top of page

Navidad siempre con Billo


Foto: Archivo A.J.M

Por estos días, y como todos los años, vuelve a sonar en la radio “Cantares de Navidad”, con la Billo’s Caracas Boys, una de las canciones indispensables de su vasto repertorio, incluida en el álbum del mismo nombre, grabado por la orquesta en los primeros años de la década de los 60 del siglo pasado.


En mi educación sentimental la Billos tiene un lugar muy especial, sobre todo cuando la agrupación reinicia sus actividades en 1960 (fue fundada en 1940 por Billo Frómeta, ese gran dominicano, pero venezolano de alma y corazón), luego de los dos años en que su creador estuvo preso acusado de bigamia. El inolvidable músico, bien calificado como “El cantor de Caracas”, por las innumerables y hermosas canciones que compuso a nuestra ciudad, irrumpe con gran brillo en esta nueva etapa, presentando como vocalistas a dos marabinos que se hicieron sumamente populares: el bolerista Felipe Pirela, uno de los grandes de todos los tiempos; y el gran guarachero Cheo García, cuyo sabroso estilo interpretativo cautivó de inmediato.


Próximo a llegar a la adolescencia, en las fiestas familiares, aprendí a dar mis primeros pasos de baile con la Billo’s y los éxitos que en esos años popularizaron Pirela y García, entre los que se encontraba, cómo no, “Cantares de Navidad”. No me perdía en la televisión un programa que presentaba Radio Caracas TV, llamado “Esta noche Billo’s”, que conducían Henry Altuve y Paula Bellini. Gran admirador de las mujeres, el maestro le compuso a la que para la época era la animadora de televisión más famosa del país su célebre tema “Paula”, así como crearía poco después “Emilita la de Cuba”, dedicado a Emilita Dago, quien para más señas era la vocalista femenina de Los Melódicos, la orquesta que para esos años rivalizaba de igual a igual con la del maestro Frómeta en el favoritismo del público.


A la salida de Pirela de la Billo’s, recuerdo fotográficamente el debut de José Luis Rodríguez como su sustituto, con su estampa de delgado galán que quitaba el hipo a las mujeres. Con la orquesta, el cantante tuvo su primera cadena de éxitos, con temas como “Quiero verte una vez más”, Charlemos”, Tarde gris”, “Nada”, Un cigarrillo, la lluvia y tú”, “Garúa” y “Nuestro balance”, la mayoría de ellos tangos versionados a ritmo de bolero. La otra gran figura de la orquesta, que entraría años después, fue Memo Morales, apodado “El gitano maracucho”, pues su repertorio estaba compuesto básicamente de pasodobles, aires morunos y otros temas de inspiración española.


Sin desmerecer a los otros cantantes que luego han pasado por la Billo’s Caracas Boys, ninguno de ellos alcanzó la idolatría que obtuvieron Felipe Pirela, Cheo García, José Luis Rodríguez y Memo Morales, quienes brillaron notablemente a su paso por la banda que les sirvió de trampolín a la fama.


Por supuesto, tampoco hay que olvidar los buenos momentos de la Billo's, desde su fundación en 1940 hasta esta etapa que he comentado. Fueron los años del Roof Garden y el Sans Souci. Los mismos en que alternaba con las grandes orquestas de entonces, como Luis Alfonso Larrain, Pedro J. Belisario, Aldemaro Romero, Chucho Sanoja y Rafael Minaya.


En un país donde lo efímero sigue a la orden del día, que la Billo’s Caracas Boys se haya mantenido durante todos estos años sin perder vigencia en el fervor popular, es algo que regocija. Hoy le rendimos justo homenaje recordando su célebre estribillo: “Navidad que vuelve, tradición del año, unos van alegres y otros van llorando”.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page