top of page

Pareidolia: El curioso fenómeno que todos sufrimos


Algo sorprendente, que se ha estudiado, es que tendemos a ver más rostros masculinos que femeninos. Foto: Pixabay

Seguro que te ha sucedido en más de una ocasión: ves una cara en la pared, en una mochila o sobre la superficie de Marte, que parece proclive para ello. No estás solo, ni mucho menos, de hecho es tan común que desde hace años en internet proliferan este tipo de juegos que tratan de revolver de alguna forma nuestra mente. Esto de ver caras donde no las hay de hecho tiene un nombre y se conoce como pareidolia.


La palabra se deriva del griego. Es la unión de "para", que significa algo defectuoso o incorrecto, y del sustantivo "eidōlon", que significa imagen, forma o silueta. Para que veamos un rostro en un objeto nuestro cerebro debe reconocer un patrón básico de características, y no se trata solo de eso: nuestra mente intenta reconocer quién es esa persona y leer su expresión así como la información de su cara.


No solo va de percibir caras en objetos inanimados, también puede ser un fenómeno auditivo

Por tanto, aunque sea de alguna manera un "fallo", la pareidolia también es un rasgo evolutivo. Y, sorprendentemente, aunque es una habilidad típica de los seres humanos, en realidad las personas no somos las únicas que vemos caras donde no las hay. En 2017, un estudio realizado con monos rhesus (conocidos también como Macaca mulatta) descubrió que ellos también pueden percibir caras en objetos inanimados. Muchos otros estudios han explorado los mecanismos neuronales que podrían encontrarse detrás de este fenómeno en humanos.


Además, también puede ser un fenómeno auditivo. En septiembre de 1969, los teóricos de la conspiración afirmaron que algunos discos de los Beatles contenían pistas sobre la supuesta muerte de Paul McCartney. Muchos escucharon las palabras " Paul está muerto" cuando la canción "Strawberry Fields Forever" se reprodujo al revés, un proceso conocido como backmasking.


Alrededor de la pareidolia hay ciertas curiosidades. Por un lado, caras como la de Jesucristo suelen tener mucho éxito a la hora de ver rostros en cosas, ¿quizá porque está grabado a fuego en nuestro imaginario colectivo? Otra característica sorprendente es que los objetos no sólo parecen rostros, sino que incluso pueden transmitir un sentido de personalidad o significado social. Por ejemplo, las ventanas de una casa pueden parecer como dos ojos mirándote, y un pimiento puede tener una actitud feliz.


Algo sorprendente, que se ha estudiado, es que tendemos a ver más rostros masculinos que femeninos


Y algo también sorprendente es que solemos ver rostros masculinos que femeninos, según un estudio realizado hace un tiempo por Jessica Taubert y colegas. Los investigadores realizaron más estudios para entender si podía tratarse de asociaciones semánticas de género, debido a los nombres de los objetos o a los elementos en sí mismos visualmente masculinos. Una de las ideas que tiene más fuerza es que el género masculino es el predeterminado para un rostro, a menos que otros detalles visuales sugieran algo diferente, reseña 800noticias


Así que la próxima vez que vayas encontrando caras por la calle, no te sientas un bicho raro. Eso sí, ten algo en cuenta: las personas que experimentan pareidolia también pueden tener más probabilidades de tener experiencias paranormales o decir que tienen percepción extrasensorial, según un estudio de 2022. Así que no sabemos si felicitarte… o no.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

コメント


bottom of page