top of page

Las más recientes informaciones del ámbito económico en Venezuela #12jul


Las más recientes informaciones del ámbito económico en Venezuela #12jul.
Las más recientes informaciones del ámbito económico en Venezuela #12jul. Foto: @PDVSA

Un resumen actualizado de las informaciones más importantes del ámbito económico venezolano.


Expertos petroleros exponen sobre privatización de Pdvsa


Francisco Monaldi, José Toro Hardy y Rafael Quiroz exponen sus ideas sobre qué hacer en PDVSA y si hay que privatizarla para salvar la industria.


Francisco Monaldi expone; “Mi punto de vista es que hay que separar la discusión sobre la privatización de PDVSA y la apertura del capital privado a la industria petrolera”, PDVSA no es privatizable en estos momentos, ya que “es una compañía quebrada, en default, con acusaciones internacionales de corrupción y sancionada”. En caso de seguir en default, tiene que reestructurar toda su deuda, nuestro país debe 150.000 millones de dólares, y Venezuela tiene activos en dólares –digamos- por el valor de Citgo y un poco más que no pasan de 15.000 millones”, se le endurece el talante.


La mejor opción dice es recuperar a PDVSA, que quedaría mucho más pequeña, y abrirla al capital privado, “como se ha hecho con Ecopetrol y Petrobras, es decir, colocar un porcentaje de las acciones en la Bolsa. Eso es políticamente factible”, pone los pies en la tierra.

Pero –garantiza Monaldi- ese no es el vehículo, sea que haya un cambio en la presidencia de la República o sea que siga Maduro.

Si se reforma la Ley de Hidrocarburos –dice Monaldi- es mucho mejor. ¿Por qué? “Lo que se necesita es que los capitales privados no se vean limitados en su capacidad de invertir”.


Toro Hardy fue uno de los directores de la vieja PDVSA, la que llegó a ser la segunda petrolera más importante del mundo. Tuvo una participación militante en la Apertura Petrolera de los 90, que llevó la producción a 3.4 millones de barriles por día.


La recuperación de la industria petrolera venezolana requiere inyectar 25.000 millones de dólares anuales”, da inicio con una cifra que deja sin corazón a cualquiera.

Eso durante los próximos 8 años, para producir lo que hace 20. La mitad corresponde a gastos operativos, pero la otra mitad es dinero fresco. "El Estado venezolano no tiene recursos para eso”, expresa.


Toro Hardy dice que habría que flexibilizar las condiciones, porque las petroleras foráneas están interesadas en monetizar sus inversiones rápidamente.

“No parece factible que esos capitales entren al país. Lo importante es que los que vengan puedan hacerlo de la forma más competitiva, por eso hay que hacer licitaciones públicas y transparentes”, es contundente.


Pero, alerta sobre una gran amenaza para Venezuela: “tenemos una deuda de 190.000 millones de dólares, de los cuales 90.000 millones ya están en default, y ya hemos sido condenados a pagar –a través de arbitrajes internacionales y otros arreglos- cerca de 20.000 millones de dólares, que no tenemos”, apunta Hardy


Lo cierto del caso es que los acreedores lograron una decisión para proceder a la subasta de las acciones de Citgo. Perder Citgo –agrega- sería muy grave de cara a una futura reinserción de Venezuela en el mercado del petróleo yanqui.

Yo creo que Venezuela debería llamar a esos acreedores y explicarles que no estamos en condiciones de pagar e intentar una negociación. Explicarles que debemos aumentar la producción petrolera para poder pagar las deudas, y para eso invitarlos a invertir en Venezuela. Podríamos transformar una amenaza en una oportunidad”, expone.

Pero cree que esos acreedores no vendrían por la falta de seguridad jurídica. “Si no logramos eso, no podremos reinsertarnos en los mercados petroleros internacionales, ni recuperar la economía”.

Toro Hardy piensa que hace falta una nueva Apertura Petrolera mucho más audaz que la que tuvimos en los 90. Dice que sólo el petróleo puede lograr una resurrección de la economía.


