Opinión Precoz


Billetera con dólares Pixabay
El Estado tiene que ser más agresivo para permitir mayor libertad en el intercambio de divisas. Foto Pixabay

Desde el año 2019 el uso de divisas tomó un mayor peso dentro de las operaciones cotidianas de los venezolanos, lamentablemente las políticas oficiales no han podido recuperar la confianza en nuestra moneda como lo desearíamos la gran mayoría de los venezolanos.


Aún cuando la inflación interanual ha bajado, continuamos teniendo una de las inflaciones más altas del mundo, y el rubro que sigue teniendo el mayor incremento es el de los alimentos. El poder adquisitivo de nuestro pueblo es cada vez más escaso, lo que se traduce en que los ciudadanos, cada vez están más empobrecidos. Es una pena tener que admitir que buena parte de nuestra población se encuentra en situación de supervivencia: luchando para terminar el día.


Y no es para menos, ya que el colapso económico ha sido tal, que el tamaño de nuestra economía en apenas una década pasó de ser la cuarta de América Latina a la número 14 en la actualidad. Sin embargo, desde Unidad Visión Venezuela seguimos siendo optimistas en cuanto a la recuperación económica, conociendo el potencial que tenemos tanto en el sector de hidrocarburos, como en la economía no petrolera. Tenemos absoluta confianza en la capacidad de nuestra gente en desarrollar sus fuerzas creadoras y contribuir al crecimiento de una economía menos dependiente de los recursos naturales.


Es propicia la ocasión para recordar que no sería la primera vez que el Producto Interno Bruto (PIB) se recupera rápidamente, en el año 2003, luego del paro petrolero cayó más del 20% y al año siguiente creció más del 30%. Sin ir muy lejos, en el 2020 tuvo una caída de más del 20%; el año pasado subió 2.5% y para este año se espera un crecimiento entre 3% (CEPAL) y 7% (Ecoanalítica). Ahora como lo escribí a principios de año; 2022: La prueba real del “crecimiento económico”, lo traigo a colación a propósito de lo ocurrido esta semana con la subida del dólar, lo cual nos hace preguntarnos: ¿Recuperación económica en suspenso?


Con la responsabilidad que nos caracteriza, le hemos venido haciendo seguimiento, estudiando y analizando junto a expertos el tema económico, para no emitir una opinión precoz, como es la mala costumbre de muchos en el país. Opiniones que no solo no terminan siendo verdad, sino que incluso dejan al descubierto un análisis más inclinado a generar matrices negativas que ir a una verdadera explicación del problema con el fin de buscar soluciones.


A pesar de que a muchos les cuesta creerlo, el gobierno ha tomado una serie de medidas que, con un gran peso para la población, buscan promover el desarrollo de nuestra economía. Evidentemente, la debilidad del Estado para intervenir en la economía dificulta contribuir a mantener un sistema cambiario más saludable.


En ese sentido, el gobierno necesita hacer más. Primero que todo generar confianza a través de un sistema de justicia confiable. Tiene que ser más agresivo para permitir una mayor libertad en el intercambio de divisas. Para ello debe dar más autonomía a los bancos, para que además del ahorro en dólares, se pueda tener un sistema de cambio más transparente.


Por lo pronto, invitamos a un análisis menos cargado del sesgo partidista. Juntos podemos conseguir las medidas que generen confianza y equilibrar la economía para mejorar la calidad de vida de los venezolanos, con un sector privado más fuerte y un Estado menos interventor.


Omar Ávila

Entradas relacionadas

Ver todo