No se puede tapar el Sol con un dedo

Actualizado: 23 ago

7 May 2012

¿Cómo se puede ocultar que el cartel venezolano de la droga maneja un mínimo de entre 3 mil millones a un máximo de 15 mil millones de dólares cada año?

William R. Brownfield declaró -en el 2008- que la cantidad de droga que pasaba por Venezuela se había multiplicado hasta llegar entre 200 a 300 toneladas por año, Brownfield, es el actual Secretario de Estado para el Bureau Internacional Antidrogas del Departamento de Estado de los EEUU. Anteriormente, fue embajador en Venezuela y en Colombia sucesivamente, hasta el 2011.

Esta cifra es creíble para quienes hemos estado en la lucha antidrogas por décadas. Ya para 1993 -según registran los archivos de la AFP- “Gessen recordó que el segundo cargamento más grande de cocaína decomisado en Estados Unidos de 15 toneladas provenía de Venezuela, mientras que la Guardia Nacional incautó 162 toneladas de cocaína en el país el año pasado (1992)”. El diario El Tiempo, también en 1993, señalaba que “El presidente de la Fundación Venezuela Libre de Droga, Vladimir Gessen, afirmó que en su país no sólo existía un cartel, sino que movía un mínimo de 1.200 millones de dólares anuales. Igualmente, la Agencia Francesa de Noticias, señalaba para la época (años noventa): “Según dijo Gessen, de acuerdo con las estimaciones de que del monto requisado de la droga equivale al 10 por ciento de la que realmente se transportó, los cálculos conservadores indican que no menos de 130 toneladas de cocaína pasan por Venezuela anualmente. Además, el diputado venezolano, Presidente de la Comisión antidrogas del Congreso, indicó a El Nacional que un informe del Comité Nacional de Información Estratégica sobre Drogas en Estados Unidos advierte que, en los puertos venezolanos de Puerto Cabello el principal del país, Maracaibo la urbe petrolera, Maracay y Caracas, hay importantes centros de almacenamiento de drogas. En la sierra del Perijá del estado Zulia, del cual Maracaibo es capital, hay laboratorios de cocaína, y Venezuela es centro de tráfico de productos químicos esenciales para la fabricación de la droga, aseveró Gessen”.

De manera que me consta personalmente que el cartel venezolano de la droga es de larga data. Si en aquella época -hace 20 años- ya transitaban por Venezuela más de 100 toneladas de cocaína, no me extraña que hoy se haya duplicado o triplicado esa cantidad. En la Comisión Antidrogas del Congreso calculábamos –para ese entonces- que en Venezuela se lavaban anualmente 1.300 millones de dólares.

En Perú, un kilo de pasta base de cocaína vale en el mercado ilegal 800 dólares, en Bolivia 1.000 dólares y en el mercado ilegal de la frontera con Brasil, ese precio asciende a 6.000 dólares., solamente la pasta para producir la cocaína. Un kilo de cocaína tiene un valor ilegal en Venezuela de 20 mil dólares, en Estados Unidos de entre 50 a 80 mil dólares. En Europa, de entre 80 mil a 120 mil dólares.

Si por Venezuela se trafican entre 200 a 300 toneladas cada año, calculados a su valor más bajo en el mercado ilegal, los ingresos del cartel venezolano de la droga oscilan entre 4 mil millones a 15 mil millones de dólares ¡por año!. Esto es mucho más que el presupuesto nacional de cualquier país de Centro América o del Caribe. Las actuales autoridades venezolanas han informado de capturas anuales de más de 15 toneladas. Así, proyectando si solamente el cartel venezolano de la droga traficara en el presente150 toneladas de cocaína, el ingreso neto de esta empresa criminal sería por el orden de los 3 mil millones de dólares anuales. No existe ninguna empresa legal en Venezuela que tenga tantas ganancias. ¿No le parece al gobierno que esta ilegal, delincuente y capitalista operación económica es la primera que debería ser expropiada o intervenida o eliminada?









Vladimir Gessen