Rafael Quiroz Serrano es economista petrolero, profesor de petróleo en pre y post grado de la UCV. Además, es jefe de la Cátedra de Economía y Política Petrolera, y acumula varias obras sobre la materia en su hoja de vida.


El experto subraya que para llevar la producción a un margen de entre 2 y 2.5 de millones de barriles por día hace falta el concurso de las petroleras internacionales. Ni el Estado, ni los capitales nacionales, son suficientes.


Para atraer esos capitales foráneos hay que establecer reglas del juego claras, pone de manifiesto, pues la oferta en el mundo es vasta. Por ejemplo, México. Brasil –dice- tiene una gran cantidad de reservas probadas de petróleo. Vaca Muerta, en Argentina, y pare usted de contar, si nos vamos al Medio Oriente.


Destaca que nuestro petróleo es muy pesado y difícil de procesar. Su costo promedio de producción oscila entre 27 y 35 dólares el barril. “Eso no compromete la privatización de PDVSA, como ha planteado María Corina Machado.


Es un argumento baladí, viniendo de una candidata opositora. Entonces, habría que privatizar las empresas públicas, con lo cual estoy de acuerdo. "Por esa vía que plantea Machado habría que privatizar los ministerios, que son un montón”, echa mano de un humor agridulce.

Argumenta que los primeros 12 años de PDVSA fue un período extraordinario, cuando la empresa llegó a ser una de las mejores petroleras del mundo, y estaba en manos del Estado, pone sus cartas sobre la mesa.

"Si usted coloca un general lleno de soles y condecoraciones al frente de Empresas Polar, ese holding colapsa en poco tiempo", señala Quiroz.


¿Por qué no privatizar?


Quiroz Serrano se opone a la privatización de PDVSA –confiesa- porque el petróleo es un recurso crucial en términos estratégicos y comerciales.

“No hay crecimiento económico, ni guerra, sin petróleo”. Eso no pasa con el carbón, por ejemplo. “El petróleo es un arma política”, apuesta por un rudo verbo pragmático.

Si se entrega el petróleo a los foráneos, Venezuela no podrá diseñar su propia economía petrolera, pone sobre el tapete. “Venezuela perdería su soberanía para diseñar una política petrolera”, apunta. Información reseñada por Banca y Negocios


El rodio no aparece como metal de valor en las cuentas del BCV


La explotación de rodio en estado Bolívar es obvia y evidente. Cientos de camiones cargados de escombros, tierra, arenilla, piedras y hasta barro se desplazan al otro lado de la frontera con Colombia o trasvasan la carga a chalanas que se remontan Meta arriba. Otros, descargan en barcos en Matanza que zarpan rumbo al Atlántico. Rodio crudo, no refinado.


Combinado con cobre, platino, níquel, paladio o tierras raras en proporciones variadas. Sin condiciones para que no sea registrado en la contabilidad del Ministerio de Finanzas ni en los ingresos del Seniat, tampoco se les ha guardado espacio en las bóvedas del BCV.


De acuerdo a la información publicada por El Nacional, el rodio es materia prima en movimiento. No presenta guías en las alcabalas como los transportistas de hortalizas, pollos y reses, pero es una actividad rigurosamente controlada, gramo por gramo. Opera una combinación de formas legales, semilegales y otras, totalmente fuera de cualquier control estatal. Siendo un subproducto de poco volumen, tiene un altísimo valor en el mercado. Puede costar diez veces más que el oro.


Sus usos son muy limitados, y en muy pequeñas cantidades, pero es muy escaso y su manejo presenta muchas dificultades. Es inflamable, explota si el polvo se mezcla con agua, es altamente tóxico y carcinógeno. Su extracción, como cualquier otra minería, causa graves daños al ambiente, sobre todo al agua y al suelo, además de destruir los bosques y la biodiversidad.


