top of page

80% de hospitales en Venezuela reportan hechos de violencia por parte de familiares de paciente


Informe Semi Anual 2023, de Encuesta Nacional de Hospitales en el cual hacen un recuento de los resultados entre los meses de enero a septiembre. Foto: Pixabay

La evaluación funcional y logística de un hospital es un fenómeno complejo, requiere cuantificación de muchos medicamentos, insumos, operatividad de unidades, recursos

humanos e indicadores de desempeño. Esta labor es mucho más compleja cuando

hablamos de centros hospitalarios con diferente nivel de complejidad y organismos de adscripción diversa.


La Encuesta Nacional de Hospitales, desde el año 2014 ha monitoreado la situación

hospitalaria a través de una serie de indicadores que dan una perspectiva de

la capacidad de atención del sistema de salud pública en Venezuela, a través de sus hospitales más importantes.


A partir de finales del año 2018, la ENH adoptó un formato semanal que se mantiene

activo actualmente, lo cual permite tener información directamente desde campo en

tiempo real. Muchos de nuestros indicadores han sido parte de la encuesta desde el primer

momento, sin embargo, se han incorporado varios otros a través de los años. Esto, con

la función de la ENH es dar una perspectiva temporal de los indicadores y poder

responder preguntas simples: la situación en los hospitales está mejor o peor que en

épocas anteriores o cuáles son las áreas que requieren mayor esfuerzo para llevarlas a

parámetros aceptables internacionalmente.


A continuación presentaremos los resultados de nuestro monitoreo de enero a septiembre del año 2023.


Insumos de emergencia


La capacidad de atención de los hospitales puede ser medida a través de distintos indicadores, sin embargo, el abastecimiento de insumos en áreas críticas como emergencia y quirófano, es una buena base para poder entender qué tan preparados o dotados están los hospitales, en este caso, los del sistema público de salud en Venezuela.


La ENH calcula, en base a 20 insumos considerados indispensables de emergencia, un indicador de desabastecimiento. El acumulado hasta septiembre 2023 arrojó un desabastecimiento del 39% en estos insumos. Para el año 2022, en el mismo período de tiempo (enero septiembre), el índice de desabastecimiento fue de 43%


El 29% de los hospitales monitoreados reportaron no tener ni analgésicos mayores ni inhaladores de asma ningún día y el 23% reportó no tener medicamentos antihipertensivos

ningún día. Sin embargo, cuando tomamos en cuenta estos tres insumos y sumamos los hospitales que reportaron tenerlos pero de manera intermitente llegamos a un

dato bastante alarmante. El 77% de los hospitales monitoreados no cuentan con inhaladores de asma de manera constante, así como el 75% no cuenta con medicamentos antihipertensivos de manera regular.


Camas de emergencia operativas


Otro de los factores que infuyen en la capacidad de atención de pacientes, especícamente en emergencia es la cantidad de camas operativas. Es decir, no únicamente las que existen sino las que en efecto están en condiciones de ser utilizadas de manera inmediata.

Para el período enero - septiembre 2023, tenemos que el promedio de camas de emergencia operativas por hospital es de 34. Teniendo en cuenta que en este mismo período en 2022 fue 37, podemos observar que no hubo ninguna variación importante.


Si tomamos en cuenta que el promedio de camas de hospitalización operativas desde enero a septiembre 2023 fue de 215,2, tenemos que las camas de emergencia representan el 16% del total de camas operativas a nivel nacional


Sin embargo, para poder profundizar en la importancia de este indicador, debemos tener en cuenta que si bien no existe un estándar internacional de camas de emergencia que deberían estar operativas, ya que esto depende de distintas variables, se considera un porcentaje

aceptable que entre el 10% y el 15% de las camas totales disponibles, estén destinadas a emergencias.


Personal de Salud


Por otro lado, la ENH también monitorea el personal de salud disponible en las emergencias de los hospitales. Para la primera mitad del 2023, tenemos que hay en promedio 14 residentes, 9 especialistas y 14 enfermeras disponibles en el turno diurno, estos valores se han mantenido estables en los últimos 3 años, si bien hubo un aumento de disponibilidad de personal durante los meses de la pandemia por probable movilización de personal ,

durante el año 2023 se ha mantenido en los niveles que teníamos pre pandemia.


Si comparamos esta información con el mismo período del 2022 podemos ver que realmente no hubo ninguna variación importante. Sin embargo, es importante tener en cuenta que en estos casos, que los indicadores se mantengan estables en el

tiempo no es necesariamente algo positivo. En muchos de los indicadores que esta encuesta monitorea, que los indicadores no mejoren signica que no ha habido ninguna iniciativa real de mejorar la capacidad de atención


Servicios Públicos


Entendiendo la importancia que tienen el acceso al agua y la electricidad, para poder realizar tratamientos y procedimientos, como por ejemplo, las diálisis, en el contexto

hospitalario, la ENH ha monitoreado sistemáticamente el comportamiento de estos servicios.


En este aspecto, es importante recordar siempre que la situación de los hospitales no escapa al contexto nacional y mucho menos al regional. Es decir, que la información que recogemos desde los hospitales sobre el acceso a servicios básicos como agua y luz, son también evidencia del comportamiento de estos servicios en las zonas en las que estos hospitales se encuentran. Por lo que este indicador no sólo sirve para entender la situación hospitalaria, sino también la situación de las comunidades en territorio nacional.


