León considera inevitable una fuerte inflación pero no necesariamente llegará a hiperinflación

León considera inevitable una fuerte inflación pero no necesariamente llegará a hiperinflación
León considera inevitable una fuerte inflación. Foto: Instagram @luisvleon

El economista Luis Vicente León cree que será inevitable una fuerte inflación en estos próximos dos meses como resultado de la devaluación que acaba de ocurrir en Venezuela, pero no necesariamente llegará a hiperinflación. También advierte que "vamos a subir algunos escalones de precio en estos próximos dos meses para ajustar la devaluación".


"Pueden decretar controles, amenazar, regresar a las acciones punitivas y lo único que generarían es lo mismo de siempre: más inflación y desabastecimiento", expresó durante su acostumbrada ronda de preguntas en la red social Twitter.


León opina que "paradójicamente la devaluación reciente ajusta el valor de compra interna del dólar y reduce el gap de sobrevaluación". Indica que esto sería una situación puntual, pues se espera repunte de inflación con menos corrección cambiaria como resultado del aumento de colocación de divisas del Banco Central de Venezuela (BCV).


Sobre el precio del dólar en diciembre, León respondió que no es posible proyectar el precio del cambio porque no depende del mercado sino de la oferta oficial de divisas. "Dependerá de la capacidad del gobierno para quemar dólares estabilizando el mercado y están decididos a seguir haciéndolo". Predice que bajará la presión pero la tendencia alcista a mediano plazo se mantendrá.


El economista explica que para salir del círculo vicioso de la devaluación del bolívar, la economía no está en equilibrio desde hace años, "es como una enfermedad que requiere operación a la que tratas con entablillado, pastillas y morfina. Puede que no te duela un tiempo pero algún día explota. Tienes que operar: en economía significa cambiar modelo, abrirte y rescatar la confianza".


Considera que el gobierno de Nicolás Maduro en teoría debería tener los dólares necesarios para bajar y estabilizar el dólar paralelo. "El mercado es pequeño y con colocaciones bajas puede estabilizar. Pero los precios del petróleo están cediendo, el mercado de petróleo sancionado está más competido y la ingeniería financiera rusa se complica. Un reto para el valor del Bolívar", expresó. Agregó que por ahora la estrategia de estabilización cambiaría ha sido manejada como "flujo de caja de PDVSA no con quema de reservas", lo que sería una buena noticia. Pero advierte que las reservas líquidas de Venezuela son "muy bajas" y no lo resistirían.


"Las inversiones que pueden venir son restringidas a ciertos sectores muy dinámicos y generan oportunidad pese al riesgo. Pero sin ajustar marco legal, infraestructura y relaciones internacionales (sanciones) no es posible captar inversiones extranjeras orgánicamente", agrega en respuesta a la incógnita de si los inversionistas vendrían a Venezuela si no hay cambios politicos.


Sobre la apertura con Colombia opina que es una "buena noticia". Manifiesta también que podría mejorar las actividades comerciales y de servicios, además de elevar el comercio binacional. Pero observa que esto representaría retos "gigantes" para los productores venezolanos que permanecen debilitados y con costos de ineficiencia de entorno.