top of page

¿Adónde vamos en el 2023? ¿Qué nos espera en los Estados Unidos?

¿Se termina la guerra de Rusia a Ucrania, o se desborda? Vladimir Putin perderá el poder de una manera u otra... China no invadirá a Taiwán, tampoco renunciará a ese territorio. Pekín al final de sus amagues, escogerá el capitalismo y Xi Jinping también. Donald Trump intentara ser candidato, con o sin el partido republicano. Joe Biden se postulará si la salud le da para serlo. La economía con algo de inflación y una leve recesión en EEUU, tendrá que enfrentar una recesión mundial y una crisis financiera en las economías emergentes y los países pobres. Inmigración a EEUU aumentará y el gobierno de Biden se verá en problemas por ello.

Algo demostró Rusia en 2022: No pudo derrotar a Ucrania y mantener la guerra será incosteable para el Kremlin

La responsabilidad recae en Vladimir Putin tanto a nivel mundial como en Rusia. Particularmente en sus fuerzas armadas. A finales del año 2022 el canciller ruso Sergey Lavrov advirtió que el Pentágono podría llevar a cabo lo que denominó un 'golpe de decapitación' calificándolo de "amenaza de eliminar físicamente al jefe del Estado ruso".

No podemos afirmar o negar si esta opción forma parte de alguna de las contingencias de la estrategia de EEUU en relación a la invasión rusa a Ucrania. No obstante, tampoco podemos desechar que en el alto mando militar y en la cúpula del poder político de Rusia -incluido el mismo Lavrov- una hipótesis de 'coup d'État' esté planteada como una salida al desastre en Ucrania al cual condujo la arrogancia y el deseo de grandeza de Vladimir Putin. Rusia, con o sin Putin, tendrá que decidir si negocia su salida de Ucrania o si se embarca en una guerra total con Europa, la Mancomunidad Británica de Naciones y Estados Unidos, lo cual sería su destrucción.

Pekín al final de sus amagues escogerá el capitalismo y Xi Jinping también lo hará...

Joe Biden y Xi Jinping se conocen y han negociado desde hace más de una década. Xi es hijo de Xi Zhongxun, un dirigente chino que fue 'purgado' por la revolución cultural liderada por el líder comunista Mao Zedong. Abrazó, desde el comienzo de su ascenso como líder, el programa económico del llamado 'socialismo de mercado' liberando la economía del país. Desde que Xi Jinping es presidente de China (2012) el producto interno bruto (PIB) de ese país superó casi 18 trillones de dólares, más del cien por ciento desde que asumió el poder. “Xi es tanto ideológico como pragmático”, dijo Steve Tsang, director del Instituto de China en la Universidad SOAS de Londres. “Generalmente es ideológico e insiste en que su manera es la única. Pero cuando ve problemas que potencialmente pueden desestabilizar su liderazgo, toma un giro pragmático”. Pensamos en informe21 que Xi Jinping ha demostrado ser un gran pragmático y no abandonará el desarrollo capitalista que tanto crecimiento y bienestar social le ha dado a la nación. Sabe que puede alcanzar acuerdos con un Estados Unidos comandado por Biden, con quien a lo largo de los años ha 'negociado' las relaciones de ambos países. Asimismo, está al tanto que necesita los mercados de los EEUU y de Europa, para superar la crisis económica de China durante la pandemia. No pondrá en riesgo a China por Taiwán. Esto puede esperar, y puede usar este asunto para lograr acuerdos sobre todo con Estados Unidos, su principal mercado.

El expresidente Donald Trump seguirá intentando retornar a la Casa Blanca con o sin el partido republicano...

