El tercer informe de la misión internacional



Uno ingenuamente piensa que el ser humano en su ascenso civilizatorio va progresando linealmente del mal hacia el bien, que las ideas de igualdad y el reconocimiento de derechos humanos (DDHH) son parte inalienable del hombre moderno, de su dignidad y sus libertades, que el mundo de hoy es mejor y más justo que el de ayer y el de mañana será aún mejor que el de hoy.


De repente, nos llega el tercer "Informe de la misión internacional independiente de determinación de los hechos sobre la República Bolivariana de Venezuela", comisionado por el Consejo de DDHH de la ONU y esa percepción de ascenso continuo cae. El informe se centra en dos temas prioritarios: a) los crímenes de lesa humanidad cometidos a través de estructuras e individuos pertenecientes a los servicios de inteligencia del Estado, como parte de un plan para reprimir a personas opositoras al Gobierno; y b) los DDHH en el Arco Minero del Orinoco y otras áreas del estado Bolívar.


La Misión presentó su primer informe en 2020, centrado en las violaciones de DDHH y delitos en el contexto de represión política selectiva, operaciones de seguridad y protestas, todos los cuales constituyen crímenes de lesa humanidad. Un segundo informe en 2021 se dedicó al sistema de justicia que a juicio de la Misión, contribuye a perpetuar la impunidad e impide a las víctimas acceder a recursos legales y judiciales efectivos y en ciertos casos, asiste a la política de Estado de aplastar a la oposición.


El catálogo detallado de crímenes cae torrencial en las páginas del informe: "crímenes de lesa humanidad revistieron especial crueldad y se cometieron contra personas indefensas. Personas opositoras al Gobierno, reales o percibidas, y sus familiares fueron sometidos a detenciones ilegales, seguidas de actos de tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes y a violencia sexual y de género".


"Nuestras investigaciones y análisis muestran que el Estado venezolano utiliza los servicios de inteligencia y sus agentes para reprimir la disidencia en el país (…). Estas prácticas deben cesar inmediatamente y los responsables deben ser investigados y procesados de acuerdo con la ley", ha declarado Marta Valiñas, presidenta de la Misión.


Uno quisiera creer que no son venezolanos quienes se ensañan contra coterráneos indefensos, en un intento por despojarlos de su dignidad humana. Pero no, el informe los precisa: son venezolanos, seleccionados por vulnerables y embrutecidos en programas de intercambio entre Venezuela y Cuba, diseñados por mentes siniestras para desprenderlos de todo sentido ético de reconocimiento al otro. ¿Cómo lo logran? La respuesta ya se sabe. Nos la dan experimentos en psicología llevados a cabo hace varias décadas.


Es conocido el experimento en la Universidad de Stanford en el cual el psicólogo Philip Zimbardo se preguntó: ¿Qué pasa cuando pones a la gente en un entorno de maldad? Para responderse, recluta a un grupo de estudiantes y les pide que se imaginen en una cárcel. Los divide en guardias y prisioneros, impone ciertas reglas. En pocos días, los "carceleros" se tornan tan sádicos y abusan de tal forma de sus "presos" que el experimento debe ser suspendido.


Resultados similares los obtuvo años después Stanley Milgram en la Universidad de Yale, quien encontró que contrariando la hipótesis de que solo un sádico podría infligir torturas cuando fuese obligado por la autoridad, hubo una disposición infinita de los participantes en su experimento, ciudadanos respetables de la comunidad, para obedecer las órdenes de ese "oficial superior" aun cuando ellas pudieran entrar en conflicto con su conciencia personal.


En fin, que en todas partes y en cualquier época, a juzgar por los metanálisis de Thomas Blass (U. Maryland, 1999), el porcentaje de participantes que aplicaban castigos excesivos se situó entre 61% y 66%, personas que antes de intervenir en los experimentos eran considerados como respetables y pacíficos miembros de la comunidad.


Hannah Arendt, con su concepto de la banalidad del mal, decía que los actos monstruosos, a pesar de sus horrores, eran cuestión de burócratas leales que cumplían servilmente órdenes, sin atisbo alguno de culpa o remordimiento.


Por mucho que hayamos avanzado en el ascenso del hombre hacia la civilización, la bestia sigue allí agazapada, en la misma actitud depredadora. Ya lo vimos en la Alemania nazi, en Rusia, China, Corea del Norte, Nicaragua, Cuba, en esa sufrida Venezuela carcelaria que José Rafael Pocaterra y José Vicente Abreu retrataron con sus verbos penetrantes. Y lo vemos en estos oscuros tiempos, plasmado en informes internacionales como éste de hoy, que recoge nuestras heridas de ahora para que no sean olvidadas por las generaciones futuras ni repetidas por ellas.


Gioconda Cunto de San Blas




Entradas relacionadas

Ver todo