top of page

El referéndum del fracaso


Algo sumamente grave lo constituye la flexibilización de los requisitos para ejercer el derecho al sufragio. Foto: Cortesía CNE

Mientras escribimos este corto artículo de opinión, los Centros de Votación en nuestra Venezuela continúan abiertos, más solos que nunca, esperando a las animas y fantasmas que quizás acudan en horas nocturnas, a darle un espaldarazo al gobierno pirata de Nicolás Maduro que pretende lograr algo que a estas alturas luce más que imposible, con testigos de excepción como lo son los miembros del Plan República que callan y observan.


Un proceso histórico, llamado por ellos, para rescatar el territorio Esequibo, pretendiendo designar o crear un nuevo Estado para Venezuela, atender a la población de la zona, cedularlos como venezolanos y desarrollar un plan para esas tierras, el chiste se cuenta solo.


Cómo es posible que un régimen que no ha podido regenerar el sistema eléctrico, en un país petrolero las colas para surtir combustible en cualquier parte del país son interminables, en

donde el poder adquisitivo de 95% de los ciudadanos al menos es muy bajo y un largo etcétera, pretenda hacer ver que es posible efectuar algún plan de acción en el territorio en

reclamación.


Algo sumamente grave por cierto, lo constituye la flexibilización de los requisitos para ejercer el derecho al sufragio, que dicho sea de paso está claramente establecido en la Ley Orgánica de Procesos Electorales, publicada en Gaceta Oficial Extraordinaria Nº 5.928 del 12 de agosto de 2009, la cual indica que podrán ser inscritos en el Registro Electoral los venezolanos y venezolanas mayores de dieciocho años de edad.


Pues para el Referéndum el Consejo Nacional Electoral habilitó, un enlace en su página web, para que jóvenes estudiantes entre 12 y 18 años, puedan participar en el referendo en defensa del Esequibo, algo sencillamente insólito, que contraviene la tradición de la mayoría de edad para sufragar, pero esto como muchas otras cosas son normales cuando se ha perdido la institucionalidad en un país.


Muchos aspectos son los que hay que considerar pero que sin duda indican que el país está a la deriva y sin una brújula que indique hacia dónde ir, nada ni nadie indica con claridad el

camino. Por un lado el régimen Chavista sostiene que lo hace bien, bien mal diría yo, pero por otra parte se encuentra una oposición sin libreto claro y que se ve abrumada incluso por sus

propios errores, que se cometen prácticamente a diario, el haber dejado pasar la oportunidad del día de hoy para dar un rotundo NO, sin duda algún hubiera arrinconado más al régimen Chavista que mal gobierna a Venezuela.


Desde la llegada de Chávez al poder en 1998, la oposición ha transitado un viacrucis lleno de desaciertos en la mayoría de los casos, lo que los ha conducido a un barranco del que parece no haber retorno, a menos que actúen de manera diferente, tanto a lo interno como a lo externo, aun hay tiempo, pero si existe una verdadera organización y se trazan objetivos claros.


Por el momento y sin lugar a dudas, el Referéndum Consultivo del día de hoy, 3 de diciembre, es un fracaso inmenso, que pone a dudar al régimen en cuanto a si va a Elecciones Presidenciales en el mes de Mayo 2024 o si corre esa fecha para buscar mecanismos de apoyo por parte de una población que parece ya no querer estar con ellos ni con el espíritu errante de Hugo Chávez, así de simple y sencillo.


Entradas relacionadas

Ver todo
bottom of page