top of page

El sultanismo en América Latina


En el sultanismo el gobernante concentra todos los poderes. Imagen: klimkin, Pixabay

Nicolás Maduro ha establecido en Venezuela un régimen inspirado en el sultanismo. Llama la atención que ese país petrolero, pero suramericano, está muy distante del Medio Oriente, región en la que, a partir del siglo XIX, se comenzó a poner en práctica ese modelo de control político que definía los rasgos característicos de gobiernos de la zona.


Fue el sociólogo teutón, Max Weber, quien originalmente se dio a la tarea de colocar esa noción de sultanismo, que era una variedad del patrimonialismo. El investigador germano centraba la definición para hacer ver la notoriedad del esquema basado en el personalismo y manejo centralizado que debían acatar los funcionarios, que eran meticulosamente seleccionados, analizados y luego designados, previo compromiso de ser leales al gobernante que ocupa la cúspide del poder. Pudiera ripostar uno de mis lectores, preguntándose en alta voz, ¿y qué tiene que ver un régimen tropical, de Venezuela con uno del Medio Oriente? La respuesta la dejó para la posteridad; Max Weber en los siguientes términos: “aun cuando el ejercicio del poder en el patrimonialismo está circunscrito por la tradición y la costumbre, en el sultanismo éste no opera con estos constreñimientos, sino que procede sobre la base de la amplia discreción del líder. Por más que su nombre –sultanismo – peca de ‘orientalismo’, el concepto no pierde su poder explicativo cuando se lo utiliza para caracterizar a regímenes en otras partes del mundo y en otros momentos históricos”. O sea, que ese esbozo es factible plasmarlo en Venezuela o Nicaragua.


Esos Rectores del Consejo Nacional Electoral de Venezuela, que renuncian, según las

instrucciones que reciben del dictador Maduro, tal cual como lo acaban de hacer para

facilitar otra trapisonda electoralista de ese régimen, proceden acoplándose a ese

sultanismo tropical que citamos en este ensayo. Esos “fiscales” del “ministerio público”

que cumplen dócilmente las instrucciones del dictador de montar expedientes basados

en mentiras, infamias y pruebas falsas, son igualmente piezas al servicio de ese

sultanismo de Maduro. Esos “jueces y magistrados” que están siempre listos a dictar

sentencias para siquitrillar a inocentes o favorecer a los culpables de fechorías

cometidas en nombre del sultanismo madurista, son parte de ese sultanismo

degradado a corporación criminal latinoamericana.


Mención aparte merece la conducta del funcionario que se hace llamar Contralor

General de la República. Ese personaje que es indigno de ser citado como tal, porque

no es otra cosa que un ramplón gatillero al servicio de ese sultanismo instalado en el

palacio de Miraflores de Caracas. Ese mal llamado “contralor” es el que dispara

inhabilitaciones según el gusto o los caprichos de su patrón, el capo del sultanismo

que opera en Venezuela. Por eso, no reparó en que, para inhabilitar a una ciudadana

como María Corina Machado, ha debido tener en cuenta que “solo los condenados por

delitos contra el patrimonio público durante el ejercicio de sus funciones, no podrán

optar a cargos de elección popular, durante el tiempo que fije la ley, a partir del cumplimiento de la condena (art. 65 de la Constitución)”. Pues bien, ese sayón que usurpa la Contraloría General de la República de Venezuela, procedió, atropelladamente, con tal de satisfacer la saña de su señor sultán. María Corina fue inhabilitada sin procedimiento alguno y sin audiencia. ¿Y a dónde fue a parar el derecho a la defensa? ¿Y el debido proceso?. Tal decisión es nula absolutamente según artículo 19. 4 de la Ley Orgánica de Procedimiento Administrativo (LOPA), por lo que si el funcionario del régimen Elvis Amoroso no la revoca, según artículo 83 de la LOPA, es corresponsable de crimen de lesa humanidad, en grado de persecución. Para despejar dudas al respecto, incorporo un párrafo de la autoría del destacado jurista Román Duque Corredor, quien precisa que “una supuesta extensión de la inhabilitación a la ciudadana María Corina Machado de 12 meses hasta 15 años, que no ha sido objeto de una declaratoria de responsabilidad administrativa de procedimiento alguno, de la cual se desprenda la sanción de inhabilitación, constituye una violación de la garantía del debido proceso, a que se contrae el artículo 49 de la Constitución. Así como que no consta de notificación formal alguna a la pre nombrada ciudadana”.


Esa es la conclusión a la que han llegado los más calificados y eruditos constitucionalistas de Venezuela al analizar semejante linchamiento político de la mujer que encabeza todas las encuestas que vaticinan que alcanzaría un triunfo arrollador en las eventuales elecciones presidenciales de 2024. Otra de las voces más autorizadas en materia jurídica, como es la del Dr. Allan Brewer-Carias, ha dejado sentada su opinión al afirmar que “nunca antes, en ningún caso precedente ocurrido dentro o fuera del país, se haya pretendido imponer una inhabilitación política en una forma tan inconstitucional, ilegal, rústica, burda, tosca, ruda, bruta, grosera, basta, inculta, ignorante, ignara, iletrada e indocta como la supuestamente contenida en el mencionado 'oficio' que no es, sino una ilegal 'certificación de mera relación' emitida por un funcionario de la Contraloría General de la República de bajo nivel, a cargo de

llevar a cabo unos supuestos e indeterminados 'procedimientos especiales', de nombre Antonio José Meneses Rodríguez; documento que el mismo Contralor General de la República no se atrevió a emitir”.


Para finalizar, hago mías las reflexiones aportadas por el parlamentario venezolano Julio Castillo, que para entender esta trastada madurista se retrotrae a la afirmación que "algunos atribuyen a Talleyrand y otros a Fouché", a propósito del fusilamiento del Conde de Enghien. “Es peor que un crimen, es un error”. Dice Castillo que “esa clase de errores son los que cometen los gobiernos asediados, sin apoyo social. Comienzan a desconfiar de su propia sombra, cualquier gesto inusual de un allegado lo convierte en sospechoso y terminan viviendo en un mundo irreal en el que solo caben los acólitos más cercanos. El propio Napoleón terminó en Santa Helena dando órdenes a ejércitos que no existían y Hitler, organizando en su búnker el contraataque para expulsar de Alemania a los aliados que ya estaban a tres cuadras de su refugio”.


Afortunadamente, al sultanismo “le ha salido el tiro por la culata”. Los factores políticos y la ciudadanía venezolana, de manera abrumadora, se ha manifestado solidaria con María Corina y a nivel internacional se escucha una estruendosa protesta y firme condena por tan deleznable arremetida contra ella. Otro hecho no menos significativo fue la posición asumida por la Comisión Nacional de Primaria que rechazo “esa sanción por ser inconstitucional y contraria a los estándares internacionales que busca impedir, arbitrariamente, la libre expresión de la voluntad de los electores venezolanos”. La Comisión Nacional de Primaria deja claramente establecida su propia sentencia: “Tales sanciones no son obstáculo para la participación en la Primaria, como ha sostenido reiteradamente esta Comisión.”. O sea que María Corina seguirá hasta el final.


Entradas relacionadas

Ver todo
bottom of page