamentales insisten en que su encarcelamiento fue por “motivaciones políticas”.


La Misión Internacional Independiente sobre la Determinación de los Hechos sobre Venezuela, que ha concluido que individuos de alta jerarquía en la cadena de mando de los servicios de inteligencia venezolanos cometieron “crímenes de lesa humanidad” y señala al presidente Nicolás Maduro de encabezar planes de represión contra la disidencia, pidió la apertura de una averiguación “exhaustiva, transparente e independiente” sobre la causa de la muerte de Baduel. VOA