top of page

IA en sustitución de maestros y profesores


La inteligencia artificial puede ser un complemento en la educación pero no sustituye al profesor. Foto: Pixabay

La popularización de la inteligencia artificial generativa como ChatGPT estableció el debate sobre el potencial de estas herramientas para reemplazar a los humanos en varios sectores.


En el caso de la educación, la inteligencia artificial nos da la perspectiva de un avance en los métodos de enseñanza tradicionales, mejorando así la experiencia de aprendizaje de los estudiantes, pero ¿puede esta tecnología reemplazar a los docentes?


Si bien es cierto que en algún momento la inteligencia artificial podría reemplazar el rol de los maestros, en especial por los avances que estamos viendo, lo cierto es que aún existe un camino muy largo por recorrer a la hora de hablar de un posible reemplazo de los profesores.


La inteligencia artificial ya está siendo utilizada en algunas instituciones educativas, por ejemplo, existen sistemas de enseñanza que pueden proporcionar a los estudiantes comentarios y orientación personalizados de forma instantánea.


Estos sistemas pueden identificar áreas donde los estudiantes tienen dificultades y ofrecer explicaciones personalizadas y ejercicios de práctica para ayudarlos a mejorar. Los algoritmos pueden automatizar la calificación de las tareas, como las evaluaciones y pruebas de opción múltiple. Esta automatización ahorra tiempo a los profesores y permite una retroalimentación rápida a los estudiantes.


La incorporación de estos sistemas deja ver la apuesta de las instituciones por buscar cómo la inteligencia artificial se convierte en una herramienta para los profesores.


Inteligencia artificial como complemento en la educación


Si bien algunos entusiastas de la tecnología aseguran que la inteligencia artificial puede realizar actividades como la calificación de tareas e incluso la prestación de apoyo emocional a los estudiantes, otros piensan que este tipo de actividades deben verse como una herramienta complementaria que mejora la enseñanza en lugar de un reemplazo para los educadores.


“La inteligencia artificial no tiene la capacidad de reemplazar a los profesores en absoluto. La razón principal es que, aunque los modelos de OpenAI, como ChatGPT, son asombrosos, tienen limitaciones fundamentales”, cuenta Dan Berges, experto lingüista, fundador y CEO de Berges Institute, una de las escuelas de español para adultos de más rápido crecimiento en Europa, EE UU e India.


El experto toma como ejemplo lo que sucede actualmente con la tecnología de vehículos autónomos: “Es un poco como la situación de los carros autónomos. Si bien es impresionante que un Tesla pueda cambiar de carril por sí solo, aún no puede tomar decisiones complejas, como frenar bruscamente para evitar atropellar a un peatón que cruza la calle. Hay una brecha significativa aquí. Los modelos de lenguaje actuales no pueden comprender y procesar este tipo de situaciones”.


En cuanto al futuro y la posibilidad de que reemplace a los profesores, Berges explica que aún estamos lejos de llegar a ese punto, y que en la actualidad se debe tener cuidado al hacer uso de este tipo de herramientas: “OpenAI incluso nos ha advertido que debemos moderar nuestras expectativas con respecto a los futuros modelos como GPT-5, ya que es probable que sigan enfrentando estas limitaciones insuperables. Uno de los problemas principales que aquejan a estos modelos de lenguaje en la actualidad es la tendencia a alucinar, es decir, generar información falsa que parece real.


Esto puede deberse a que los humanos no siempre proporcionamos el contexto adecuado o a que los modelos no pueden comprenderlo correctamente. Lamentablemente, hasta la fecha, no se ha encontrado una solución sólida para este problema”.


Ahora bien, ¿pueden considerarse la inteligencia artificial como una herramienta o un complemento útil? Berges dice que sí. El experto afirma que pueden ser valiosas en situaciones de práctica de conversación, como los chatbots diseñados específicamente para el aprendizaje de idiomas.


Elon Musk es otro de los líderes tecnológicos que han expresado su preocupación por los peligros potenciales. Advierte que si no se controla, la inteligencia artificial podría volverse más inteligente que los humanos, lo que representa una amenaza existencial para la sociedad. Musk aboga por una regulación proactiva y marcos éticos para garantizar un desarrollo seguro y responsable. Información reseñada por Elnacional.com

0 comentarios

Comments


bottom of page