Lula sigue siendo favorito para ganar, pero no es una conclusión inevitable


Foto: Pixabay

Todavía se cree ampliamente que el expresidente izquierdista de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, es el favorito para ganar las elecciones del domingo en la democracia más grande de América Latina, a pesar de un repunte de último minuto en las encuestas por parte del presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro.


Las grandes preguntas son: ¿Acertarán los encuestadores esta vez? Más importante aún, ¿el perdedor aceptará los resultados?


Las encuestas más conocidas subestimaron el apoyo de Bolsonaro en la primera vuelta electoral del 2 de octubre. Muchos encuestadores habían pronosticado que Lula ganaría por goleada y quizás alcanzaría más del 50% de los votos necesarios para evitar una segunda vuelta. En cambio, ganó por un margen mucho menor, 48% a 43%, lo que lo obligó a votar en una segunda ronda.


En un nuevo informe, la consultora de riesgo político de Eurasia, con sede en EE. UU., dice que sigue creyendo que Lula ganará, “pero sus probabilidades de victoria han caído del 65 % al 60 %”. Agrega que “no solo la semana pasada mostró evidencia de que la carrera se ha apretado un poco, sino que la campaña de Bolsonaro ha sido más efectiva que la de Lula en esta segunda vuelta”.


Una de las razones por las que muchos esperan que Lula gane es que los encuestadores supuestamente recalibraron sus encuestas para corregir sus errores de la primera ronda, cuando no detectaron a muchos partidarios ocultos de Bolsonaro.


Si bien el índice de aprobación de Bolsonaro aumentó del 40 % antes de la primera vuelta electoral al 44 % actual, Lula sigue liderando por al menos un margen de tres puntos porcentuales en las encuestas más recientes. El ascenso de Bolsonaro se debe en gran parte a la mejora de la economía y al gasto masivo del gobierno en las últimas semanas.


Ambos candidatos son un mal augurio para Brasil. Lula pasó 580 días en prisión por cargos de corrupción antes de ser liberado por la Corte Suprema por lo que los críticos consideran un tecnicismo y es blando con las dictaduras izquierdistas de Venezuela y Cuba. Bolsonaro aprueba la deforestación masiva de la Amazonía, se abstuvo en las votaciones clave de las Naciones Unidas que condenaron la invasión rusa de Ucrania y, a menudo, suena como si quisiera convertirse en un autócrata de derecha.


Sergio Fausto, un politólogo que dirige la Fundación Fernando Henrique Cardoso, un grupo de expertos brasileño, me dijo que su conjetura es que Lula ganará por un margen de dos a cuatro puntos.


En realidad, esto podría ser bueno para Brasil, porque podría empujar al ex presidente izquierdista a moverse hacia el centro, me dijo Fausto.


Una victoria reñida de Lula sería una especie de bendición disfrazada”, dijo. “Lo impulsaría a decirles a los seguidores izquierdistas de su Partido de los Trabajadores que, para gobernar de manera efectiva, tendría que ampliar su base de apoyo más allá del partido y nombrar economistas (pro-mercado) técnicamente probados”.


Por el contrario, una victoria de Lula por un amplio margen dinamizaría su base de extrema izquierda y podría impulsarlo a adoptar políticas internas y externas más radicales, agregó Fausto.


Pero muchos otros analistas argumentan que una victoria apretada de cualquiera de los candidatos sería el peor escenario posible, porque el perdedor, especialmente si es Bolsonaro, podría no aceptar los resultados.


Bolsonaro, a menudo llamado “el Trump de los trópicos”, ha afirmado durante mucho tiempo que el sistema electoral de Brasil tiene fallas y ha sugerido repetidamente que si pierde, será porque las elecciones están amañadas. Ha afirmado que las máquinas de votación son imperfectas y ha atacado a las autoridades electorales y los tribunales por estar sesgados en su contra.


“Si el resultado es cercano, habrá mayores tensiones”, me dijo Anthony Pereira, politólogo brasileño que dirige el Centro para América Latina y el Caribe de la Universidad Internacional de Florida. "Bolsonaro podría encontrar alguna razón para no conceder".


Brasil es uno de los pocos países del mundo en el que los votos se cuentan completamente de forma digital, sin copias de seguridad en papel. Pero las denuncias de fraude de Bolsonaro han sido investigadas por numerosos grupos de vigilancia internacionales y locales, y no encontraron irregularidades que pudieran afectar los resultados de las elecciones.


Estoy entre los que temen que un resultado muy ajustado podría conducir a la violencia, como la toma del Capitolio de los EE. UU. tolerada por Trump, si no apoyada, el 6 de enero. El domingo, en la carrera entre estos dos malos candidatos, lo que habrá que observar no será sólo cuál de ellos gana, sino si el perdedor aceptará el resultado, para que Brasil siga siendo una democracia.


Andrés Oppenheimer

Entradas relacionadas

Ver todo