top of page

Estas son las ocho tendencias que impactarán a los niños en 2023


Estas son las ocho tendencias que impactarán a los niños en 2023
Estas son las ocho tendencias que impactarán a los niños en 2023. Foto: Pixabay

Está previsto que una serie de crisis interconectadas tengan un enorme impacto en los niños en 2023. Un informe de la agencia para la infancia de la ONU (UNICEF), detalla las tendencias que marcarán sus vidas en los próximos 12 meses.


La guerra en Ucrania, ha provocado el aumento de los precios en los alimentos y la energía, el hambre a nivel global y la inflación, solo un ejemplo de la forma en que la crisis afecta a millones de personas alrededor del mundo, incluyendo a niños, afectados mutuamente.


El informe Prospects for Children in the Polycrisis: A 2023 Global Outlook (Perspectivas para los niños en 2023: Un panorama global) también examina otros rangos de áreas significativas, desde el impacto actual de la pandemia COVID-19 hasta la fragmentación de internet y la emergencia climática.


A continuación se examinan ocho conclusiones contenidas en el estudio.


1. La pandemia proyecta una larga sombra, pero los avances ofrecen esperanza


La pandemia del COVID-19 ha destacado la necesidad de una fuerte seguridad sanitaria global y muchos países siguen estando en peligro. Desafortunadamente, son los niños quienes suelen ser los más vulnerables, no tanto al virus en sí, como a sus numerosos impactos.


Al mismo tiempo, la pandemia ha impulsado notables avances en el desarrollo de vacunas y reformas en los sistemas sanitarios mundiales y, en 2023, es esencial que el mundo siga reforzando la arquitectura sanitaria en todo el mundo.


2. Los esfuerzos para controlar la inflación tienen impactos no deseados


El aumento de la inflación ha sido la noticia económica del año y, como era de esperar, su impacto pueden pesar mucho en las familias y los niños. Los intentos de frenar la subida de precios también pueden tener graves consecuencias, como la desaceleración del crecimiento económico y la reducción de las oportunidades de empleo, sobre todo para los jóvenes.


La acción del gobierno para ampliar y proteger los beneficios sociales amortigua a los más vulnerables las consecuencias de la austeridad económica.


3. La inseguridad alimentaria y nutricional continuará


La inseguridad alimentaria ha ido en aumento como consecuencia de fenómenos meteorológicos extremos, cuellos de botella en las principales cadenas de suministro y conflictos como la guerra en Ucrania.


A medida que suben los precios, a las familias de todo el mundo les resulta más difícil alimentar a sus hijos, y es probable que esto continúe en 2023.


Hacer que los sistemas alimentarios del mundo sean más resistentes es una forma de mitigar este problema.


4. Las crisis energética causa un daño inmediato, pero puede haber un futuro verde


Para billones de personas, el aumento en los precios de la energía está incrementando drásticamente el costo de la vida, y las perspectivas para 2023 son inciertas.


Estas perspectivas han impulsado una mayor atención a la transición hacia fuentes de energía limpias y sostenibles, con el potencial de crear nuevos puestos de trabajo para los jóvenes.


Sin embargo, muchos de ellos no se sienten preparados para estas nuevas carreras, por lo tanto preparar a los jóvenes que buscan empleo con oportunidades de entrenamiento, necesita ser parte crucial de cualquier agenda de energía verde.


5. Enforcarse en la financiación climática y el alivio de la deuda


Los países en desarrollo se enfrentan a múltiples retos mientras intentan recuperarse de la pandemia, abordar la crisis climática y hacer frente a las tensiones económicas, pero el apoyo financiero a estos países no está aumentando para satisfacer sus crecientes necesidades.


Sin reformas que desbloqueen financiación adicional para el desarrollo, los recursos se dispersarán cada vez más y las necesidades urgentes quedarán sin cubrir, y eso son malas noticias para los niños.


6. La democracia bajo amenaza, los movimientos sociales retroceden


La democracia se ha visto cada vez más amenazada en los últimos años, y seguirá siendo un desafío en 2023. La inestabilidad política puede conducir a un cambio social positivo, pero también puede dejar la puerta abierta a líderes autoritarios.


En 2023, es probable que los jóvenes desempeñen un papel aún más distinguido en los movimientos sociales, ya sea en la acción por el clima, la salud mental, la educación o la igualdad de género. Su defensa será poderosa y contribuirá al impulse para el cambio.


7. El aumento del antagonismo complica los esfuerzos para ayudar a los niños


En una atmósfera de creciente faccionalismo, el multilateralismo se hace más difícil: el número de niños con necesidades se encuentra actualmente en su nivel más alto desde la Segunda Guerra Mundial, y es poco probable que un mundo antagónico conduzca a resultados positivos para los niños.


Es necesario mejorar la cooperación internacional para las organizaciones multilaterales puedan abordar los retos a los que se enfrenta la infancia: todavía hay oportunidades para dejar a un lado las tensiones, encontrar un terreno común y dar prioridad al bienestar de los niños, reseña la ONU


8. Internet se vuelve menos abierta y más fragmentada


Factores tecnológicos, comerciales y políticos están fragmentando la red en islas aisladas de conectividad y gobernanza.


Los niños son particularmente afectados, ya que dependen en gran medida del internet para su educación y sus interacciones sociales. En 2023, es probable que veamos esfuerzos para promover una red libre, inclusiva y segura, y deben aprovecharse todas las oportunidades para crear un futuro digital que beneficie a los niños.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comentários


bottom of page