Nave terrestre Dart impactará este 26 de septiembre al asteroide Dimorphos



Como parte del plan de defensa planetaria para evitar asteroides potencialmente peligrosos, la NASA confirmó que todo está a punto, pues la roca espacial está perfectamente alineada para la colisión programada


Dart es la primera nave espacial de defensa planetaria, enviada para desviar un asteroide, el cual va a estar justo donde los científicos habían calculado.


Tiro al blanco: Dimorphos es inofensivo


Esta prueba de redirección de doble asteroide (DART, por sus siglas en inglés) se inició en noviembre de 2021 y, ahora tras un viaje de casi un año, la nave se aproxima a su blanco u objetivo: colisionar contra el pequeño asteroide Dimorphos, que orbita uno más grande llamado Didymos.


Utilizando algunos de los telescopios más potentes del mundo, el equipo de investigación de la misión culminó sus observaciones el mes pasado para confirmar los cálculos anteriores de la órbita de Dimorphos.


"Las mediciones que realizó el equipo a principios de 2021 fueron fundamentales para asegurarse de que Dart llegara al lugar correcto y en el momento adecuado para su impacto cinético en Dimorphos", expresó Andy Rivkin, codirector del equipo de investigación de Dart en Johns Hopkins University Applied; Laboratorio de Física (APL), en Laurel, Maryland. "Confirmar esas mediciones con nuevas observaciones nos muestra que no necesitamos ningún cambio de rumbo y que ya estamos en el objetivo".


Todos podremos observarlo: Transmisión en directo


No obstante que Dimorphos es un asteroide totalmente inofensivo, esta tecnología facilitará que, algún día la Tierra pueda defenderse de un posible apocalipsis por colisión con un cuerpo celeste rocoso. Dimorphos no representa ningún peligro para la Tierra, más la prueba permitirá a la NASA evaluar si el impacto de una nave espacial puede usarse para alterar la trayectoria de un hipotético asteroide peligroso en curso de choque con la Tierra. La NASA va a retransmitir el evento en directo para que todos podamos presenciar este acontecimiento que impulsa nuestra defensa planetaria.


Didymos y Dimorphos harán su acercamiento más próximo a la Tierra –en años– a fines de septiembre, pasando a una distancia de aproximadamente 10,8 millones de kilómetros del planeta.


Es por esto que se escogió la fecha del 26 de septiembre para el impacto. Dimorphos tiene un ancho de 170 metros y se busca alterar su órbita alrededor de Didymos, que por su parte mide 780 metros de ancho.



“Esta prueba mostrará que una nave espacial puede navegar de manera autónoma hacia un asteroide objetivo y colisionar intencionalmente con él para cambiar su movimiento (o trayectoria) de una manera que pueda medirse con telescopios terrestres. Dart proporcionará datos importantes para ayudar a prepararse mejor para un asteroide que podría representar un peligro de impacto para la Tierra, en caso de que se descubra uno”, dijo la NASA.


Qué se supone ocurrirá luego: Comprobar nueva órbita


En el mes de octubre, después de que Dart se haya estrellado contra el asteroide, el equipo de investigadores volverá a utilizar potentes telescopios terrestres –ubicados en diferentes lugares del mundo– para buscar eventos mutuos y calcular la nueva órbita de Dimorphos. Esperan que el tiempo que tarda el asteroide más pequeño en orbitar Didymos se haya desplazado en varios minutos. Esto significará que la misión tuvo el éxito esperado.


Cabe señalar que, la NASA considera que cualquier objeto cercano a la Tierra es potencialmente peligroso si se ubica dentro de las 0,05 unidades astronómicas (menos de 7.500.000 kilómetros) y mide más de 140 metros de diámetro. Con estos parámetros se han catalogado más de 27.000 asteroides cercanos a la Tierra, pero ninguno representa actualmente un firme peligro.


Con información de la NASA, Johns Hopkins APL, National Geographic, BBC y Muy Interesante