Vladimir Gessen: Viene el chavismo sin Nicolás Maduro ni Diosdado Cabello

18 February 2013



“Al Chávez no estar, los padres de la revolución bolivariana originaria del MBR200 van a regresar. Maduro no ha demostrado hasta ahora que pueda ser el líder del ‘proceso’, y Diosdado Cabello, tampoco”, afirma el psicólogo y analista político Vladimir Gessen en entrevista exclusiva para el Diario de Caracas. Las informaciones que se conocen indican que el presidente Chávez no podrá lamentablemente superar su enfermedad. Ante esta situación preguntamos a Gessen ¿Cuáles son los escenarios que se vislumbran en el futuro inmediato en Venezuela?

¿Visualiza el futuro de Venezuela pautado dentro del camino constitucional?

- La revolución bolivariana tiene varios padres a quienes el comandante líder opacó. Al Chávez no estar, estos padres van a regresar. Maduro no ha demostrado hasta ahora que pueda ser el líder del “proceso”, y Diosdado Cabello tampoco. El pasado espectáculo en la Asamblea, donde los parlamentarios se acusaron de narcotraficantes, corruptos, pillos y maleantes, fue una alarma que se disparó en muchos dirigentes cívicos militares del original MBR200. Más allá de Maduro y Cabello, existe un poder real que ejercen 11 militares vinculados a la revolución bolivariana, en igual número de gobernaciones. El estado más importante de Venezuela, como lo es el Zulia lo comanda Francisco Arias Cárdenas, el número 2 del MBR200, siendo ahora el líder más votado del oficialismo después de Chávez. Es un líder con mente y voz propia. Recordemos que Maduro solamente transmite lo que dijo el líder, o el “comandante-presidente”. Aún no tiene brillo exclusivo.

¿Militares al poder?

Ese sector político-castrense del MBR200 son líderes regionales y nacionales de verdad, con votos propios. Ellos podrían tomar la decisión en determinadas circunstancias de continuar la revolución sin Nicolás Maduro, y sin Diosdado Cabello. No olvidemos que entre estos 11 gobernadores militares 4 han sido ministros de la Defensa, otros, comandantes, generales, oficiales superiores, y –sobre todo- originarios miembros del MBR200. Si ellos ven que la cacería de brujas y el sectarismo, iniciados por Maduro y Cabello, pueden comprometer a la revolución, harán sentir su poder. En las filas de uniforme existe un sentimiento claramente a favor de profundizar la revolución bolivariana originaria, la del árbol de las tres raíces. La revolución popular, soberana, solidaria, protagónica, pero alejada del comunismo y de los hermanos Castro. Si ellos perciben que Maduro –y ahora Cabello con sus viajes a Cuba a recibir instrucciones- van a “cubanizar” aún más al gobierno y a las fuerzas armadas, si Maduro sigue impulsando la milicia como una fuerza alternativa, si junto a Cabello, Maduro continúa provocando la radicalización de la oposición, este sector militar revolucionario podría pronunciarse y generar una crisis institucional que obligue una salida supraconstitucional o amparada dentro de los parámetros de algunos artículos de la vigente Carta Magna.

Y, el Alto Mando militar…

- En medio de una crisis serán un factor determinante. Creo que acompañarían a sus colegas militares gobernadores…

¿Un golpe de estado?…

- Ahora no se llaman así… Creo que en este escenario, junto a Arías Cárdenas y la vanguardia militar de la revolución originaria del MBR200, estarían casi todos los gobernadores y dirigentes del oficialismo y se reagruparían fuerzas que se han retirado del oficialismo por el exceso de “cubanismo” que impuso Chávez. En Lara, por ejemplo Henry Falcón podría junto a Reyes Reyes cerrar filas y encaminarse en la misma vía.

¿Esta sería la consecuencia que provocará la ausencia definitiva del comandante Hugo Chávez de la presidencia?

- En realidad todo puede pasar. Dado el culto a la personalidad de Chávez y el mercadeo político exacerbado de su imagen, al faltar, causará en las filas del oficialismo, un espacio imposible de ser llenado por otro líder. De hecho, ya lo estamos viendo. Nicolás Maduro no puede hacerlo solo. Requiere de otras figuras como Diosdado Cabello y de Rafael Ramírez para gobernar. Cuál sería otro escenario probable que se sucedería después de Chávez? - A corto plazo, el primer escenario es el que pauta la Constitución. Al producirse la falta absoluta del Presidente, se debe convocar a elecciones en un plazo de 30 días. Nicolás Maduro parece ser la primera opción. Sin embargo, su principal fortaleza es a su vez su mayor debilidad. Chávez pidió que eligieran a Maduro y este pronunciamiento del líder supremo es su gran ventaja, pero si no fuera así, si Chávez no lo hubiese nominado, ¿Realmente Nicolás Maduro podría –por méritos propios- ser el candidato presidencial del PSUV? ¿Sin la muleta de Chávez, Maduro sería el líder de la revolución bolivariana? Por su parte, Capriles Radonsky, tendería a copar el liderazgo para ser el candidato de la MUD. En caso de que Capriles decline en esta oportunidad, se pondría en juego la unidad de la oposición. Leopoldo López, Andrés Velázquez, Ramón Guillermo Aveledo, entre otros, podrían aspirar. De ser que Nicolás Maduro fuera el candidato del gobierno y Enrique Capriles el de la oposición, pensamos que por el peso de las palabras de Chávez a favor de Maduro, y en virtud de la ascendencia entre los votantes de su legado político, el candidato oficialista se impondría y ganaría la presidencia, lo cual –además de legitimar su mandato- daría inicio a su liderazgo en las filas oficiales. ¿Son posibles otros escenarios? - Si la renuncia de Hugo Chávez se sigue prolongando dos o tres meses más y las elecciones presidenciales se retrasan, se puede comprometer el triunfo de Nicolás Maduro. Cada día que pasa, con Chávez ausente, se incrementa el sentimiento de que Maduro no calza los zapatos de su líder. El aumento de la inseguridad, la escasez de bienes, la devaluación, el aumento del costo de vida y otras tribulaciones que se le han hecho presentes a los ciudadanos durante la ausencia de Chávez, terminarán destrozando la gestión de Maduro y complicando su triunfo. Circunstancias que abren la posibilidad para que el candidato opositor gane las elecciones presidenciales, o se dé el escenario supraconstitucional.

Vladimir Gessen