top of page

Lo Supraelectoral de María Corina


El gobierno de Maduro quiere marcar el paso en la oposición. Imagen: geralt, Pixabay

Sucedió lo inevitable, lo advertido cientos de veces, ante el pavor que el chavismo le tiene a María Corina Machado, una vez más recurre a una acción inconstitucional para intentar sacarla de juego.


En primer lugar, en 2014, el régimen la destituyó de su curul en la Asamblea Nacional siendo la diputada más votada del país. Luego en 2015 la inhabilitó por un año para que no retornase al parlamento a través de las parlamentarias de ese año. Por último, en 2023, aprovecha la

sentencia de 2015 de la Contraloría General para alargar la inhabilitación de 12 meses a 15 años ¡Increíble!... a veces el temor hace quedar muy mal.


El segundo paso (de este año) contra la lideresa de Vente Venezuela, será evitar a toda costa su participación en las primarias, imposibilitar sea cuantificado su vertiginoso apoyo popular. De este modo, una de las misiones primordiales del nuevo Consejo Nacional Electoral, tanto que requirió el desmantelamiento prematuro del anterior, es imposibilitar o condicionar al máximo las primarias opositoras, a través de otro artefacto jurídico donde participen el nuevo CNE y el Tribunal Supremo de Justicia… ya verán, pero ¿Por qué ocurre esto? Porque no hay oposición que se oponga, por jugar siempre bajo la agenda del régimen y su control absolutista de las instituciones que deberían ser del Estado, pero pertenecen al Psuv.


¿Qué impresiona? Que el chavismo comete ilegalidades e ilegitimidades unas tras otra, perfilando procesos electorales donde al final solo participan quienes a él le interese, tal como ocurrió en 2018. En 2024 quiere emular el mismo guion, pero con más candidatos pactados, acordados, comprados. Intentará camuflar las presidenciales con las regionales y municipales o cualquier otra elección a destiempo.


Pero también existen otros factores que el régimen ha sabido contratar: figuras que han dicho públicamente que pedirán la anulación de las primarias, bien sea antes o después, pero lo harán. De este modo, repetimos, se está hilvanando otra elección entre candidatos del psuv y aliados de éste, genuflexos que sacrifican al país por dádivas, cuotas de poder y recursos de campaña con los que muchos resuelven sus vidas. Lo electoral con instituciones 100% psuvizadas continúa siendo una quimera… trágica por cierto.


El temor a María Corina es dantesco, la destituyen, la inhabilitan, niegan registrar su organización política “Vente”, sabotean sus actos a nivel nacional, la censuran en todos los medios, atacan por las redes, y, como veremos, evitarán participación en las primarias… el régimen teme a dos cosas: la gente en la calle y a María Corina Machado.


La importancia de María Corina trasciende lo electoral. Lo hemos dicho, el valor de su participación en las primarias no se corresponde con fines electoreros, sino para legitimar su liderazgo al frente de la oposición ¿Por qué? Porque ella es la única, con hechos y palabras, que enfrenta a los enemigos del país, sean del régimen o de una pretendida oposición de anime. Seguramente encontrará la manera de hacerlo por las vías que hagan falta.


Además, su ascendencia internacional no puede ser emulada en los actuales momentos por

ninguna figura opositora (sí es que hay otras). Su radicalismo la ha catapultado a la cima de la

simpatía política nacional. Esto en contra posición a la falsa oposición que se presta para

elecciones con instituciones 100% psuvizadas tras la pesca de dádivas. El venezolano entendió hace mucho que al chavismo se enfrenta con radicalismo, pero para ello se requiere una oposición real y un liderazgo capaz, porque mientras el régimen solo tiene las armas, quienes lo repudian son la inmensa mayoría, mayoría que debe ser alentada firme e inteligentemente.


Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page