Hugo Chávez no debería nombrar la soga en la casa del ahorcado

Actualizado: 23 ago

21 August 2012

El candidato del PSUV afirmó que Henrique Capriles “no ve la realidad” y por ello se tornaría “psicológicamente peligroso”. Lo trató de “desequilibrado” y señaló que el hecho de que Capriles desconozca los logros del gobierno “es cosa de locos”. Hasta dijo que el candidato de la Unidad democrática “tiene amigos imaginarios”.

En Psicología, “proyectarse” define un mecanismo de defensa utilizado por algunas personas, de forma inconsciente, y que consiste en arrojar fuera de sí –o colocar en los demás, aspectos que sufren ellas mismas. La proyección está considerada por el psicoanálisis como un mecanismo esencial de la vida inconsciente. Este término fue desarrollado por Freud y se le asigna gran importancia, sobre todo en la estructuración del carácter paranoide. Como de una u otra manera, el mecanismo de proyección, se encuentra en todas las personas, la mayoría de los psicólogos la han definido como un mecanismo de defensa normal y adaptativo que protege contra la ansiedad. Sin embargo, Erickson, psicólogo del desarrollo, considera la proyección como uno de los mecanismos de defensa más peligrosos, por medio del cual dotamos a los demás de la maldad que está dentro de nosotros mismos.

Un ejemplo de proyección sería el caso de aquella persona a quien le parece que todos los demás son egoístas y no está consciente de su propio egoísmo. Estaría “proyectando” en los demás ese aspecto de su vida que no tolera. Al fin y al cabo, es más fácil ver la paja del ojo ajeno que una viga en el propio.

La tendencia a responsabilizar al mundo, a la naturaleza, a la vida, al universo o a los demás, de las cosas que nos suceden o nos pertenecen, también se considera proyección.

La proyección en extremo termina en la paranoia, y en los sujetos que se vuelven totalmente desconfiados y perseguidores, y culpan a los demás de la agresividad que ellos mismos proyectan sobre ellos. Una persona sometida a un estrés de magnitud y su consecuente estrés postraumático, como lo es haber enfrentado un cáncer devastador, tres operaciones invasivas en menos de un año, 4 quimioterapias, más radioterapia, y tratamiento de calmantes, fármacos y narcóticos de envergadura, con efectos secundarios y colaterales, debería considerarse como un paciente susceptible de tratamiento psicológico, de terapia y probablemente psiquiátrico. El candidato Capriles se ha cuidado de no usar el tema en la campaña electoral, respetando la intimidad del enfermo. Al candidato Chávez le recuerdo lo que una vez le dijo José Vicente Rangel: El pez muere por la boca.









Vladimir Gessen