Qué van a hacer cuando las encuestas cambien

Actualizado: 23 ago

18 June 2012

Dado que el gobierno tiene un candidato que no puede hacer una campaña electoral empleándose a fondo, la Sala Situacional del comandante y el comando Carabobo, hacen todo cuanto pueden. Por una parte, distintos dirigentes del chavismo y algunos anclas y locutores de medios “gobierneros” se ocupan de insultar a Capriles. Por otro lado, las cuñas de la propaganda oficial se ocupan de llevar al máximo la imagen paternal del presidente, exaltando un culto a la personalidad solamente comparable a la dinastía Kim de Corea del Norte… y, la tercera línea maestra, la más importante y el tema central de la campaña roja, es convencer a los votantes que no hay forma de perder las elecciones, que Chávez arrasará y que Capriles no puede vencerlo. Para ello, publican encuesta tras encuesta en donde señalan que el triunfo será contundente y que el mandamás ganará por lo menos con más de 20 puntos de diferencia.

No toman en cuenta: Uno, que ellos son quienes más nombran a Capriles. Cada vez que un dirigente –incluido Chávez- del PSUV abre la boca, no pasan sino minutos antes de que comiencen a despotricar del candidato de la Unidad, lo cual demuestra que necesitan golpear al contrincante, circunstancia que no ocurriría si realmente Capriles no tuviera posibilidades. Si así fuera no lo mencionarían. Dos, el presentar a Chávez como el “padre” de Venezuela y como líder de culto, les puede dar algún resultado momentáneo, pero un hábil manejo propagandístico por parte de la oposición en la recta final de la campaña podría convertir esta ventaja en una terrible desventaja… y, tres, ¿Qué van a hacer cuando las encuestas se viren?

El impacto de la postulación de Henrique, aun sin el discurso adecuado, no se puede ignorar. Han tratado de minimizarlo criticando que no habla como Chávez, pero quién dice que a la gente le gusta escuchar al comandante… bastaría con ver las escasas cifras de audiencia cada vez que se encadena. De hecho, Chávez logró que las "cableras” no hagan publicidad para que la gente se inscriba, porque todo el mundo instaló su parabólica o su cable para evadir los latosos y fastidiosos discursos presidenciales. Las fotos de todas las comunidades, en todos los estratos socioeconómicos, son la mejor prueba… sólo se tienen que contar las antenas satelitales.

El otro impacto de Capriles, es que después de la marcha de Caracas, el candidato del “progreso” ha visitado ciudad por ciudad, comunidad por comunidad y casa por casa, en distintos estados, causando una conmoción en cada entidad, en Monagas, Barinas, Táchira, Zulia y en cada sitio donde va. El comandante ha tratado de competir desde los medios. Hace una campaña mediática, como la hacían “frijolito” o Manuel Rosales. En ese entonces, Chávez hacía lo que Capriles hoy: Una masiva presencia personal en dos o tres estados por día. Esto genera que en cada sitio los medios locales que son absolutamente más importantes que los nacionales lleven el mensaje de Capriles y no el del mandatario actual. Además, el boca a boca que produce la presencia de Capriles en todas partes, va convirtiéndose en un huracán, precisamente lo que fue Chávez en el pasado. Esto, amigo lector, se va a reflejar en las encuestas de los primeros días de julio. Hoy, los chavistas –muy contentos- muestran la encuesta de Hinterlaces sin darse cuenta que ya en ella la intención de voto por Chávez es del 51 % y la diferencia con Capriles es de 17 puntos. Si,… todavía gana el comandante-presidente, pero como que no se dieron cuenta que ya Chávez no tiene el 60% y los más de 20 puntos de diferencia bajaron a 17%. A finales de julio, principio de agosto, de continuar la campaña como va, podemos esperar que las tendencias de bajada del presidente-candidato y de subida de Henrique Capriles será evidente. No lo duden. En ese momento, repito la pregunta: ¿Qué van a hacer cuando las encuestas se inviertan?









Vladimir Gessen

Entradas relacionadas

Ver todo