¿Quién será el sucesor de la primera ministra británica Liz Truss?


¿Quién será el sucesor de la primera ministra británica Liz Truss?
¿Quién será el sucesor de la primera ministra británica Liz Truss?. Foto: Pixabay

Liz Truss dimitió el pasado jueves como primera ministra británica, apenas seis semanas después de su nombramiento. En la próxima semana se llevará a cabo una elección de liderazgo para sustituir a Truss, que es la primera ministra con el mandato más corto de la historia británica. El récord lo ostentaba George Canning, que estuvo 119 días en el cargo cuando murió en 1827.


Dadas las divisiones en el partido, no hay un candidato obvio y cualquier sustituto se enfrentaría a un país que probablemente se dirija a la recesión. Los nombres más destacados son los siguientes:


Rishi Sunak


El ex ministro de Economía británico fue el candidato más popular entre los legisladores conservadores de Westminster en una contienda por el liderazgo a principios de este año, pero, tras llegar a una segunda vuelta contra Truss, perdió en una votación en la que participaron unos 170.000 miembros del partido que tomaron la decisión final.


Muchos miembros se enfadaron cuando Sunak dimitió en julio, lo que contribuyó a desencadenar una rebelión que acabó derribando a Johnson. También ignoraron su advertencia de que los mercados podrían perder la confianza en Gran Bretaña si Truss realizaba sus recortes fiscales sin financiación. La casa de apuestas Betfair sitúa a Sunak como favorito para sustituir a Truss, pero los legisladores que siguen siendo leales a Johnson se opondrían muy probablemente a esa medida


Penny Mordaunt


Ex secretaria de Defensa, Mordaunt fue una apasionada defensora de la salida de la Unión Europea que se quedó a las puertas de la segunda vuelta en el reciente desafío por el liderazgo. Mordaunt se ganó los aplausos por su actuación en el Parlamento el lunes, cuando defendió al Gobierno incluso cuando éste dio marcha atrás en la mayoría de sus políticas. Un legislador ha descrito a Mordaunt como una persona con un "amplio atractivo", refiriéndose a su capacidad para encontrar amigos en las distintas tribus del partido.


Jeremy Hunt


Después de que el programa económico de Truss se derrumbara y despidiera a su ministro de Economía, recurrió a Hunt, antiguo ministro de Sanidad y de Asuntos Exteriores, para enderezar la situación. Una serie de actuaciones seguras en la televisión y en la Cámara de los Comunes, mientras destrozaba el programa económico de Truss, ya han llevado a algunos legisladores conservadores a referirse a Hunt como el "verdadero primer ministro".


Ha insistido en que no quiere el máximo cargo, a pesar de haberse presentado a dos carreras anteriores para convertirse en primer ministro, incluida la de 2019, cuando perdió en la ronda final frente al ex primer ministro Boris Johnson. Hunt no cuenta con el apoyo evidente de un amplio grupo de legisladores en el Parlamento.


Ben Wallace


El secretario de Defensa británico es uno de los pocos ministros que ha salido de las recientes turbulencias políticas con su credibilidad reforzada. Wallace, antiguo soldado, fue ministro de Defensa tanto de Johnson como de Truss, y dirigió la respuesta británica a la invasión rusa de Ucrania.


Popular entre los miembros del partido, sorprendió a muchos a principios de este año cuando dijo que no se presentaría al liderazgo, diciendo que quería centrarse en su trabajo actual. Esta semana declaró al periódico Times que seguía queriendo seguir siendo secretario de Defensa.


Boris Johnson


El ex primer ministro Johnson, periodista, se ha convertido en una amenaza para la política británica desde que se convirtió en alcalde de Londres en 2008. Tras causar problemas a líderes como David Cameron y Theresa May, finalmente se convirtió en primer ministro en 2019 y obtuvo una aplastante victoria electoral. Johnson fue la cara del voto del Brexit y ganó votos en partes del país que nunca habían votado a los conservadores. Pero se vio obligado a abandonar por una serie de escándalos.


Algunos de sus allegados dicen que en estos momentos está más interesado en hacer dinero en el circuito de discursos que en volver a la política de primera línea.