Chávez no es mi comandante, ni mi jefe…

Actualizado: 23 ago

22 June 2012

… Ni “mi” presidente… Es el Señor Presidente, electo por una mayoría de venezolanos, como nuestro primer servidor público, para que administre con honestidad y eficiencia –dentro de los parámetros constitucionales- los recursos de todos los venezolanos. Es cierto que es el comandante en jefe de las fuerzas armadas, pero no el comandante de los civiles. Un fundamento clave en las filas militares es la obediencia. Por eso, un subalterno llama a su superior “mi” jerarquía.

Un teniente dirá “a la orden mi capitán”, en señal de acato. Todos los uniformados castrenses en Venezuela le deben subordinación, dentro del marco de las leyes, al presidente, porque es el supremo grado militar. Para ellos, el presidente es “su” comandante, “su” jefe. Pero, Chávez no es el jefe de los venezolanos. Es el principal empleado público. Como tal, no somos los ciudadanos quienes debemos escucharlo. Al revés, es él quien debe oír la voz del Pueblo, el clamor y los requerimientos de la gente.

Cuando algún civil, sea ministro, asambleísta, magistrado, rector, dirigente del oficialismo o servidor público, se dirige al Señor Presidente como “mi” comandante-presidente, niega su condición ciudadana, y agacha la cabeza a un jefe militar sin corresponderle. Lo hace por adulación, por cuidar su puesto, por obligación, por miedo, o para recibir una de sus dádivas.

Un presidente debe ser un líder no un jefe. El líder fundamenta su autoridad porque las personas le siguen en virtud de su moral, su decencia, probidad, integridad, y su eficacia para resolver los problemas de quienes dirige. El Jefe cimenta su dominio por el castigo que impone a quienes no le obedezcan.

Al líder lo respetan, al jefe le temen.

El líder escucha e incorpora a su equipo de gobierno en la toma de decisiones, el jefe no oye, ordena a sus seguidores –a su bien entender aunque esté equivocado- y quien no se someta será sancionado. Por esto Chávez, Usted no puede ser líder de la mayoría de venezolanos. Es el jefe de quienes renuncian a sus derechos como ciudadanos en buena medida, y se doblegan ante Usted.

Usted, Señor presidente no es mi jefe y mucho menos líder de nuestro Pueblo.









Vladimir Gessen


Entradas relacionadas

Ver todo