Rusia advierte que podría atacar satélites occidentales



Un alto funcionario ruso advirtió que los satélites comerciales occidentales utilizados con fines de apoyo militar a Ucrania serán un “objetivo legítimo para un ataque de represalia”.


Las autoridades nombradas por Rusia han evacuado la capital de la sureña región ucraniana de Jersón, junto con decenas de miles de residentes a medida que las fuerzas ucranianas trataban el jueves de liberar la zona. Los combates también se intensificaron en el este del país.


Ucrania ha impulsado una ofensiva para recuperar la región de Jersón y su capital homónima, que las fuerzas rusas capturaron durante los primeros días de una guerra que ya cumple nueve meses. Más de 70.000 residentes de la ciudad de Jersón la han evacuado, explicó el jueves el gobernador instalado por el Kremlin, Vladimir Saldo.


Entre los evacuados había miembros del gobierno regional, admitió el vicegobernador, Kirill Stremousov. También se retiraron monumentos a los héroes rusos y los restos de Grigory Potemkin, el general ruso que fundó Jersón en el siglo XVIII, que se conservaban en la iglesia de Santa Catalina de la ciudad.


En medio de los intensos combates en dos frentes, un funcionario ruso advirtió que Occidente podría convertirse en parte del conflicto.


El subjefe de la delegación rusa en una comisión de control de armas de las Naciones Unidas, Konstantin Vorontsov, describió como “extremadamente peligroso” el uso de satélites comerciales estadounidenses y de otros países occidentales con fines militares durante los combates en Ucrania.


La infraestructura casi civil podría ser un objetivo legítimo para un ataque de represalia”, advirtió Vorontsov sin dar más detalles.


Como lo han hecho durante todo el mes, las fuerzas rusas atacaron la infraestructura energética de Ucrania, causando una creciente preocupación antes del invierno. En la madrugada del jueves, un ataque ruso con drones causó un incendio en una instalación energética, aseguró Oleksiy Kuleba, gobernador de la región de Kiev. Afirmó que los últimos ataques infligieron “daños muy graves”.


El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, informó que los ataques rusos ya han destruido el 30% de la infraestructura energética del país.