Ya el expresidente Trump lanzó su tercera candidatura para el 2024. La mayoría de los análisis indican que no comenzó bien. En su primera candidatura, venció a sus contrincantes y el partido republicano lo proclamó candidato. Algunos líderes conservadores no le apoyaron pero no lo adversaron. Trump ganó la presidencia en una disputa muy ajustada. Hillary Clinton, su contrincante, obtuvo más votos individuales que él, pero en el sistema de Colegio Electoral de EEUU Trump fue proclamado presidente. Ahora, en esta ocasión el apoyo del partido republicano no es igual. El mismo Trump se ha ocupado de dividir en dos al partido, de un lado a los MAGA (Make America Great Again) y del otro, a los RINO (Republicanos sólo de nombre). Trump ha peleado con importantes dirigentes del partido como el líder republicano del Congreso Mitch McConnell, entre muchos otros 'rinos'. Su propia hija Ivanka Trump señaló que no participará en la campaña de su padre. A diferencia de la segunda campaña por su reelección, donde el partido fue unido y nadie disputó su candidatura, para la presente campaña surgen distintos candidatos que le adversan, como su propio vicepresidente Mike Pence, o el gobernador de Florida Ron DeSantis quien ya encabeza las últimas encuestas por arriba de Trump. El expresidente lleva una racha de pérdida en las últimas 4 elecciones. Perdió, a la mitad de su presidencia, las elecciones parciales al Congreso, donde los demócratas tomaron la Cámara de Representantes, y Nancy Pelosi asumió la presidencia de esta. Luego perdió la presidencia, ya sin ninguna duda. Nunca pudo demostrar el supuesto fraude que denunció. Perdió por tercera vez en las recientes elecciones legislativas y de gobernadores parciales, donde no lograron el control del Congreso, ganando las dos cámaras como se esperaba, y por el contrario, los demócratas mantuvieron el Senado. La cuarta pérdida fue en Georgia donde Raphael Warnock le ganó el senado en segunda vuelta al candidato Herschel Walker nominado y apoyado por Trump. Lo que consolidó el control del Senado a los demócratas.

El establishment y Donald Trump...

Trump irrumpió en contra del 'status quo' y logró llegar a la Casa Blanca con el voto de los estadounidenses. Buena parte de las instituciones del país -tomadas por sorpresa- en principio, observaron cuál sería su gestión. En la medida que el tiempo pasó, la belicosidad, y la agresividad de su estilo de gobernar, generó profundas divisiones entre los ciudadanos, en una nación acostumbrada al equilibrio de los poderes democráticos. Este desbalance se comenzó a notar en el poder de los medios de comunicación cuya mayoría, primero comenzaron a marcar distancia de Trump y luego muchos de ellos lo opositaron. Cuando pierde las elecciones, uno de los primeros medios que anunció su pérdida electoral y el triunfo de Joe Biden fue la cadena Fox, The New York Post, y The Wall Street Journal. Es de hacer notar que estos medios tuvieron enorme influencia en su triunfo dado el apoyo que determinó su dueño, el super conservador Rupert Murdoch, quien llegó a distanciarse de Trump en público: “Es crucial que los conservadores desempeñen un papel activo y contundente en ese debate, pero eso no sucederá si el presidente Trump se mantiene enfocado en el pasado”, dijo Murdoch en declaraciones en una reunión anual de accionistas de News Corp., días después de las elecciones de 2020. “El pasado es el pasado, y el país ahora está en una competencia para definir el futuro”. Sus medios de comunicación hoy parecen apoyar a Ron DeSantis para una candidatura a la Casa Blanca por parte de los republicanos y conservadores.

Los líderes de los partidos, y los expresidentes, tanto demócratas como republicanos también se han apartado de Trump y una buena parte de los gobernadores de los estados de ambos partidos también.

Trump pudo llegar a la Casa Blanca, pero ¿Puede lograrlo en la próxima campaña presidencial?

En la pasada campaña, el Senado del Congreso de los Estados Unidos de mayoría republicana, reconoció el triunfo de Joe Biden que fue certificado por el Vicepresidente de EEUU, el republicano Mike Pence. También, el Alto mando militar y el Pentágono reconocieron al presidente Joe Biden como presidente electo. Donald Trump de acuerdo a lo que él mismo indicó quiso desconocer las elecciones y el triunfo de Joe Biden. "El 20 de enero de 2021, de acuerdo con la Constitución, confirmado por los estados y las cortes, y certificado por el Congreso, el presidente electo Joe Biden tomará posesión y se convertirá en nuestro 46° comandante en jefe", señalaron los generales en un memorándum citado por medios locales. El mando militar consideró igualmente que los hechos del pasado 6 de enero constituyen "un asalto directo al Congreso de Estados Unidos, al edificio del Capitolio y a nuestro proceso constitucional. Apoyamos y defendemos la Constitución. Cualquier acto que perturbe el proceso constitucional no sólo va contra nuestras tradiciones, valores y juramento, sino también en contra de la ley", reza el documento.

La pregunta que nos hacemos es: Si Trump no pudo retener el poder, siendo el poder más grande de los Estados Unidos, si ha perdido las 4 últimas contiendas electorales, si ya no cuenta con los medios que lo respaldaron en su primera campaña, si tiene dividido a su propio partido... ¿Podría llegar por segunda vez a la Casa Blanca? Estamos convencidos que no será así. Se ha comentado, por lo que se ha insinuado en el sentido de que si Trump no logra la candidatura del partido republicano se lanzaría sin el partido como independiente. Nuestro análisis es que si lo hace, le iría peor electoralmente.

