top of page

Muerte de Saleh al-Arouri aumenta riesgo de que se extienda la guerra de Gaza


La muerte de Saleh al-Arouri aumenta potencialmente que continúen los enfrentamientos en la franja de Gaza.Foto: @naveedmarfani

El estado de Israel mató el martes 2 de enero, al dirigente adjunto de Hamás Saleh al-Arouri en un ataque con dron en Beirut, capital de Líbano, según fuentes de seguridad libanesas y palestinas, lo que aumenta el riesgo potencial de que la guerra en Gaza se extienda mucho más allá del enclave palestino.


Arouri, de 57 años, es el primer alto dirigente político de Hamás muerto desde que Israel lanzó una demoledora ofensiva aérea y terrestre contra el grupo hace casi tres meses, tras su asalto de choque y su incursión en ciudades israelíes.


El grupo libanés Hizbulá, aliado de Hamás y fuertemente armado, ha estado intercambiando fuego casi a diario con Israel a través de la frontera sur de Líbano desde que comenzó la guerra en Gaza en octubre.


El líder de Hizbulá, Hassan Nasrallah, ha advertido a Israel de que no lleve a cabo ningún asesinato en suelo libanés, prometiendo una "reacción severa".


Hizbulá dijo el martes que había atacado con misiles a un grupo de soldados israelíes en los alrededores de Marj, tras la muerte de Arouri.


Israel acusa desde hace tiempo a Arouri de ataques letales contra sus ciudadanos, pero un responsable de Hamás dijo que también estaba "en el centro de las negociaciones" llevadas a cabo por Qatar y Egipto sobre el resultado de la guerra de Gaza y la liberación de los rehenes israelíes en poder de Hamás.


Israel no confirmó ni negó haber llevado a cabo el ataque, pero su portavoz militar, el contralmirante Daniel Hagari, dijo que las fuerzas israelíes estaban en un alto estado de preparación y listas para cualquier escenario.


"Lo más importante que hay que decir esta noche es que estamos centrados y seguimos centrados en la lucha contra Hamás", dijo cuando un periodista le preguntó por las informaciones sobre la muerte de Arouri.


"Esperando el martirio"


Israel había acusado a Arouri, cofundador del ala militar de Hamás, las Brigadas Izz-el-Deen al Qassam, de ordenar y supervisar durante años los ataques de Hamás en Cisjordania, ocupada por Israel.


"Estoy esperando el martirio y creo que he vivido demasiado", dijo Arouri en agosto de 2023, en alusión a las amenazas israelíes de eliminar a dirigentes de Hamás, ya sea en Gaza o en el extranjero.


Nasser Kanaani, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, uno de los principales partidarios de Hamás y Hezbolá, dijo que la muerte de Arouri "encendería sin duda otra oleada en las venas de la resistencia y la motivación para luchar contra los ocupantes sionistas, no sólo en Palestina, sino también en la región y entre todos los buscadores de la libertad del mundo".


Cientos de palestinos salieron a las calles de Ramala y otras ciudades de Cisjordania para condenar la muerte de Arouri, coreando: "¡Venganza, venganza, Qassam!"


Los rebeldes hutíes de Yemen, respaldados por Irán, han prometido continuar sus ataques contra la navegación en el mar Rojo hasta que Israel ponga fin al conflicto en Gaza y han advertido de que atacarían buques de guerra estadounidenses si la propia milicia fuera blanco de sus ataques.


Milicianos hutíes dispararon dos misiles balísticos antibuque hacia el sur del mar Rojo, aunque no se registraron daños, dijo a última hora del martes 2 de enero el Comando Central de Estados Unidos (CENTCOM, por sus siglas en inglés).


La Autoridad de Operaciones de Comercio Marítimo de Reino Unido reportó hasta tres explosiones cerca de un buque mercante en el estrecho de Bab al-Mandab, al este de Assab, en Eritrea, sin que se informe de daños.


Estados Unidos ha anunciado la creación de un grupo de trabajo marítimo internacional para proteger la navegación a través del mar Rojo, que desemboca en el canal de Suez, una ruta marítima que transporta aproximadamente un tercio de la carga mundial de contenedores.


Hospital Al Shifa


La guerra de Gaza se desencadenó el 7 de octubre con un ataque transfronterizo de Hamás contra ciudades israelíes en el que, según Israel, murieron 1.200 personas y unos 240 rehenes fueron devueltos a Gaza.


El Ministerio de Sanidad de Gaza dijo que en las últimas 24 horas habían muerto 207 personas, lo que eleva a 22.185 el total de víctimas mortales palestinas registradas en casi tres meses de guerra en Gaza.

Israel afirma que intenta evitar daños a los civiles y culpa a Hamás de incrustar combatientes entre ellos, acusación que Hamás niega.


El ataque israelí contra el hospital Al Shifa de la ciudad de Gaza el pasado noviembre avivó la alarma mundial por la suerte de los civiles y pacientes que se encontraban en su interior.

Israel afirmó que Hamás utilizaba túneles bajo el hospital como cuartel general y que utilizaba a sus pacientes como escudos.


Un responsable estadounidense dijo el martes, citando información desclasificada de los servicios de inteligencia de Estados Unidos, que las agencias de espionaje estadounidenses habían calculado que Hamás y la Yihad Islámica habían utilizado Al Shifa para comandar fuerzas y retener a algunos rehenes, pero que lo habían evacuado en su mayor parte antes de que entraran las tropas israelíes.


Los bombardeos israelíes han sumido a los 2,3 millones de habitantes de Gaza en un desastre humanitario en el que miles de personas han quedado en la indigencia y amenazadas por la hambruna debido a la falta de suministros alimentarios.


Hamás responde a la propuesta de alto al fuego


Poco antes de la muerte de Arouri, el líder supremo de Hamás, Ismail Haniyeh, que también tiene su base fuera de Gaza, dijo que el movimiento había dado su respuesta a una propuesta egipcio-qatarí de alto el fuego.


Reiteró que las condiciones de Hamás implicaban "un cese completo" de la ofensiva israelí a cambio de nuevas liberaciones de rehenes.


Israel cree que quedan 129 rehenes en Gaza después de que algunos fueran liberados durante una breve tregua a finales de noviembre y otros murieran durante ataques aéreos e intentos de rescate o huida.


Israel ha prometido seguir luchando hasta acabar con Hamás, pero no está claro qué planea hacer con el enclave en caso de lograrlo, ni dónde queda la perspectiva de un Estado palestino independiente.


En Washington, el Departamento de Estado denunció como "incendiarias e irresponsables" las declaraciones de los ministros del gabinete israelí Bezalel Smotrich e Itamar Ben-Gvir en las que abogaban por el reasentamiento de palestinos fuera de Gaza.


Estas declaraciones ponen de manifiesto el temor de algunos sectores del mundo árabe a que Israel quiera expulsar a los palestinos de las tierras en las que imaginan un futuro Estado, repitiendo así la desposesión masiva de palestinos que se produjo cuando se creó Israel en 1948. Con información de LavozdeAmérica


bottom of page