Trabajemos en la prevención de riesgos


Foto: Twitter @wistohor

Cerraba uno de mis más recientes artículos de opinión, el cual titulé: “Venezuela en emergencia” con un pensamiento de Simón Bolívar: “Si la naturaleza se opone, lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca”; en la cual nuestro Libertador se refería precisamente a las obras de infraestructura que había que acometer para minimizar el impacto de los desastres naturales sobre la población. No era una frase hueca y pomposa, era un llamado de atención a tomar las medidas necesarias para que una lluvia fuerte no sea el origen de una tragedia.


Traigo esto a colación, porque se nos presenta la oportunidad de rescatar este pensamiento de Bolívar para evitar que se repitan capítulos lamentables a lo largo del territorio nacional, como los que han venido ocurriendo en mayor o menor proporción, pero que insisto, todos requieren de igual atención.


Evidentemente este tipo de situaciones pasan en todo el mundo e incluso en países catalogados de primer mundo de Europa como España e Italia, en el grande del Norte, ocurren con mayor frecuencia, ya que la naturaleza es prácticamente imbatible, pero cada uno de esas situaciones sirven para ir aprendiendo. Como un claro ejemplo tenemos a Japón, donde literalmente podemos decir que ocurre un terremoto todos los días, tiembla permanentemente como sucede en la hermana República de Chile o en México.


Con esto lo que quiero significar es que cuando hoy en día ocurre un terremoto ya no llega al extremo de esas devastaciones que veíamos antes, y esto es simplemente porque han ido aprendiendo y tomando medidas para que esos sismos de gran magnitud afecten cada vez menos.


Como es nuestra costumbre, desde Unidad Visión Venezuela, no solo nos ponemos a la orden, sino que hacemos un llamado a los que hacen las políticas públicas para trabajar junto a instituciones y expertos en la materia, para diseñar en lo inmediato políticas que nos permitan, en primer lugar, sanear lo que tenemos en el menor tiempo posible, así como a su vez, determinar qué sectores están en riesgo para tomar las medidas efectivas con las que se logre atenuar el peligro.


Esto es lo realmente urgente y necesario, entendiendo que si lo del calentamiento global va a seguir trayendo más ondas tropicales, debemos prepararnos.


En fin, hay que tomar las medidas que sean necesarias a los distintos niveles de gobierno para evitar más construcciones en zonas que no son aptas para estar habitadas, lo que requiere de la acción conjunta y coordinada del Estado, junto a las gobernaciones y alcaldías.


Hoy más que nunca nuestro llamado es a la unidad en medio de la adversidad.


Porque no es solo Las Tejerías y El Castaño en el estado Aragua, y ahora La Guaira. Ha perjudicado aunque en menor cuantía al resto de la región Central. También el Sur del Lago en el estado Zulia han sido afectadas innumerables familias, los Andes y el Oriente del país, es decir, toda la nación continúa en emergencia debido a las fuertes lluvias, razón por la cual Venezuela entera debe declararse en estado de alerta frente a los embates de la naturaleza.

Para finalizar, la prevención es evitar pérdidas humanas y materiales, sobre todo en un país en el que perder todo lo que nos cuesta tanto tener lo propio significa otra tragedia.


Omar Ávila


Entradas relacionadas

Ver todo