Joe Biden será el candidato del partido demócrata si así lo desea siempre que su salud se lo permita

Joe Biden fue uno de los 6 senadores más jóvenes de los Estados Unidos, electo la primera vez en 1972, hace más de medio siglo. Luego, Biden fue reelecto 6 veces, en 1978, 1984, 1990, 1996, 2002 y en el 2008. Siempre sacó más del 60 % de los votos. En el Senado, presidió distintos importantes comités como el de relaciones exteriores, el comité judicial desde donde dirigió 6 audiencias de confirmación de magistrados de la Corte Suprema de Justicia. En 1988 y en el 2008 fue candidato a la nominación a la presidencia por el Partido Demócrata. Luego presidió el Congreso y fue vicepresidente de los Estados Unidos por ocho años y ahora presidente de los EEUU desde 2021, luego de derrotar al otrora poderoso presidente Donald Trump. Esto lo recordamos porque aún existen personas que consideran a Biden como una persona no apta para ejercer la presidencia, o cuando no, un tonto. Cualquier análisis de su largo recorrido político demuestra que un 'bobo' no es, Todo lo contrario, es un personaje altamente trabajador, constante, perseverante, con una dilatada experiencia y poseedor de una inteligencia oculta, muy bien administrada. Salvo su renuncia a ser candidato, o por un incidente médico de salud por su edad, no tenemos ninguna razón para suponer que no sea el nominado de los demócratas para las elecciones presidenciales de 2024. Este año los grandes retos de Biden es su manejo para determinar el destino de Ucrania, establecer una relación satisfactoria con China, controlar la inflación de Estados Unidos, y evitar o aminorar la probable recesión económica en los Estados Unidos.

La economía con inflación y leve recesión en EEUU tendrá que enfrentar una crisis financiera y fuerte recesión mundial

El Banco Mundial señala que cuando los distintos bancos centrales de una serie de países aumentan las tasas de interés para enfrentar la inflación, es porque se avanza hacia una recesión de grandes proporciones a nivel mundial. Sin embargo, en Estados Unidos las corporaciones están registrando ganancias récord a pesar de la inflación, y eso hace que muchos se planteen que existe una fuerza impulsora que predice una posibilidad de una inflación más leve que fuerte en EEUU. También analistas indican que los índices se desempleo y de empleo aportan cifras que no corresponden a las vísperas de una recesión. Desde Goldman Sachs prevén que el mercado bursátil haga en 2023 una transición hacia una fase de mayor esperanza hacia el siguiente ciclo alcista, pero partiendo de un punto inferior al actual, porque advierten que el mercado bajista no ha cesado. Los estrategas estiman que el S&P 500 terminará 2023 en 4.000 puntos de índice, solo un 0.9 % más que el cierre del último viernes de 2022, mientras que el Stoxx Europe 600 terminará el próximo año un 4% más alto en 450 puntos. Los estrategas de Barclays Plc tienen el mismo objetivo para el indicador europeo y dijeron que el camino para llegar allí será más difícil.

El principal problema que generará la inflación y la recesión en los países centro y sudamericanos será la migración hacia los EEUU

El aumento de la inmigración de Venezuela, Cuba y Nicaragua hacia Estados Unidos llevó el número de ingresos ilegales al país al nivel más alto jamás registrado en un año fiscal. Las autoridades estadounidenses efectuaron un número récord de detenciones de migrantes indocumentados con un total de 2.766.582 en la frontera sudoeste, según informó la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de EEUU en el año fiscal 2022. Entre ellos llegaron 224.607 cubanos a EEUU por sus fronteras terrestres en 12 meses, sin contar los más de 10.000 que lo intentaron por mar cruzando el estrecho de la Florida desde Cuba. Se estima que hay 549,258 inmigrantes venezolanos en EEUU, 1,086,200 nicaragüenses, y la Oficina del Censo de Estados Unidos estima en 643,341 migrantes haitianos. Las expectativas económicas de los países que generan inmigrantes a Estados Unidos como Cuba, Venezuela, Haití, y los países centroamericanos y de Sudamérica, en el marco de una recesión, podrían impulsar aún más la migración de sus nacionales a Estados Unidos. La Casa Blanca y el Congreso tendrán que tomar cartas en el asunto. El tema será un punto álgido y de mayor controversia en 2023.







Vladimir Gessen / Informe 21

bottom of page