top of page

La política y lo político


La política y lo político son dos conceptos estrechamente relacionados pero representan aspectos diferentes. Imagen: geralt, Pixabay.

Mientras estuve como presidente de Consecomercio y Fedecámaras, me correspondió

efectuar una labor pedagógica con los dirigentes empresariales para hacerles entender

que levantar la voz para defender los derechos e intereses de los empresarios no

debía ser considerado como actuaciones político-partidistas. Para mí, no es lo mismo

actuar en el ámbito de lo político, competencia directa nuestra, que invadir el campo de

la política. Esa falacia cerebral nos fue implantada por los gobiernos y partidos

socialistas, monopolizadores por décadas del espectro político venezolano.


Me considero adherente a la tesis de quienes sostienen que los líderes empresariales

en ejercicio deben mantenerse asépticos de la política partidista, pero rechazo

rotundamente la frase de un dirigente político que, con un tono altisonante siempre ha

vociferado: “Los empresarios a cuidar sus empresas y déjennos a los dirigentes

políticos el ejercicio de la política”. Este sempiterno dirigente pretende que la política

partidista sea un coto privado de los políticos, dejando a los demás ciudadanos

venezolanos como simples eunucos, políticamente hablando. Defiendo, entonces, el

derecho que le asiste a cualquier empresario para aspirar a competir por determinado

cargo de elección popular.


Llegado a este punto, considero oportuno desarrollar las dimensiones de la política y lo

político, que, aunque son dos conceptos estrechamente relacionados, representan

aspectos diferentes dentro del ámbito de la vida pública y la gobernabilidad. Estas dos

figuras, a menudo son utilizadas indistintamente, pero es importante comprender sus

diferencias para analizar y entender el funcionamiento de los sistemas políticos y las

dinámicas sociales.


La política se refiere a la actividad y el proceso mediante el cual se toman decisiones y

se ejerce el poder en una sociedad. Es el conjunto de acciones y estrategias que se

utilizan para influir en la distribución de recursos, la toma de decisiones colectivas y la

regulación de la convivencia social. Puede desarrollarse en diversas esferas, entre

ellas las más importantes suelen ser, los gobiernos y los partidos políticos e implica la

formulación de políticas, la negociación, el debate y la implementación de acciones

destinadas a alcanzar objetivos políticos.


Lo político comprende un concepto más amplio y abstracto. Va más allá de las

estructuras y procesos formales de la política y se enfoca en la dimensión profunda de

las relaciones de poder en una sociedad. Abarca las tensiones, los conflictos y los

debates en torno a la toma de decisiones y la organización social. Comprende los

valores, las creencias, las identidades y los intereses que influyen en la forma en que

se ejerce y se disputa el poder. Puede manifestarse en diversas esferas, como las

relaciones interpersonales, las dinámicas de género, las luchas por los derechos

humanos y las demandas de justicia social.


La política se refiere a la actividad concreta y visible de la toma de decisiones y la

gestión del poder, mientras que lo político es más abstracto y se centra en los

fundamentos que dan forma a la primera. La política se puede observar en el ámbito

institucional y formal, como el gobierno y los partidos políticos, mientras que lo político

se extiende más allá de estas estructuras formales y se relaciona con todas las

interacciones y relaciones sociales en las que se manifiestan las relaciones de poder.


La política implica acciones específicas, como la elaboración de leyes, la negociación

de acuerdos y la implementación de políticas, mientras que lo político se refiere a los

procesos de construcción de identidades, la formación de alianzas y la articulación de

demandas políticas.


La política tiene una dimensión más inmediata y pragmática, centrada en la toma de

decisiones y la resolución de problemas políticos actuales. Lo político tiene una

perspectiva más a largo plazo, ya que se ocupa de cuestiones fundamentales de poder,

justicia y transformación social.


Aunque la política y lo político tienen diferencias, también están intrínsecamente

interrelacionadas. La primera se nutre del segundo ya que, este le proporciona las

bases ideológicas y los fundamentos sobre los cuales se toman las decisiones y se

desarrollan las políticas. De igual forma, las dinámicas políticas y las luchas por el

poder, influyen en lo político, dando forma a las identidades, los valores y las

aspiraciones de una sociedad.


Al analizar la política y lo político, es importante reconocer que ambas dimensiones son

cruciales para comprender cómo se construyen y transforman las sociedades. La

política se ocupa de los problemas y desafíos concretos que enfrentamos en la toma de

decisiones colectivas, mientras que lo político aborda los valores, las creencias y las

relaciones de poder que subyacen en nuestras interacciones sociales. Comprender y

reflexionar sobre estas diferencias, nos permitirá tener una perspectiva más amplia y

crítica de la realidad política y social en la que vivimos.


0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Commentaires


bottom of page