Durante el período enero - septiembre 2023, 10% de los hospitales monitoreados reportaron no tener agua en los servicios de terapia intensiva ningún día de la semana.


Adicionalmente, la mayoría de los hospitales reportaron intermitencia en el servicio con apoyo de cisternas Quizá una des las áreas donde menos se ha visto mejoría

en cuanto a los indicadores estructurales ha sido la disponibilidad de agua en los hospitales a pesar de que han habido diversa organizaciones de corte humanitario UNICEF, OPS, Cruz Roja Internacional, que incluso han hecho intervenciones en el algunos hospitales. Así como también la implementación de estrategias de WASH que no solo implican la restauración de un sistema de agua sino también el uso del mismo y el impacto de las enfermedades asociadas a la mala calidad del agua, todavía nuestra encuesta registra que menos del 30% de la unidades críticas reportan presencia de agua diaria y más del 60% de los hospitales tienen agua sólo de forma intermitente. La ausencia de agua en los centros hospitalarios se traslada en eventos de alto costo como infecciones adquiridas el entorno hospitalario sino que también implica un gasto económico de los familiares o pacientes para poder subsanar la falta de agua para necesidades básicas.


Adicionalmente, tenemos que en este mismo período, 4% de los centros monitoreados reportaron daños en equipos atribuibles a las  fluctuaciones en el servicio eléctrico,

así como 9% de los hospitales reportaron que las plantas eléctricas existen pero no funcionan


Tiempos de Atención


Tener una imagen de la situación del abastecimiento de áreas críticas como emergencia, nos permite además contextualizar otros indicadores de esta encuesta. Tal es

el caso de los tiempos de atención. Este indicador está basado en el lo que en la gerencia

hospitalaria es conocido como el “tiempo aguja”, el cual se re ere al tiempo que transcurre desde que el paciente llega a la emergencia hasta que se le administra el primer

medicamento. La ENH monitorea únicamente los tiempos de atención de infarto y de neumonía


Para el período enero - septiembre 2023, el tiempo promedio de atención de infarto es de 2 horas 12 minutos. Teniendo en cuenta que para este mismo período en el año 2022

fue de 2 horas 18 minutos, vemos que no ha habido ninguna variación real en la capacidad de atención para pacientes que llegan con insuficiencia cardíaca a las emergencias de los hospitales. Especialmente, cuando tenemos un índice tan alto de hospitales que reportan no tener medicamentos antihipertensivos de manera regular (75%).


Lo que generalmente ocurre en estos casos, es que los familiares del paciente deben salir del hospital para adquirir los medicamentos necesarios generando, además de un gasto particular para poder ser atendido, retraso en la aplicación del tratamiento.


En el caso de los pacientes con neumonía, la ENH registró en este mismo período un promedio de 2 horas 42 minutos para ser atendidos. El mismo período de tiempo en 2022 registró un promedio de 3 horas.


Muertes evitables


Las carencias del sistema de salud público en Venezuela, desgraciadamente solo tienen una consecuencia y es la limitación de la capacidad de atención a los pacientes. Siendo esto, en el peor de los escenarios, muertes que si el sistema de salud o los hospitales estuvieran en condiciones óptimas, pudieran haberse evitado. En este sentido, la ENH monitorea desde el año 2018, la cantidad de muertes que, según el criterio de nuestros enlaces en campo, se deben a fallas institucionales y que de no haberse presentado esta falla, pudieran haberse evitado.

Para el período enero - septiembre 2023, tenemos un total de 610 muertes evitables por infarto y 371 por trauma. Si comparamos con el mismo período de 2022, vemos que hay una disminución significativa de estas muertes.


Cuando revisamos cuáles son las principales causas de estas muertes evitables, tenemos que la gran mayoría de los hospitales reportaron que esto se debió a causa de falta de medicamentos y falta de equipos. Lo cual no sólo debe encender las alarmas de las autoridades pertinentes, sino que reafirma los datos expuestos en este boletín acerca de las carencias del sistema público de salud.


Violencia

La ENH tiene como objetivo monitorear todos los elementos que influyen en la vida hospitalaria. Desgraciadamente, a través de nuestros monitoreos hemos aprendido que en Venezuela, los hospitales no son espacios particularmente seguros, es por ello que desde el año 2018 monitoreamos semanalmente estos eventos, para conocer la naturaleza de los mismos.


En el período enero - septiembre 2023, tenemos que más del 80% de los centros de salud reportan hechos de violencia por parte de los familiares de los pacientes hacia el personal de salud. Es importante en este punto, destacar la importancia del contexto hospitalario en Venezuela. Como hemos visto a través de todos nuestros indicadores, los hospitales ne Venezuela hoy tienen grandes carencias que en su mayoría, los familiares de los pacientes deben tratar de compensar. Esto evidentemente tiene un impacto negativo sobre el propio paciente y sobre los


familiares que deben lidiar no sólo con lo que sea que presenta el paciente, sino con la angustia de no poder costear un medicamento o un estudio para que puedan ser atendidos.

Sin duda esto no es una justificación para que haya violencia contra el personal de salud, pero el contexto ayuda a explicar por qué esto es una situación que se vive con regularidad en gran parte de los centros de salud del país. De igual forma, nuestro monitoreo registró altos porcentajes de robos y hurtos dentro de los espacios físicos del hospital, así como la presencia y hostilidad de cuerpos paraoficiales y paramilitares. Con información de Informe de Encuesta Nacional de Hospitales



bottom of page