top of page

Enrique Guzmán, ídolo del rock en español, celebra 80 años vigente


"Jamás me imaginé llegar a estas alturas de la vida, pero estoy feliz". Foto: Instagram @eguzmanoficial

Es considerado por muchos como el padre del Rock & Roll en español, el ídolo de la juventud que en las décadas de los 60 y 70 del siglo pasado hacía suspirar a las adolescentes, no solamente en México, donde forjó su fulgurante carrera, sino en el resto de Latinoamérica y en España.


Hablamos del cantante Enrique Guzmán, quien recientemente cumplió 80 años y sigue vigente como una de las figuras más importantes del espectáculo de aquel país, donde continúa cantando, actuando, grabando discos y llenando los escenarios donde se presenta.


Para celebrar sus ocho décadas de vida acaba de lanzar un álbum antológico, en el cual incluye 32 de los éxitos con los que marcó historia desde 1957, cuando empezó a cantar en español los temas de los albores del rock en aquel momento, acompañado por su legendaria banda Los Teen Tops.


Enrique Guzmán nació en Caracas el 1 de febrero de 1943, de padres mexicanos. Fue presentado en la Embajada azteca en nuestro país, por lo que ostenta solo la nacionalidad de sus progenitores. Vivió en Venezuela parte de su infancia, cuando su padre trabajaba aquí. Pero nunca deja de mencionar la simpatía que siente por Venezuela.


-Yo nací por casualidad de la vida en El Valle, que en aquel momento era un pueblo cercano a Caracas. Me siento orgulloso de que a mi madre se le haya ocurrido que naciera en Venezuela, porque así lo dictó la naturaleza. Luego de mi niñez regresamos a México y volvía a Venezuela como a los 23 o 24 años y me encantó el trato de la gente, así como su espíritu luchador. Creo que es un país muy interesante.


En los años 60 apareció en México una nueva generación, integrante de lo que se conoció como “La época dorada del rock mexicano”, en la que figuraron cantantes como Angélica María, César Costa, Alberto Vásquez, Jhonny


Laboriel y grupos como Los Hooligangs, Los Rebeldes del Rock, Los Hermanos Carrión y Los Teen Tops, liderados estos últimos por Enrique Guzmán. La mayoría de ellos rescataron algunas de las canciones más famosas del género en inglés, para hacer cóvers en español y su música tuvo una marcada influencia en el resto de Latinoamérica.


Enrique Guzmán, junto con César Costa, encarnó al rebelde sin causa latinoamericano, al estilo de James Dean o Elvis Presley, y así lo mostraron en numerosas películas musicales que fueron muy exitosas y que llenaban las funciones cinematográficas de matinée en toda la región.


De “La plaga” al “Rock de la cárcel”


Enrique Guzmán se unió a los Teen Tops siendo adolescente, primero como bajista del grupo y posteriormente se convirtió en el cantante. En el primer disco que grabaron estaban “La plaga” y “El rock de la cárcel”, adaptaciones al español de “Good Golly Miss Molly”, de Little Richard y “Jailhouse Rock”, de Elvis Presley, versiones que se erigieron en dos auténticos sucesos.


En 1961, se lanza como solista y en su primer disco incluyó el tema “Cien kilos de barro” (“A Hundred Pounds of Clay”), respaldado por la orquesta y coros de Chuck Anderson. Posteriormente vendrían otras grabaciones como “Mi corazón canta”, “Tu cabeza en mi hombro”, ambos éxitos de Paul Anka, incluidos todos en su primer elepé en solitario. Con ellos ocupó los primeros lugares en las listas de éxitos en América Latina, siendo considerado entonces como “el cantante del momento”, pues tema que grababa se convertía en un éxito seguro.


En 1962 tuvo un fugaz noviazgo con la cantante Angélica María, llamada “La Novia de México”, con quien también filmó cinco películas, cuando ambos eran ídolos de la juventud en América Latina. En 1966, protagonizó en España la película “Acompáñame”, junto a Rocío Dúrcal, con la que se le vinculó también sentimentalmente, lo que contribuyó decisivamente a reforzar la amplia receptividad obtenida por este filme.


Entre 1967 y 1976 estuvo casado con la famosa actriz mexicana Silvia Pinal, 12 años mayor que él, con quien tuvo dos hijos: la cantante Alejandra Guzmán y el músico Luis Enrique Guzmán. Actualmente está casado con Rosalba Wélter Portes Gil, con quien tiene dos hijos.


