Gessen: Los ciudadanos han demostrado por 14 años que no se rinden

15 April 2013



“Maduro ¿gana? apenas por unos pocos votos que habrá que confirmar, pero si Capriles no se hubiera lanzado como candidato presidencial, el oficialismo hubiera arrasado en Venezuela, Capriles repotenció la libertad en Venezuela y gracias a que Henrique despertó y agrupó a la oposición venezolana, no se concretará la ambición de los hermanos Castro: La Federación Cubano-Venezolana como un solo país, porque esta nueva oposición que ha surgido no lo permitirá y tomará la calle si se le provoca...”, señaló el psicólogo y analista político Vladímir Gessen, Editor de El Diario de Caracas y de Informe21.com

¿Valió la pena que Capriles se postulara como candidato a la presidencia?

- Fue vital la participación de Capriles en una campaña admirable de menos de 30 días, para lograr, primero, no sólo tomar la calle de nuevo en Venezuela, sino aglutinar y moralizar a una oposición que estaba desalentada, después de dos fracasos electorales, además de apabullada, confundida, y sin un futuro claro, luego del fallecimiento de Hugo Chávez y de la demostración de fuerza del oficialismo, en sus exequias. En segundo lugar, Capriles se levanta con la mitad de los votos en el país, como un claro líder de la alternativa al gobierno socialista, acompañado por una dirigencia política de primer orden y contando –ahora- con una gran organización nacional que hizo posible el resurgimiento de la oposición como una fuerza política que no puede ser ignorada. Tercero, sentó las bases para la creación de un gran movimiento político y social que ahora enfrente y realice una verdadera oposición al gobierno para defender los valores democráticos e impedir el avance de un autoritarismo despótico en Venezuela. Si Capriles no se hubiera lanzado como candidato presidencial, el oficialismo hubiera arrasado en Venezuela, y gracias a que despertó y agrupó a la oposición venezolana, no se concretará el sueño de los hermanos Castro: La Federación Cubano-Venezolana como un solo país, porque esta nueva oposición que ha surgido no lo permitirá porque tomará la calle si se le provoca.

¿No cree que Nicolás Maduro, ahora electo presidente constitucionalmente continúe la agenda pro castrista, siendo él un seguidor de la revolución cubana?

- Maduro necesitará de la oposición para mantener el poder civil en Venezuela. Los enemigos de Nicolás no necesariamente están en la oposición. Henrique Capriles se puede convertir en el principal aliado del presidente para defender la Constitución venezolana. Dentro del oficialismo algunos factores intentarán forzar a Maduro a radicalizarse y arremeter en contra de la oposición, con la idea de minimizar o destruir a la disidencia, pero esto conduciría al país a una confrontación que solo crearía la necesidad de un gobierno fuerte, donde la cabeza no sería el actual presidente. Maduro sabe esto. El futuro de Maduro depende de hacer un buen gobierno y solamente lo puede alcanzar si gobierna para todos y con todos. Obviamente sin ignorar a la oposición. Hora de surgir el Maduro negociador, político, sindicalista, diplomático.

Y la gente... ¿No cree que la mayoría se volverá a frustrar y se desentiendan de la política...?

- No, no creo. Los ciudadanos opositores han demostrado durante más de 14 años que no se rinden. Los dirigentes de la oposición han cometido muchos errores. Estaban divididos, no tenían líder, no tenían propuesta, organización política, sin embargo, el pueblo opositor sigue allí. Bueno, ahora todo cambia. Tienen líder, organización, propuesta, y un claro futuro. Creo que con esta elección, por fin, existe una verdadera oposición en Venezuela. Espero que Capriles, junto a todo el liderazgo opositor, lo entienda y conduzcan a sus seguidores a una próxima victoria. Chávez tardó 12 años conspirando en las fuerzas armadas y fracasó en 1992. Luego, 8 años más tarde gana las elecciones. Fueron 20 años para llegar. Esta nueva oposición que comenzó a forjarse en el 2002, tardó 12 años en conformarse. Ahora vendrá su ascenso al poder. Primero en la Asamblea, luego en las gobernaciones y posteriormente en la presidencia. Así lo veo yo.

¿Y mientras tanto no avanza el desmantelamiento de la democracia?

- La estrategia de los Castro y de los sectores comunistas del PSUV es imponer el socialismo en Venezuela. Su primera táctica ha sido ganar el poder, vía elecciones, a como diera lugar. Este frente de lucha electoral le ha dado un manto de legitimidad, o al menos de “legalidad” ante el Mundo. El oficialismo cuenta con recursos para seguir esta estrategia. Aunque carecen de un líder como Chávez, tienen una vanguardia, gabinete, alto mando militar, sala situacional, doctrina y propuesta política, y organización. La nueva oposición política y social no puede pretender la derrota de este proyecto marxista sin ir más allá del escenario electoral. Los ciudadanos que defienden la libertad son millones en Venezuela. No obstante, solamente se organizan y movilizan para ir a votar en las elecciones. El oficialismo intenta imponer el socialismo los ¡365 días! cada año, desde hace 14 años. Si la oposición no genera un encuentro de los ciudadanos que no quieren el socialismo en Venezuela, junto a las organizaciones políticas, y consolidan un liderazgo, una vanguardia y dan la pelea a diario, con propuestas, respuestas y planes específicos, la “República de Libertades” que se desea se perderá.

- La primera tarea de esta nueva oposición que se ha concretado es evitar que el neo-comunismo siga avanzando. Pienso que la oposición requiere constituir urgentemente un “Gabinete Democrático”, una “Sala Situacional” y un “Congreso de la Libertad”. Por esto, le propongo a Henrique Capriles que los ciudadanos, los distintos sectores de la sociedad que hoy se expresan desde sus respectivas organizaciones sociales, políticas, de militares en situación no activa, estudiantiles, sindicales, empresariales, y religiosas, conformen: Primero: Un “Gabinete Democrático Alternativo” que emule a los “Gabinetes de Sombra” que existen constitucionalmente en naciones como Canadá e Inglaterra y que hacen el contrapeso al gobierno, semana a semana, día a día. ¿Cómo funcionaría este gabinete de sombra? - Uno, a nivel nacional y dos, uno en cada región, siendo su única labor el hacer seguimiento y crítica a las medidas que impone el Ejecutivo Nacional y los gobiernos regionales. También, haciendo propuestas alternativas a las del oficialismo para enfrentar los problemas del país y de las regionales. Este esquema debe llegar hasta la creación los gabinetes de sombra municipales. El Gabinete Nacional de Sombra debe tener un ministro de sombra para cada área. Fíjese, Elías Jaua es el canciller del gobierno. La oposición debe tener un canciller de sombra, como Ramón Guillermo Aveledo, Leopoldo López o María Corina Machado que haga frente a lo propuesto cuando sea procedente, aportando otra solución más eficaz. Además del Gabinete de Sombra… - En segundo lugar: La nueva oposición debe crear una “Contra-Sala Situacional” que planifique y dirija la ofensiva y contra-ofensiva y la defensa de la libertad, los derechos humanos y la Constitución, y actúe para neutralizar a la Sala Situacional del Gobierno. En tercer lugar, se debe constituir a nivel nacional y a niveles regionales el “Congreso o Asamblea de la Libertad”, donde sean electos los representantes del nuevo movimiento, para que sirva –más que de parlamento opositor, como un Foro Político y Social permanente que genere la integración de los distintos factores políticos junto a los sociales, y permita crear una fuerte corriente de opinión pública, preferentemente en temas sociales y en la búsqueda de la solución a los problemas de la gente.

Vladimir Gessen