top of page

Los poetas electromecánicos


Con Los poetas electromagnéticos se busca fomentar el pensamiento creativo en los alumnos de las escuelas técnicas. Foto: Cortesía Federico Imas

Estudié en el Instituto Técnico Jesús Obrero durante la secundaria. Cursé talleres de Dibujo técnico, Carpintería, electricidad y automotriz. Aprendí a lijar madera, hice un martillo y hasta

desarmé el motor de un Volkswagen 68 que teníamos en las instalaciones del colegio, ubicado en Los Flores de Catia, en el oeste de Caracas. Y ahora viene mi confesión: No la pasé bien ¿Por qué?


Porque solo quería ensuciarme las manos con tinta; lo mío era la escritura.


Hubiese estado genial tener un espacio entre los clavos, las maderas, el aceite y los cables para explorar esas inquietudes literarias que teníamos algunos, pero bueno, eran otros tiempos.


Afortunadamente en la escuela Técnica N°25, Teniente 1° de Artillería Fray Luis Beltrán de

Buenos Aires, surgió un movimiento poético llamado “Los poetas electromecánicos”,

conformado por alumnos del segundo año de secundario (sección 4).


Bajo la guía del profesor de Castellano y Literatura Pedro Nazar, e inspirados en las

herramientas del taller y del poeta argentino Oliverio Girondo, los alumnos publicaron el

poemario “XD, las barreras mentales”. Es bueno aclarar que este es el segundo libro del grupo, pues en 2021 ya habían publicado “Nashe, poesía de la distorsión”. Supe de este genial movimiento literario gracias a mi colega periodista y comediante María Sol Oliver, quien escribió de estos jóvenes poeta para el diario Clarín.


La idea de Los Poetas electromecánicos desde su creación en 2017 era, tal y como contó María Sol en su nota “expandir y crear, apropiarse de las herramientas del taller, jugando con las palabras y estableciendo un puente entre las materias teóricas y las prácticas, que en las

secundarias técnicas suelen estar bien separadas”.


Hoy en día ya se toma con normalidad que los jóvenes al salir de clase de Castellano y

Literatura, se reúnan en el taller de hojalatería o carpintería, para compartir ideas y sacar

temas para su producción literaria. Es así como un simple destornillador o un martillo pasan de ser simples herramienta, para convertirse en un disparador literario.


Según las palabras del profesor Nazar, su idea con los poetas electromecánicos es fomentar el pensamiento creativo en los alumnos de las escuelas técnicas, no solo para resolver problemas inherentes a las disciplinas que se cursan en los talleres, sino también que los jóvenes desplieguen su imaginación y descubran el arte que se esconde entre los materiales. Y eso fuera una herramienta que ayude a los alumnos, no solo a resolver problemas, sino a trabajar en equipo y a relacionarse con las demás personas.


¿Cuándo nació el proyecto poetas electromecánicos?


En 2017, al profesor Pedro Nazar se le ocurrió la idea de crear un nuevo género literario que

denominó “Industria Ficción”. Esto decantó en un concurso de cuentos inspirados en fábricas,

mecánica, electricidad, entre otras disciplinas técnicas. Hoy, 6 años después, ya el concurso es interescolar y participan alumnos de los distintos colegios técnicos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comentários


bottom of page