top of page

Venezolanos por el Mundo: Bucaramanga tiende una "mano amiga" a migración venezolana


Uno de cada 10 habitantes en Bucaramanga es migrante venezolano Foto: IvanQuintero, Pixabay

Desde que se agudizó la crisis migratoria venezolana, entre 2017 y 2018, las autoridades de Bucaramanga mostraron su intención por brindar una "mano amiga" a miles de migrantes. Con el pasar de los años, la ciudad dejó de ser un territorio de paso para convertirse en un lugar de acogida y amparo para dicha población.


Las garantías en materia de derechos humanos ofrecidas por el Gobierno Local y la atención en términos de servicios fundamentales, como salud y educación, brindaron mejores condiciones para los migrantes en la capital santandereana, en comparación con otras urbes y poblaciones del país.


De hecho, Bucaramanga fue una de las primeras ciudades capitales del país en crear, mediante decreto, la Mesa de Coordinación de Asuntos Migratorios. Desde febrero de 2020 se comenzaron a diseñar y gestionar tanto planes como programas de atención mediante dicha instancia.


En otras palabras, la capital santandereana ha tenido una política de "puertas abiertas" frente a la crisis migratoria venezolana. Tanto así que se convirtió en uno de los territorios preferidos por los ciudadanos que se vieron obligados a salir de Venezuela.


Actualmente, Bucaramanga es lugar de residencia para 60.809 migrantes venezolanos. Esta cifra ubica a la "Ciudad Bonita" como el octavo territorio del país con la mayor cantidad de migrantes. Alrededor de 51 % de los ciudadanos venezolanos que habitan en Santander viven en la capital del departamento.


Jorge Neira González, secretario de Desarrollo Social de la Alcaldía de Bucaramanga, señaló que “este gobierno se caracterizó por considerar que teníamos una labor humana alrededor de la atención para la población migrante”.


El funcionario resaltó que “no se trataba solamente de un tema de emergencia, sino también de empatía, de reconocimiento de derechos humanos y reciprocidad. Esperamos que esta sea la visión que siga manteniendo el próximo gobierno”. Con información de migravenezuela.com


Judazmin Mata, la venezolana que ganó el campeonato mundial de dominó


La venezolana Judazmin Mata, de 49 años, fue parte de la selección nacional que obtuvo por primera vez el título en el campeonato mundial de dominó.


Desde los ocho años de edad Judazmin Mata conoce y juega dominó, un juego de mesa tradicional en muchos países de Latinoamérica y al que la venezolana se dedicó profesionalmente, al punto de que en octubre de este año, junto a la selección venezolana, logró el título de campeona mundial de dominó en Barranquilla, Colombia.


“Coronarse campeona mundial es el sueño de cualquier atleta que practique profesionalmente un deporte. Mis sentimientos son absolutamente positivos. Siento orgullo, alegría, satisfacción, ganas de seguir dando lo mejor de mi en la disciplina que decidí ejecutar”, cuenta en entrevista para la Voz de América.


La victoria en el mundial de Barranquilla es un premio a la perseverancia y constancia de la venezolana.


Esta no ha sido la primera edición a la que ha asistido. En 2011 participó en el mundial de Costa Rica, en 2012 también jugó en el mundial que se realizó en Venezuela. Así como en el mundial de Orlando (2013), mundial de Médico (2014), mundial de Puerto Rico (2015) y mundial de Punta Cana (2022).


Además, ha participado en otro tipo de eventos internacionales, como torneos privados en Valledupar 2016 y República Dominicana 2017.


Sobre el mundial de Colombia, Judazmin Mata comenta que había un total de 426 participantes de 15 países. La competencia entre inauguración, evento y clausura tuvo una duración de cuatro días y se desarrollaron tres torneos en total. “Fue una organización extraordinaria, me sentí atendida, cuidada y respetada por toda la directiva desde mi llegada, hasta el momento de retornar a mi país”, agrega.


La migración venezolana hace que el béisbol florezca en Colombia



Los venezolanos han elevado el nivel de la liga de béisbol en Colombia. Foto referencial: KeithJJ, Pixabay

El béisbol no es popular en Colombia. Excepto en la costa caribeña, en el país predomina el fútbol. En Bogotá, la capital, la mayoría sabe muy poco de ese deporte. Y la ciudad solo tiene dos campos públicos para practicar esa disciplina.


No obstante, al visitar el Estadio Distrital Hermes Barros Cabas cualquier fin de semana, no pareciera que eso es así. En un domingo reciente, cinco grupos de niños vestidos con los uniformes de sus equipos llenaban todos los rincones del campo principal.


Los entrenadores hacían prácticas de bateo; los niños atrapaban bolas que rodaban por el campo o tiros elevados. Los padres gritaban palabras de ánimo o instrucciones. El olor a café y frituras flotaba detrás de las gradas.


Pero la mayoría de la gente no era colombiana. De los 500 jugadores de la Liga de Béisbol de Bogotá, la gran mayoría proceden de la vecina Venezuela, donde el béisbol es el deporte más popular. Como suelen decir los venezolanos, lo llevan en la sangre.


“Dondequiera que vaya, el país que sea, yo me llevaría mi indumentaria de árbitro”, dijo el árbitro principal de la liga, Pastor Colmenares, de 50 años. Cuando se fue de Venezuela a Colombia en busca de un trabajo mejor remunerado en 2017, su única maleta iba cargada de su equipo de béisbol.


Muchos venezolanos, cuyas vidas se vieron truncadas en su patria, ahora enfrentan un futuro incierto y, en algunos casos, han recibido una acogida hostil por parte de los colombianos. Para ellos, la liga es un refugio.


“Para mí, significa esperanza”, dijo Félix Ortega, de 51 años, un consultor de software que en 2018 se mudó de Venezuela a Colombia, y cuyos hijos, Sebastián, de 13 años, y Rodrigo, de 8, juegan en la liga.


“Mis hijos mantienen ese contacto con nuestra cultura”, continuó. “Pero también es un espacio de reunión para todos nosotros. Es como tener un pedazo de Venezuela aquí”.


La liga, en sus diversas formas, existe desde 1945 y estaba formada sobre todo por colombianos. Pero eso cambió en los últimos años, con la llegada de más venezolanos.


“Les hemos abierto las puertas”, dijo el presidente de la liga, José Francisco Martínez Petro, que es colombiano, y añadió que los recién llegados aportan conocimientos de béisbol y han elevado el nivel de la liga. Con información de James Wagner / nytimes.com


bottom of page