top of page

Casi fue el fin de mundo


Cuando le pidan a Dios que interceda por mí, aclaren por favor que el beneficio solicitado es para Juanette. Imagen: Jo-B, Pixabay

Querido lector, si por el título piensa que la columna de esta semana trata de algún tema

apocalíptico como guerras nucleares, pandemias o invasiones extraterrestres, permítame

decirle que se equivocó. Esta es la historia de un viaje, bueno, más bien de un casi viaje.


Ocurrió el viernes 14 de abril, recuerdo que yo estaba escribiendo un Paper de Inteligencia

Artificial, cuando mi celular comenzó a sonar. No era una llamada, eran las notificaciones de

Telegram, específicamente del grupo que tenemos los productores asociados de la película La Uruguaya, en la que tuve el honor de participar junto a la comunidad Orsai, y a un grupo de gente maravillosa que ahora escribían insistentemente.


¿Pero por qué estaba tan activo el grupo? Y la verdad es que siempre está activo, pero en esta oportunidad se me mencionaba insistentemente. Al parecer, el destino me había puesto a un paso de ir, en representación de nuestra película al “Festival de cine del fin del mundo", en la ciudad de Ushuaia, que queda justamente en el fin del mundo.


¿Se puede estar a un paso del premio mayor? Por lo visto si, al menos eso aprendí el pasado

14 de abril. Resulta que como somos muchos los productores asociados (1.961 personas), se

sorteó un lugar para viajar al festival, que se celebrará el viernes 21 de abril. La rifa en cuestión se hizo bajo el infalible método Thamaz. Aclaro que Thamaz no es un matemático

griego, sino más bien argentino, quien no solo es socio productor sino también mago.


El método funciona así: Se toma el número de cada socio productor y se aplica el siguiente

cálculo: [(Nro Loteria * 1961) / 10000] +. El resultado es el número ganador. Si el ganador está

imposibilitado de recibir el premio, entonces se traslada al siguiente número por aproximación, y así, hasta que alguien pueda disfrutarlo.


El ganador número 1 por vivir en España, no tenía la posibilidad de viajar con suficiente tiempo hasta Buenos Aires por lo que quedó fuera de carrera y le correspondió al portador del siguiente número por aproximación. El segundo candidato vivía en Argentina, pero no podía ir a Ushuaia por cuestiones de trabajo.


A todas estas, en el grupo de Telegram, los productores le preguntaban al Gerente de

Comunicaciones de Orsai Nacho Merlo, ¿Quién iría al Festival de cine del fin del mundo? Fue

entonces cuando Nacho nos contó lo que sucedía. Y agregó:


- El tercero por aproximación también es de Argentina, es obstetra y está consultando

con su esposa y arreglando su agenda para ver si puede viajar. De no poder hacerlo el

que le sigue es Juanette.


Confieso que al leer mi nombre casi me desmayo, pero Nacho me sacó de transe al

preguntarme ¿Juanette vos podés viajar el día 21 de abril? A la pregunta simplemente

contesté con un “OBBBVIOOOOOO!!” y el grupo estalló.


Algunos compañeros sugerían que si el tercer candidato no tenía quien le acompañara,

entonces fuéramos los dos. Entre tanto, otros me daban ánimo, y formulaban teorías todas a

mi favor. La más fuerte: “El candidato es médico, no puede dejar a sus pacientes colgados”.


Y los más extremos le pedían a Dios “Oh señor, tu que todo lo puedes, has que Juan vaya a

representarnos en Ushuaia”. Pues resulta que estos últimos fueron escuchados; el tema es que el tercer candidato también se llamaba Juan (como yo). Así que el todo poderoso escuchó las plegarias e hizo posible que Juan Martín (y no Juanette) pudiera ir al viaje. De todas formas, gané algo: Una anécdota para escribir esta columna.


Y ahora un consejo final: Cuando le pidan a Dios que interceda por mí, aclaren por favor que el beneficio solicitado es para Juanette, porque si dicen solo “Juan”, seguramente conceda su gracia a alguno de los Juanes que habitan la tierra.


Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page