¡Dos años imperdonables!


Imagen: Pixabay

En 2021 no hubo ni siquiera el mínimo esfuerzo por luchar por un referéndum revocatorio, hubo un par de esfuerzos aislados que a todas luces iban a ser rechazados por presentar todas las inconsistencias posibles. La “oposición reconocida” no actuó, decidió escudarse con el slogan ocioso de “Elecciones Libres”, pero no cualquiera, sino las presidenciales 2024, obsequiándole al régimen más de 2 años de paz política.


Pero eso no es todo, desde hace tiempo la presión social, proveniente de diversos sectores nacionales como los educadores, el sector salud, empleados públicos, entre otros, han decidido tomar las calles para plantarse contra las violaciones a sus derechos laborales, contractuales, sin mencionar las protestas de comunidades por verse afectadas por la caotización progresiva de los servicios públicos. También podemos agregar las protestas por la escasez y aumento del combustible automotor, entre otras de origen diverso… ¿Qué ha hecho la “oposición reconocida” al respecto? Nada, o más bien sí, veamos:


Justamente, cuando la calle se calentaba aparece sorpresivamente la propuesta de la Plataforma Unitaria Democrática (PUD), auspiciada nada más y nada menos que por el inenarrable G4, cuyo fin supremo es “lo electoral”, sin por lo menos mostrar un minúsculo atisbo de exigencia de condiciones de competitividad, es decir, aceptando la hegemonía del Psuv sobre las instituciones que deberían ser del Estado.


En líneas generales, la PUD hace las veces de extintor del régimen para apaciguar las protestas sociales e inducir, una vez más, al escenario de otra elección en condiciones absurdas, algo realmente repudiable. Dicho sea de paso, surge en momentos de máximo repudio al chavismo ¿Casualidad?


El reglamento de la PUD, que alberga 10 organizaciones nacionales, privilegia al G4 en la toma de decisiones nacionales y es categórico al enfatizar la naturaleza de esa instancia es “electoral y partidista”. Sí bien es cierto, se han abierto a la interacción con la sociedad civil, estos son de palo, con voz, pero sin voto. También es cierto que permitieron a la sociedad civil las postulaciones para formar la comisión electoral que regirá las primarias, pero no hay que perder de vista a los “escogidos”, en términos de procedencia, tendencias, honorabilidad y demás perfiles cualitativos, pues con un andar como el exhibido hasta el momento toda duda, por chica que sea, es razonable y la buena fe hace tiempo abandonó la política venezolana.


Créannos, no se trata de crear más caos, zozobra, ni ser “ninista”, la intención de todos nuestros escritos es abordar la real realidad porque los políticos (rojos y varios pintos) obran en sentido contrario a ella, en contra del interés de la nación ¡Los hechos así lo demuestran!


¡El régimen ya lo hizo! ¿A qué nos referimos? El poder de mayor peso en un país es el parlamento, es decir, nuestra Asamblea Nacional, todos sabemos lo que le hicieron a la AN 2015 -2020 que, dicho sea de paso, ha sido el poder público más votado en toda nuestra historia. El chavismo adecua los poderes, al perder los ejecutivos (Gobernaciones y Alcaldías) los arrinconan e imponen un poder paralelo. Aún sí se viera obligado a entregar la presidencia de la nación (que no lo creemos) los demás poderes públicos psuvizados la harían añicos… no lo duden. Por qué creen que siendo el gobierno más repudiado de toda nuestra historia el chavismo se desvive por celebrar elecciones, unas tras de otras… casi alcanzan la cantidad de 30 en 23 años, saque sus conclusiones.


El liderazgo opositor requerido debe atender la Venezuela de hoy pensando en el futuro, para eso se ameritan acciones que atiendan las causas de nuestra tragedia que son la ruptura del hilo constitucional y democrático, además de todas las acusaciones que recaen sobre el régimen, repetimos, más repudiado de nuestra historia.


Leandro Rodrígez Linárez

Entradas relacionadas

Ver todo