Se usa en joyería en los proceso de acabado, en la electricidad en contactos, en la fabricación de vidrio y de espejos, como cobertura anticorrosiva en vuelos espaciales, para producir ácido nítrico, colorear cerámica, como aditivo de la fibra de vidrio, como resistencia en hornos eléctricos, pero sobre todo en el catalizador de los vehículos con motor de explosión interna, sean de gasolina o gasoil. El convertidor catalítico que posee platino, rodio o paladio es hasta ahora la única solución viable para el control de los óxidos nitrosos (NOx) que emiten los motores de explosión interna.


Excelente conductor eléctrico, se utiliza en los contactos de las baterías de litio de los automóviles eléctricos y en la industria espacial y la misilística hipersónica, también en la industria farmacéutica como un poderoso catalizador y hasta en la manufactura de mentolados.


Conflicto entre PDVSA y empresa Maroil genera dificultades


La repentina suspensión del contrato que había impulsado las exportaciones de coque de petróleo venezolano ha provocado un "cuello de botella" de buques cisterna a la espera de cargar el producto y ha hecho que los clientes se peleen por suministros alternativos, según fuentes y datos.


El contrato, suscrito 2017 entre la petrolera estatal PDVSA y Maroil Trading, con sede en Ginebra, propiedad del empresario venezolano Wilmer Ruperti, ayudó a que las exportaciones de este derivado del petróleo, utilizado como alternativa al carbón, se multiplicaran por 7 entre 2021 y 2022.


Pero el acuerdo se suspendió el mes pasado en medio de una disputa sobre cuentas por cobrar y la extensión del contrato, información reseñada por Banca y Negocios


La pelea con Ruperti por el coque de petróleo


La medida se tomó después de que una auditoría interna, ordenada por el presidente de PDVSA, Pedro Tellechea, encontrara discrepancias en los pagos. Ruperti ha declarado que no hubo irregularidades y que aún se le deben 300 millones de dólares.


En el centro de la actual discrepancia entre Ruperti y PDVSA se encuentra un contrato de cinco años firmado en 2016.


En virtud del acuerdo, Maroil acordó invertir 138 millones de dólares en una terminal marítima en Venezuela, a cambio del derecho a vender y retener la mayor parte de las ganancias de alrededor de 12 millones de toneladas métricas de coque de petróleo.


El coque es utilizado para producir electricidad y encender hornos de cemento en todo el mundo.


En una entrevista, Ruperti dijo que el contrato, que expiraba en 2021, se prorrogó dos años debido a la pandemia. PDVSA, dice, niega que el contrato haya sido prorrogado y quiere que Maroil pague por los cargamentos de coque de petróleo vendidos después del plazo original de 2021, indicó la agencia estadounidense.


No es que el coque de petróleo sea un producto estratégico para Venezuela, pero es una corriente de exportación que ayuda en un momento cuando la caja de PDVSA está severamente comprometida.


En lo que va de mes, PDVSA sólo ha autorizado el embarque de un cargamento de 70.000 toneladas. Pero hasta el martes pasado el buque no había zarpado, mostraron los datos de envío vistos por una importante agencia de noticias.


Otros ocho buques están cerca de los puertos venezolanos a la espera de cargar un total de 350.000 toneladas, según los datos. El coque de petróleo se utiliza principalmente en países como Francia y China.


Venezuela exportó el año pasado unos 3,3 millones de toneladas métricas de coque de petróleo, en su mayor parte comercializadas por Maroil, que en los últimos años ha firmado acuerdos comerciales con otras empresas para llegar a clientes finales.


Un alto ejecutivo de una empresa cementera del sur de la India declaró que su proveedor de coque de petróleo venezolano ha cancelado tres contratos desde el mes pasado, alegando incertidumbres relacionadas con su capacidad para suministrar el producto.


"Esperamos que alguien más sustituya a Maroil", dijo el ejecutivo, que no quiso revelar el nombre de sus proveedores.


Precio oficial del $ vs Bs


El dólar oficial abre el jueves 13 de julio en 28,35 Bs, de acuerdo al promedio publicado por el Banco Central de Venezuela, mientras que el dólar paralelo se ubica en horas de la tarde en 30,11 Bs.









Entradas relacionadas

Ver todo
bottom of page