top of page

El más miserable (con la miseria ajena)


Foto: Pixabay

Esta semana fue publicado el “Índice Hanke de la Miseria2022, así llamado en reconocimiento a su creador, Steve Hanke, catedrático de la universidad de John Hopkins, Baltimore, MD., EE.UU.. No hace falta explicar mucho, para presumir que el informe en cuestión, clasifica a los países con las economías más desastrosas de la Tierra.

Días atrás, apenas antes del de la “Miseria” habían aparecido varios instrumentos similares:

El “Índice del Estado de Derecho” (Rule of Law Index), de la “World Justice Project”, también de 2022, que cataloga las naciones más favorecidas (y las menos favorecidas, también, a los efectos de la presente crónica) según la apertura gubernamental, derechos fundamentales, orden, seguridad y calidad de la justicia.

La “Sociedad Interamericana de Prensa”, por su parte, con el invalorable apoyo, de nuestra “Universidad Católica, Andrés Bello”, recientemente, dio también a conocer el baremo de Chapultepec, en el que se pesan y se miden, los niveles de libertad de prensa y de represión contra esta última.

La fundación “Proyecto Mujeres” se agregó a los anteriores listados con sus estimados de las tasas más pavorosas de embarazo precoz, entre los países de Suramérica y para cerrar por hoy, no podemos pasar por alto el consabido anuario de “Transparencia Internacional”, con el ranking de los gobiernos más transparentes y en el envés de éstos, los más corruptos.

Los amables lectores ya lo habrán deducido: cuando se habla de lo nefasto, lo negativo, de los resultados adversos, quienes usurpan el Poder en cierta república degradada a narcorrepubliqueta, encabezan todos los indicadores.

En el de la miseria, por seguir el orden con el que hemos comenzado, rivalizan por el último puesto, Cuba y la narcotiranía entronizada en Caracas. En lo que se refiere al Estado de Derecho, varias veces, en este mismo espacio, hemos expresado, que en la susodicha narcorrepubliqueta, “La única ley es que no hay ley”. Y ahí está, para quienes por tal frase, nos tildaron de radicales: De los 140 países evaluados por “World Justice Project” el último puesto le corresponde al referido, expaís. Duele demasiado comprobarlo. En asuntos de embarazos de niñas y jovencitas, más de lo mismo, porque figura en el escalafón más bajo de Suramérica y en lo que atañe al furor de Mesalina, por arrasar el Patrimonio Público nadie, pero nadie, en la historia de la Humanidad, ha sido más ladrona que la susodicha narcocleptocracia.

Medianoche. Repica el teléfono en el Palacio Presidencial. Al ocupante de este último, le informan que, como de costumbre, su narcotiranía, ha salido con las tablas en la cabeza en todas las mediciones de miseria, corrupción, represión, censura, crimen organizado, embarazos indeseados, desatención a los más vulnerables.


El cronista que suscribe, para no quedarse atrás, tampoco va a desperdiciar la ocasión para ejecutar, en este mismo acto, el siguiente trabajo de campo. Modestia aparte, más matemático, científico, exacto que, juntas todas las mediciones arriba referidas.

Respetadas lectoras, respetados lectores, a los efectos indicados, sírvanse, por favor, marcar a continuación, la respuesta que consideren más probable, del usurpador, ante las publicaciones de resultados tan desconcertantes:


Respuesta, número uno, más probable del usurpador: “¡Aló! ¿Otra vez, los peores? ¡Llamen de inmediato al cochinito congo, del “mazo dando” ¡No importa la hora ni lo desprestigiado que esté! ¡Que denuncie en su próximo programa de TV., este nuevo complot del imperialismo contra nuestra eficiente, pulquérrima y amorosísima, RoboLución!”


Respuesta más probable, número dos: “¿Y?” – se pregunta a sí, mismo, el usurpador, se encoge de hombros, da la media vuelta y sigue roncando hasta las 11:00 a.m., su hora habitual de salir de la cama porque es un holgazán.


Respuesta, número tres, copiada al pie de la letra: “¡Se salvaron mis hallacas ( hallacas pero cucuteñas), se dice para sus adentros y sus afueras el usurpador al oír la noticia, mientras se frota las manos, se relame, muchas veces su pegostoso bigotón, de solo imaginar los millones que va a zamparse, pa´l bolsillo, en esta Navidad, con los socorros económicos de las, NN. UU., la Unión Europea, del BID, el BM, la FAO, UNICEF, EE. UU., la Cruz Roja, de las Hermanitas de los Huerfanitos Pobres.


Y ahora, los puntajes del caso: Si les fue imposible a los amables lectores marcar una sola y a contravía de nuestras indicaciones, se vieron en la necesidad de marcar, las tres contestaciones, ni siquiera como probables sino como seguras en lo absoluto, no hace falta calcular más nada: Ahí lo tienen de cuerpo entero ¡El Más Miserable con la miseria ajena! Campeón mundial. Absoluto. Invicto. Sin posible retador.


0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page