Una vida de éxitos y dificultades


Grabó tres discos con los Teen Tops y más de 27 como solista, todos con gran éxito de ventas. Protagonizó 26 películas, actuó en telenovelas, condujo programas de variedades en la televisión mexicana y ha participado en numerosas obras de teatro. Recientemente fue muy elogiada su participación como Herodes en la puesta en escena del musical “Jesucristo Superestrella”, que durante varios meses recorrió diferentes escenarios en varias ciudades de México.


Así como ha tenido una vida llena de éxito y fama, los escándalos y dificultades tampoco han faltado. Tuvo complicaciones cardíacas que requirieron realizarle una angiografía coronaria. Es señalado por muchos de tener mal carácter y ha tenido varios enfrentamientos con representantes de la prensa. Su divorcio de Silvia Pinal estuvo rodeado de acusaciones de maltrato doméstico y por varios años no pudo ver a los hijos que tuvo con la actriz. Más recientemente, su nieta, Frida Sofia, hija de Alejandra Guzmán, lo acusó de haberla abusado cuando era niña, lo cual el cantante desmintió categóricamente.


A pesar de estas y otras acusaciones, Enrique Guzmán permanece sólido como un ídolo para el público mexicano de diferentes generaciones, que lo ha respaldado entusiastamente durante sus más de 65 años de carrera artística. Es todo un personaje y forma parte de la educación sentimental, no solo de los mexicanos, sino también de sus fanáticos hispanoparlantes en general. Cantantes como Miguel Ríos, Joaquín Sabina y Charly García lo reconocen como una de sus primeras influencias musicales.


En 1995, durante un emotivo concierto en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México, para celebrar sus 35 años de trayectoria, estuvo acompañado por sus cuatro hijos, quienes le rindieron tributo, al igual que luminarias tan relevantes como Juan Gabriel, Miguel Ríos, Joaquín Sabina, Rocío Dúrcal y Angelica María.


En 2017, al celebrar 60 años de vida artística, a casa llena y también en el Auditorio Nacional, expresó:


-El balance de mi vida es bueno. Mis errores, mis aciertos, todo suma. Le doy gracias a la vida, que ha sido totalmente noble conmigo. Tengo una huella que no cualquiera puede dejar. Mi nombre provoca sonrisas y me estrechan la mano, no creo que haya nadie más satisfecho que yo. Esta vida es la mejor vida y hoy la comparto con ustedes.


“Llego a los 80 con trabajo y lleno de energía”


El último disco que había grabado fue en 2019, un álbum doble titulado “Se habla español”, con canciones realizadas a dueto con figuras como Paul Anka, Juan Gabriel, Emmanuel, Cristian Castro, Angélica María, Shaila Dúrcal y Miguel Ríos, entre otros.


Ahora, para celebrar sus recién cumplidos 80 años, presentaYo Soy”, un álbum doble en formato CD y vinilo dorado, una edición de colección con sus más grandes éxitos, totalmente remasterizados, que incluye 32 de las canciones más celebradas que ha grabado a lo largo de su carrera. Temas como “Gotas de lluvia”, “Tu cabeza en mi hombro”, “Mi corazón canta”,

Payasito”, “Dame felicidad”, “Cien kilos de barro”, “La Plaga”, “Confidente de secundaria” y “El Rock de la cárcel”, entre otros títulos triunfadores.


Por otra parte, anuncia una gira de presentaciones por toda la república mexicana y en mayo regresa a los escenarios norteamericanos, luego de más de cinco años de ausencia, comenzando por Los Ángeles para seguir luego a otras ciudades, como San José, Sacramento, San Diego, El Paso, Tucson, San Antonio, Dallas, Houston, Laredo, McAllen, Atlanta, Nueva York y Chicago.


Lúcido, vigente, polémico e irreverente como siempre, se dice feliz por haber llegado a los 80 años y estar sano, con trabajo y lleno de energía:


-Es un día especial -manifestó a la prensa en la presentación de su nuevo disco-, jamás me imaginé llegar a estas alturas de la vida, pero estoy feliz.


Afirmó que no se arrepiente de nada, pues sus éxitos y fracasos, escándalos y cosas buenas lo han hecho el hombre que es hoy en día:


-La vida es así, el chiste es ir parchado los errores para seguir caminando; pero, sin duda, esos parches me han dado grandes lecciones. No me arrepiento de nada.


Magaly Saavedra (Ciudad de México)/ Informe 21

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page