Chávez, tengo que saber si podrás gobernar

Actualizado: 23 ago

20 June 2012

Así de simple. Haces promesas extraordinarias, siempre las has hecho y algunas las cumples, aunque sea a medias. El problema es que no se si en esta oportunidad podrás efectuarlas. No hablas de tu estado de salud. No sabemos si estás curado, si te sanarás… o si durarás meses o los seis años al frente del gobierno.

Nos invitas a votar por ti, tu partido explica a través de todos sus dirigentes que todo contigo y sin ti, nada. Tu mismo expresas que nadie llena tu grandeza, que el otro candidato, Capriles, es “la nada”. Que tú eres como Cassius Clay, en realidad Muhammad Alí, y que si aceptabas debatir con Henrique, era como pelear con el Jefe de tu partido, el primer vicepresidente Diosdado Cabello y segunda autoridad del país, porque según tu comparación es como el “majunche”.

Imagina no más el desasosiego que causas en tus seguidores. Tú prometes y prometes, pero nadie sabe si vivirás para llevar a la realidad estos ofrecimientos. Y si tú no lo puedes hacer, la pregunta es: ¿Quién lo va a lograr en tu ausencia si ninguno sirve? Votar por ti se está convirtiendo en una celada que no nos lleva a ninguna parte como no sea a un vacío de poder y una crisis institucional…

Sin embargo, comandante, todo tiene solución en la política –el arte de lo posible- y lo que tienes que hacer es relativamente sencillo: Uno, pedirle a tus médicos tratantes, los más amigos y fieles a tu causa, que den una rueda de prensa y le expliquen a todos que estás sanado y que tus expectativas de vida superan los próximos 7 años.

Dos, si lo anterior no es posible, porque ninguno de ellos quiera afirmar que estás restablecido a plenitud, revela entonces quién será la persona que nombrarás como vicepresidente, para saber quien realizará tus propuestas si tu no puedes honrar tus palabras por la enfermedad. Pareciera que Diosdado no es de tu talla, nos imaginamos que Jaua tampoco, ni Nicolás. ¿Será tu hija, tu hermano, el ministro de la Defensa?… Por favo,r dinos a quien quieres de sucesor.

Y, tres, aclara también si vas a cambiar la Constitución Nacional para que ese vicepresidente se quede todo el período en tu lugar, porque de acuerdo a lo establecido en la actualidad, solamente podría gobernar por 30 días, en el caso de tu ausencia absoluta, porque habría que llamar a elecciones en ese tiempo. De no enmendar la Carta Magna votar por ti sería como tener que llamar a votar otra vez en corto plazo. Presidente, todos debemos saber las respuestas a estas interrogantes: ¿Estás rehabilitado o no? ¿Podrás gobernar o no? ¿Por cuánto tiempo? ¿Tus promesas, quién las cumplirá? Respuestas que de no darlas te impedirán ganar las elecciones… aunque Usted –por ahora- no lo crea en el Olimpo donde se encuentra.









Vladimir Gessen

Entradas relacionadas

Ver todo